Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Optimización en la gestión de rutas

10/02/2003

Una vez que las mercancías se introducen en los camiones o furgonetas de reparto el control sobre ellas se diluye, independientemente de que la flota de transporte sea propia o subcontratada. Existen, sin embargo, desarrollos tecnológicos que solucionan esta brecha de incertidumbre que se produce en la cadena de suministro y permiten hacer un seguimiento completo de los vehículos a lo ancho y largo de las rutas.

El operador logístico puede planificar aquellos recorridos más adecuados contemplando aspectos como la máxima seguridad para conductor, vehículo y carga al mínimo coste, mientras que el cliente conoce en todo momento el estado de la entrega.

El seguimiento de vehículos mediante tecnología inalámbrica no es nada nuevo: estos sistemas se vienen utilizando desde hace al menos 15 años, ofreciendo información espacial en actividades delicadas como el transporte de dinero. Pero es sólo ahora que los fabricantes de software para optimizar la gestión de la cadena de suministro empiezan a integrar en sus desarrollos datos acerca de los vehículos que distribuyen las mercancías.

Al hacer esto desaparece uno de los pocos "“puntos ciegos"” que aún escapaban al total control de los responsables de la cadena de aprovisionamiento de las organizaciones, mejorando así el rendimiento global de la empresa. Si un fabricante tiene una idea clara de dónde se encuentran los materiales y una estimación sólida de cuándo llegarán a su punto de destino, podrá minimizarse el tiempo que una línea de producción permanece inactiva esperando un determinado componente. Igualmente, si un operador logístico asegura con exactitud cuándo entregará sus pedidos, se produce una mejora en la calidad del servicio a los clientes.

“"Las empresas que ya poseen sistemas de gestión de la cadena de suministro quieren incorporar a éstos información en tiempo real sobre las incidencias en el transporte de las mercancías, ya sean materias primas o productos propios terminados, que viajan a su punto de destino”", explica Nigel Montgomery, analista experto en cadenas de suministro perteneciente a la firma AMR Research.

Hasta ahora, las organizaciones no podían beneficiarse de esta información debido a limitaciones técnicas como la falta de ancho de banda, la incompatibilidad con el software que gestionaba la cadena de suministro y la falta de estandarización entre los fabricantes de vehículos de transportes.

En Europa, sin embargo, la compañía Minor Planet Systems empieza a consolidarse como uno de los principales suministradores de sistemas de seguimiento de vehículos destinados al transporte tanto de mercancías como de pasajeros. Esta penetración en un mercado de incipiente desarrollo y prometedor futuro empieza a extenderse también hacia Estados Unidos y Australia, donde la empresa ya cuenta con varias referencias de clientes.

Básicamente, Minor Planet centra su actividad en el desarrollo y comercialización de soluciones telemáticas aplicadas a la gestión de las empresas que operan con vehículos. El producto que desarrolla y comercializa se llama VMI (Vehicle Management Information) y Ramón Leonato, director general de la firma en España, lo define como una "”tecnología capaz de reducir los costes operativos de las empresas hasta en un 35% y de proporcionar control y seguridad a los vehículos y sus conductores"”.

En líneas generales, VMI es un sistema de recopilación y análisis de la actividad de los vehículos que emplea tecnología de geoposicionamiento vía satélite. Además de informar de los movimientos y posición de los automóviles genera una lista de incidencias que lo convierten en un localizador en tiempo real y hacen de él una herramienta de gestión apropiada para organizar flotas de vehículos de cualquier tamaño y sector, incluidos el transporte, la mensajería, los servicios y la distribución.

A partir de la tecnología GPS (sistema de geoposicionamiento) con la que está equipado, este software registra la actividad de los automóviles segundo a segundo, recogiendo todo tipo de incidencias, desde desvíos de ruta o paradas no programadas de los conductores de flotas comerciales, hasta excesos de velocidad, tiempos en ralentí, visitas a lugares no autorizados o tiempos de descanso excesivos de los trabajadores.

“"La solución permite lograr un ahorro estimado en 50.000 euros al año para una flota de diez camiones, cifra que cubre seis veces la inversión anual (el sistema se alquila, no se vende) en el VMI"”, sentencia Leonato. El programa se desarrolló para ahorrar en combustible, asegurar las comunicaciones con el parque móvil, calcular los pagos exactos de horas de trabajo y poder trabajar con seguridad gracias a la alta tasa de vehículos robados recuperados.

“"Además de rebajar costes, lo mejor es que permite incrementar la productividad mediante la adecuada gestión de los recursos de la empresa, como el aprovechamiento óptimo de los componentes de la flota en cada desplazamiento”", asegura Leonato. Fundada hace seis años en el Reino Unido la compañía posee una cartera de 5.000 clientes y ha firmado alianzas estratégicas con empresas como General Electric, Schmitz Cargobull, AON Risk Services, British Telecom e ITIS.

La filial española comenzó su actividad en España en octubre de 2000 con la apertura de sus oficinas en Madrid, Barcelona y Granada. La firma adquirió las empresas Movildat, SA (perteneciente al Grupo Iberdrola) y Complex Systems SL (dedicada a la optimización de recursos en empresas de distribución logística) e incorporó a su plantilla el equipo técnico de Abax, SL, empresa íntimamente relacionada con la Facultad Politécnica de Madrid.

Estos recursos aportaron a MinorPlanet más de 10 años de experiencia en el mercado de los sistemas de optimización, planificación y localización a través de GPS. Ramón Leonato explica que la contribución de la filial con respecto a las operaciones globales de la compañía es fundamental: "“Un equipo de más de 100 ingenieros desarrolla en nuestro país más del 80% de la tecnología que posteriormente se comercializa e implementa en el resto de Europa, Estados Unidos, Asia y Australia”".
 

De la teoría a la práctica

Los usuarios del sistema creado por Minor Planet parecen valorar por encima de todo la seguridad de los conductores, de las mercancías y del vehículo que las transporta. La mejora en el trato con los empleados es otro de los puntos que destacan, por extraño que pueda parecer y teniendo en cuenta la natural resistencia inicial de los trabajadores ante el control absoluto al que son sometidos. Ramón Leonato reconoce que la pauta inicial por parte de los conductores siempre es de extrañeza y desconfianza pero también asegura que “"las contrapartidas son valiosas para los empleados”".


En esta línea, Pedro Arranz, gerente de Transecu Frío, una empresa dedicada al transporte de productos perecederos con una flota de 25 camiones, explica que “"la fiabilidad de VMI en el cálculo de la parte variable de los salarios ha acabado por generar una confianza mutua entre la empresa y los conductores que antes no existía tan claramente. Esto es importante porque se eliminan disputas, errores e ineficacias”".

También cree que a la larga los conductores acaban apreciando el sistema "“porque se reduce el peligro que representaba tener que atender durante la conducción un buen número de llamadas para saber su posición y estado. Ellos agradecen este punto a favor de su seguridad y el hecho de tener indicaciones precisas sobre los lugares de carga y descarga"”.

Igualmente, Florentino Pérez, miembro de la dirección de Portotrans (empresa de transporte de componentes de automoción) opina que los chóferes, al saberse controlados, mejoran los tiempos de tránsito y la adecuación de las velocidades, lo que implica un ahorro de combustible del 15% mensual. “"Además, la planificación de rutas óptimas y su control ha eliminado las desviaciones que antes superaban globalmente 11.000 km al mes, ahorrando más de 3.000 euros a la empresa”", continúa Pérez.

Esta compañía realizaba tres seguimientos diarios a cada uno de los vehículos, que ya no fueron necesarios tras la instalación de VMI, gracias a lo cual los costes de telefonía móvil se redujeron casi un 32%. Por su parte, la compañía de transporte de viajeros Autocares Oficar calcula que “"de media, cada vehículo ahorra mensualmente 100 litros de combustible y que la productividad de los autocares se ha incrementado un 5%"”, tal y como explica Manuel Moreno, propietario de la firma.

Para Oficar también es una cuestión de mejora en la imagen y el servicio de cara a los pasajeros “"porque a éstos les ofrece confianza saber que los vehículos están controlados desde el principio hasta el final del viaje”". En lo que se refiere a los conductores, Moreno además reconoce que al principio eran reacios al sistema pero “"una vez instalado quedaron bastante satisfechos, ya que les permite una conducción más cómoda y les evita tener que recibir llamadas continuamente”".
 

Lo mejor por eliminación

Otro de los suministradores más destacados de sistemas de planificación de rutas es la empresa francesa Ilog. Esta firma desarrolla una tecnología raíz que establece los recorridos partiendo de una serie de criterios predefinidos y aplicando lo que se conoce como “programación por restricciones”. Salvador Peñalver, responsable técnico de la compañía, resume este concepto como el uso de la combinatoria restringiendo y apartando del cálculo todos esos parámetros que no encajan con lo que se busca:

“"Primero eliminamos lo imposible, todo aquello que no puede concurrir a la planificación de una ruta concreta por el motivo que sea: vehículos que no estarán operativos en las fechas en las que ha de realizarse el servicio o conductores que por razones de convenios no tienen disponibilidad absoluta, entre otras muchas incidencias"”, afirma Peñalver.

Este trabajo lo realiza el producto Solver, que implementa el paradigma de la programación por restricciones. En definitiva, reduce las posibilidades de error y pone a disposición de los jefes de tráfico de las empresas las soluciones posibles ante las necesidades de planificación impuestas. “"En segundo lugar, y una vez que se han delimitado las opciones posibles, entra en acción Dispatcher que, entre todo el conjunto de posibilidades, depura las opciones para quedarse con la mejor”", dice Peñalver.

Los productos de Ilog están especializados en contemplar toda la casuística relativa a la planificación del tiempo de trabajo de los conductores: convenios, acuerdos y normas relacionadas con el transporte de mercancías y personas. Entre sus usuarios se encuentran grandes grupos de transporte de toda Europa. "“En un segmento tan competitivo cualquier ventaja se disimula para no dar pistas a la competencia. Por eso no estamos autorizados a dar nombres en el sector privado"”, explica Peñalver.

En cuanto al sector público, entre los usuarios de Solver y Dispatcher se encuentran el servicio de Cercanías de Renfe y los metros de Madrid y Bilbao, que los utilizan para realizar la planificación de los conductores de los convoyes (número de horas que han de trabajar según sus condiciones, cada cuánto libran, cuándo le corresponden días libres según la acumulación de horas, etc.) sin que el servicio se vea afectado en ningún momento.

Fuente: Ana García Huerta


 

Sistemas telemáticos y seguridad móvil

A la hora de ofrecer y contratar un servicio de transporte uno de los aspectos que más se tiene en cuenta es la seguridad. Desde que el primer automóvil viera la luz a finales del siglo XIX, fabricantes e ingenieros han tratado de equipar sus modelos con los sistemas de seguridad más avanzados del momento.

Pero es en los últimos años cuando la tecnología se ha convertido en un complemento indispensable para desarrollar elementos de seguridad tanto activa como pasiva en el sector de la automoción y el transporte de mercancías. Uno de estos dispositivos de reciente creación, y con una presencia cada vez mayor en el mercado, es el sistema de localización de vehículos mediante tecnología de geoposicionamiento por satélite o GPS.

También conocido como sistema telemático, opera por medio de un terminal similar a la “caja negra” de un avión, y registra la situación espacial del coche. Los datos se descargan en tiempo real en el equipo de control y un software inteligente los traduce en sencillos informes que recogen información sobre el gasto de combustible, las distancias recorridas o los tiempos en que el automóvil está en marcha o estacionado.

Como tales “localizadores”, estos sistemas suponen una inapreciable medida en lo que a seguridad preventiva se refiere, ya que sirven de elemento disuasorio a los ladrones. Tal es así, que las compañías de seguros premian con sustanciosos descuentos a los vehículos equipados con esta tecnología. Aún cuando pese a la presencia del terminal sustraen el vehículo, el sistema de posicionamiento global con que están equipados facilita a la Policía su recuperación.

Hace pocos meses la empresa de transportes Emilio Cruz pudo recuperar un camión robado apoyándose en VMI. "“Aquello fue de película”", explica Emilio Cruz, gerente de la empresa. “"Pudimos hacer un seguimiento minuto a minuto del trayecto del vehículo después del robo mientras le dábamos la posición exacta a la Policía, que encontró el camión, valorado en 55.000 euros”". Cruz asegura que incluso los agentes quedaron sorprendidos de cómo pudieron marcar el camino con tanta precisión hasta la recuperación del vehículo.
 


Ventajas de la gestión de información de vehículos

Ahorro en combustible y mantenimiento

Eliminación del kilometraje no autorizado.
Planificación de las rutas más eficientes.
Eliminación de los excesos de ralentí.
Eliminación de los excesos de velocidad.
Eliminación de los desvíos de ruta.
Menor desgaste del vehículo.
Mayores valores residuales.

Envío de mensajes de texto

Menor coste que las llamadas telefónicas.
Precisión y registro de las instrucciones.
Eliminación de interpretaciones erróneas.

Mayor servicio al cliente

Mejora en los tiempos de respuesta.
Conocimiento de la situación de sus vehículos.
Datos fiables sobre servicios y entregas.

Herramienta de marketing y ventas

Ayuda a captar nuevos clientes.
Mejora la imagen de la empresa.

Prueba de servicio

Verificación de los servicios realizados.
Reproducción de itinerarios, paradas y tiempos invertidos.
Eliminación de disputas con clientes.

Control general

Comparación entre lo planificado y lo realmente ocurrido.
Partes automáticos de horas de trabajo.
Identificación de incidencias.

Incremento de productividad

Máxima utilización de sus vehículos.
Incremento de la productividad media y rendimiento de los empleados.

Seguridad

Localización inmediata en caso de robo.
Control de velocidades y hábitos de conducción.
Conductor, vehículo y mercancía seguros.

Ahorro en comunicaciones

Reducción del gasto hasta en un 80%.

Ventajas para los empleados

Eliminación de la reiteración de llamadas.
Incremento de la seguridad del conductor.
Asistencia rápida en caso de incidente.
Identificación del trabajo correcto.

Planificación de rutas

Información detallada de la ruta a seguir.
Informe comparativo entre la ruta establecida y la efectivamente realizada.

Fuente: Encuesta sobre los usuarios de Minor Planet, 2002