Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Una nueva filosofía para el picking automático

28/03/2014

La coordinación, mediante un software específico, de dos almacenes automáticos montados en paralelo –uno para cajas y otro para paletas– ha permitido al mayorista farmacéutico Euroserv alcanzar en su departamento internacional una producción diez veces superior a la que conseguían las 16 personas que realizaban el picking en esta sección.

La empresa alicantina Euroserv, dedicada a la distribución nacional e internacional de medicamentos, ha automatizado la preparación de los pedidos para el mercado exterior con la puesta en marcha de un sistema de almacenaje mixto, que acerca los productos al puesto de picking a través de la acción combinada de un transelevador para cajas y otro para paletas. El nuevo procedimiento se ha implantado en la sede central de la compañía, trasladada a principios de año a unas nuevas instalaciones que cuentan con 5.000 m2 de almacén y 1.400 de oficinas.

La sincronización entre los dos almacenes se ha realizado a través de un software que controla las tareas de preparación de pedidos y las entradas y salidas de productos, así como el inventario de los mismos. El sistema informático interviene igualmente en el reacondicionamiento del espacio en las estanterías: la de paletas, además de tener en stock medicinas de muy alta rotación, dispone de una zona denominada de espera (stand by), que acoge temporalmente los bultos de aquellos clientes que van completando su pedido durante toda la jornada o que no desean recibirlo hasta unos días más tarde.

Con la incorporación de procesos automáticos, Euroserv cumple dos objetivos: aumentar la productividad y reducir errores en el picking de las medicinas que exporta. La compañía comercializa algunos medicamentos de venta masiva, de los que se llegan a solicitar hasta 10.000 unidades en un único pedido. Debido a su alta rotación, cuando estas referencias llegan al almacén no resulta operativo desmontar las paletas para introducir los artículos en un Mini-load o AAC (almacén automático para cajas). Para solventar el inconveniente, la empresa ha montando junto al Mini-load un almacén automatizado para paletas. Así, en el puesto de picking ubicado en la cabecera del sistema el operario puede comprobar todos los datos del fármaco, hacer el picking a la unidad a partir de las cajas del Mini-load y, a la vez, tener al lado una paleta que le sirve para hacer el relleno del pedido.

Cada vez que un trabajador cambia un producto de sitio se origina algún coste para la empresa. Por eso, el objetivo de este sistema es intentar llevar a cabo los mínimos movimientos posibles en la preparación de los envíos.

El transelevador para paletas también acerca a la cabecera los pedidos que están en la zona de espera de la estantería, donde cada envío lleva una identificación que permite comprobar si se corresponde con el cliente que figura en el ordenador. Este procedimiento consigue un gran sincronismo en la preparación de las expediciones.

En el Mini-load, las cajas disponen de cuatro huecos para producto. Pero la disposición interna de estos recipientes puede ser variada si se añaden cartones a modo de divisorias, de manera que pueden depositarse hasta 16 referencias distintas. El software se encarga en todo momento de indicar al operario qué medicina debe retirar de la caja. En ese momento, el fármaco es controlado in situ a través de un escáner que lee su código de barras.

Evitar el error humano

En sus nuevas instalaciones de Alicante, la empresa da cabida a cerca de 650.000 unidades de producto, correspondientes a unas 6.500 referencias. En este capítulo, hay que tener en cuenta que, además de las diferentes presentaciones, cada lote cuenta también como una línea de producto. Por este motivo, a la hora de almacenar o de hacer el picking de los medicamentos, cada partida se manipula como si se tratase de un nuevo artículo.

Evitar el error humano en la preparación de los pedidos es una premisa para Euroserv. El consejero delegado y director general de la compañía, José Pina, afirma al respecto que "las pérdidas por este concepto representan varios millones cada año, porque cuando enviamos un medicamento a Singapur, si hay que realizar un cambio, nos cuesta mucho dinero". Con el nuevo sistema de picking la empresa espera tener "un error del 1x1.000, y no del 2% o el 3%, como teníamos hasta ahora", asegura Pina.

La técnica de almacenaje adoptada es el resultado de distintas visitas que los responsables de la empresa alicantina realizaron a ferias de logística como las de Hannover o Barcelona, para ver qué producto podía adaptarse mejor a sus necesidades. Finalmente, se escogieron dos tipos de almacenes que en el mercado se comercializan como soluciones diferenciadas, pero que, coordinados por una aplicación informática, han dado lugar a este sistema mixto.

Sobre esta decisión, José Pina asegura que "en otras instalaciones, para hacer el picking necesitan invertir en grandes y muy costosos sistemas de rodillos. Nosotros entendíamos que, si poníamos a trabajar en paralelo un Mini-load y un almacén de paletas, y los sincronizábamos con un software, podíamos tener costes reducidos y una alta producción".

Euroserv inició la distribución de medicamentos fuera de España en 1992. Desde entonces su volumen de negocio no ha dejado de crecer. Pero con la incorporación de los nuevos almacenes, la empresa consigue ahora que el incremento de la productividad pase a ser exponencial. "Con este sistema combinado –concluye Pina– podemos mover 150 paquetes a la hora y conseguir una producción 10 veces superior a la que alcanzaban las 16 personas del departamento".

Transelevador bimástil

El AAC instalado en Euroserv está compuesto por dos estanterías de un solo acceso, cuyas medidas son las siguientes: 46 m de longitud, 2,25 m de anchura y 6 m de altura. La instalación está servida por un transelevador de doble horquilla (bimástil), que desarrolla en el pasillo una velocidad de translación y elevación de 300 m/min y 120 m/min, respectivamente. El Mini-load tiene capacidad para 2.262 cajas, con un peso máximo por unidad de 50 kg.

El almacén de paletas, por su parte, está formado igualmente por dos estanterías de un acceso, que tienen las siguientes medidas: 43 m de longitud, 4 m de anchura y 6 m de alto. Tiene capacidad para 240 europaletas de 800x1.200 mm y cuenta con un transelevador bimástil que desarrolla velocidades de translación de 200 m/min.

En las acciones de picking, una vez se ha consolidado en la cabecera la mercancía procedente de los dos almacenes, si el pedido está completo se desplaza por la cinta de rodillos hasta la salida del sistema, donde una carretilla elevadora se lo lleva hasta la zona de depósito cercana a los muelles de carga. Por el contrario, si aún no está completo, o el cliente no quiere que se le sirva todavía, el transelevador introduce de nuevo la paleta con el pedido en los huecos del área de stand by.

La posibilidad de mantener los bultos en la estantería y retardar su expedición sin que afecte a la organización del almacén ha terminado con los cuellos de botella que provocaba el hecho de no distribuir inmediatamente la mercancía. La salida de los camiones suele concentrarse los jueves y los viernes, porque viajan todo el fin de semana por Europa para poder llegar el lunes a primera hora a cualquier destino. Por este motivo, los miércoles y jueves son los días en que suelen cerrarse la mayoría de los pedidos. Antes de la instalación de los transelevadores, en esas 48 horas no daba tiempo material a preparar todos los envíos. Para solucionar el problema, conforme entraba el género asignado al pedido del cliente, se iba guardando en baúles abiertos (a veces hasta 150, con la consecuente necesidad de espacio) a los que se les iba añadiendo las medicinas solicitadas.

Otro motivo por el cual la empresa ha dispuesto una zona de espera en estantería ha sido el cambio experimentado en los últimos años en la distribución al sector farmacéutico, donde se llegan a realizar hasta cinco pedidos en 24 horas y se sirve mercancía a los puntos de venta varias veces al día. Ante este panorama, normalmente el mayorista debe comprar los medicamentos que le solicitan, porque no siempre los tiene en stock. Eso significa que para cada pedido hay que comprar, almacenar, preparar y sacar los productos. "En ese ciclo –afirma el consejero delegado de Euroserv– es donde cobra importancia la presencia de los transelevadores".

El negocio internacional representa aproximadamente el 60% del volumen total de ventas de Euroserv, mientras que el nacional constituye el 40% restante. Como mayorista, la compañía comercializa medicamentos de todos los laboratorios farmacéuticos que están presentes en España. No obstante, también compra productos en la Unión Europea (UE) para exportarlos posteriormente a terceros países. En este caso, se trata de lotes específicos de medicinas que, o no están disponibles temporalmente en España, o bien tienen un precio menor en otro Estado de la UE.

Mercado nacional

En el mercado nacional, la empresa vende medicamentos a farmacias y hospitales con oficina de farmacia. La parte del almacén de Alicante destinada a estos productos también está automatizada, aunque las medicinas no se encuentran ubicadas en estanterías, sino en máquinas expendedoras dispuestas de forma estratégica a lo largo de un circuito de bandas transportadoras que tiene 625 m de longitud.

El picking de los artículos para el mercado interno se hace a la unidad, con la ayuda de los robots expendedores. Su utilización para el almacenamiento y la preparación de los pedidos es la solución más idónea para su posterior distribución a las farmacias, ya que un envío habitual puede incluir 200 referencias distintas y tan sólo entre uno y tres productos de cada una de ellas. Estas máquinas especializadas pueden realizar hasta 2.000 expediciones en una hora.

La mano del hombre no interviene en ningún momento del proceso de preparación de estos envíos: cuando un cliente realiza un pedido a través de su ordenador, éste queda registrado en el sistema informático de Euroserv y los robots, que están conectados a ese software, se ponen a trabajar para dejar lista la mercancía. Las máquinas expendedoras van dejando caer los medicamentos en las cajas, que circulan por la banda transportadora con una distancia aproximada de dos metros entre cada pedido.

Euroserv dispone de cuatro modelos de robots expendedores. Siguiendo el circuito de la cinta transportadora, en la primera estación de trabajo se encuentra una máquina con productos de baja rotación almacenados en batería (normalmente son referencias con embalaje alargado y poco peso). En la segunda, el robot está especializado en artículos de alta rotación y de grandes dimensiones.

En la tercera estación, está ubicado un preparador de pedidos de alta velocidad, que almacena los medicamentos en canaletas de hasta dos metros de altura y puede suministrar producto a más de 2.000 pedidos por hora de trabajo. Por último, un robot para fármacos de baja rotación dispone de aquellas referencias que sólo tienen entre 40 y 50 unidades en stock.

Una vez que los pedidos han pasado por las distintas estaciones, prosiguen su camino por la banda transportadora hasta una zona donde, también de forma automática, se adjunta el correspondiente albarán y se cierra y fleja la cubeta. Finalmente, los bultos llegan a un sorter ,donde son enviados a distintas rampas de salida, según la ruta o la hora del día en que deban salir las expediciones (cada una de las 14 rampas corresponde a uno de los servicios diarios que realiza la compañía).

Junto a las estaciones de trabajo hay un complejo de estanterías de picking dinámico, cuya finalidad es abastecer de productos a los robots. Los medicamentos se almacenan allí con un sistema FIFO (el primero que entra es el primero que sale –First In First Out–).

Picking manual

La excepción en la política de progresiva automatización de los procesos de picking de Euroserv la forman el 6% de sus líneas de producto, que deben prepararse manualmente porque apenas tienen rotación y no resulta rentable automatizarlas. Estos medicamentos se encuentran ubicados en un complejo formado por 16 estanterías de almacenaje manual a través de un único acceso. Estas estanterías, equipadas con paneles a seis niveles de altura, están dispuestas en paralelo y tienen cinco metros de largo cada una.

En esta parte del almacén, son los operarios quienes van dejando caer los distintos artículos en la cubeta que corre por la cinta transportadora. Los albaranes que se utilizan para el picking son anónimos, ya que el pedido se deposita en la banda y es una máquina quien se encarga posteriormente de arrojar el albarán dentro de la caja, antes de que ésta sea cerrada y flejada para que llegue a la farmacia sin ninguna alteración posterior.

Euroserv consta de cinco sociedades: Euroserv, Euroserv Grupo, Euroserv Farma, Euroserv Murcia y Euroserv Valencia Farma, todas ellas dedicadas a la comercialización de productos farmacéuticos. La empresa se constituyó hace 22 años y, en la actualidad, distribuye medicinas desde las provincias de Castellón, Valencia, Alicante, Murcia y Albacete. Para el soporte logístico, Euroserv cuenta con almacenes en Valencia, Murcia y Alicante. En esta última provincia inauguró a principios de 2002 sus nuevas instalaciones, que, además de los almacenes automáticos, acogen la sede central de la compañía. En 2001, la compañía facturó por valor de 270,5 millones de euros.

Fuente: Daniel Martínez
 
Ficha técnica del almacén automático para cajas Eurobox de Euroserv:

Longitud de la estantería: 46.460 mm
Anchura de las estantería: 2.250 mm
Altura de las estantería: 6.065 mm
Unidad de carga: Eurobox de 400 y 600 mm
Carga máxima: 50 kg/caja
Capacidad total: 2.262 cajas
Puestos de picking: 2 unidades
Transelevador: Modelo ML-300
Vel. translación: 300 m/min.
Vel. elevación: 120 m/min.
Vel. de la horquilla: 60 m/min.

Ficha técnica del almacén automático para paletas Europalet de Euroserv:

Longitud de la estantería: 43.267 mm
Anchura de las estantería: 4.007 mm
Altura de las estantería: 5.985 mm
Unidad de carga: Europalet de 800 x 1.200 mm
Carga máxima: 800 kg/paleta
Capacidad total: 240 paletas
Shuttle car: 1 unidad
Puestos de entrada: 4 unidades
Puestos de salida: 1 unidad
Transelevador: Modelo P-200
Vel. translación: 200 m/min.
Vel. elevación: 60 m/min.
Vel. de la horquilla: 60 m/min.