Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

La mujer en el sector logístico

01/10/2014

Con el objetivo de seguir investigando para promover el crecimiento del sector y difundir las mejores prácticas en el ámbito logístico, el CEL (Centro Español de Logística) presentó en Madrid, el 15 de diciembre pasado, un nuevo volumen de Los cuadernos del CEL, esta vez basado en las conclusiones del grupo de trabajo sobre la integración de la mujer en el sector logístico. Un área de investigación propuesta y promovida por la compañía Eurocen.

Los encargados de dar a conocer las conclusiones del grupo de trabajo sobre la integración de la mujer en el sector logístico fueron la directora del CEL, Mireia Vidal, el director de Eurocen, Luis López, y la directora del Instituto de la Mujer, Rosa María Peris.

Durante la presentación de este cuaderno, celebrada en el Instituto de la Mujer, se dieron a conocer los aspectos más destacados tras casi un año de trabajo. Mireia Vidal subrayó la creciente incorporación del colectivo femenino en el sector y señaló la diferencia existente todavía entre la manera de acceder a puestos directivos entre hombres y mujeres. "“Mientras ellos lo hacen de manera directa, a través de la contratación, ellas siguen accediendo a puestos de responsabilidad mayoritariamente por promoción interna”", señaló.

También remarcó un hecho que rompe algunas ideas prefijadas sobre el absentismo laboral de las mujeres, ya que los datos consultados por este grupo de trabajo reflejan que las ausencias del puesto laboral son mayores entre el colectivo masculino que entre el femenino, incluso si se contabilizan las bajas por maternidad.

Mireia Vidal además aseguró lo sorprendida que estaba ante la poca representatividad de la mujer en un sector como el logístico que no para de crecer. Según sus palabras, "“las barreras, principalmente, son psicológicas. E incluso se pueden apreciar en la simple semántica de los anuncios laborales, siempre en busca de candidatos masculinos"”.

Sin embargo, Vidal constató que algunas de las empresas que han contratado mujeres, por ejemplo para el manejo de maquinaria de manutención, deciden apostar sólo por ellas. “"Pero este no es el objetivo que perseguimos. Todos queremos igualdad y que el sexo no sea discriminatorio"”, remarcó Mireia Vidal.

Junto a la directora del CEL, estuvo en el acto de presentación del estudio Luis López, director de Eurocen. En su exposición recordó cómo en un sector tan dinámico como el logístico sólo el 24% de los trabajadores son mujeres. Además recalcó la intención del cuaderno de "“dar a conocer los problemas del colectivo femenino en este sector e incitar a las administraciones a tomar iniciativas”".

López comentó que, por ejemplo, a nivel operario, se han detectado barreras en la reubicación de las mujeres en situación de embarazo, mientras que en mandos intermedios, existe el problema de localización por la lejanía de los polígonos de los centros urbanos, las difíciles comunicaciones y la falta de servicios. A esto se añade la flexibilidad que exigen los trabajos administrativos. Para Luis López, la logística debe ser una alternativa más de empleo:

“"A las barreras psicológicas de las empresas se suma el que para la mujer este es un sector desconocido. Como impedimento para su incorporación sólo se detecta el esfuerzo físico en aquellos empleos en los que es necesario, si bien estas operaciones prácticamente ya están mecanizadas”".

Con todo esto, López detalló las iniciativas que se debían llevar a cabo. La divulgación, en primer lugar, la formación, como segundo requisito, y la conciliación de la vida laboral y familiar, por ejemplo, con la incorporación de las nuevas tecnologías y el teletrabajo. A su vez, "“los polígonos industriales deberían funcionar como los parques tecnológicos, que son centros de servicios además de laborales debido a que disponen de guarderías, bancos, agencias, etc.”."

La directora del Instituto de la Mujer, Rosa María Peris, declaró su satisfacción por la participación de su entidad en el grupo de trabajo del CEL y valoró la labor como “"un punto de partida y avance para participar en igualdad de oportunidades en el sector"”. Peris destacó el trabajo de autoevaluación y autocrítica realizado como "“un ejemplo a seguir para otros sectores”".

Peris también apuntó que las mujeres siguen discriminadas salarialmente, recibiendo entre un 20 y un 30% menos de retribución que sus compañeros; y siguen topando con "“barreras horizontales y verticales en su promoción profesional”". A su vez insistió en el llamado “techo de cristal” y recalcó que sólo existen un 3% de directivas en el sector. Para continuar su exposición, Peris presentó el programa OPTIMA, promovido por el Instituto de la Mujer y cofinanciado por el Fondo Social Europeo para fomentar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en las empresas.

Trabajo de grupo

En este grupo de trabajo centrado en la integración de la mujer en el campo logístico han participado empresas del sector, representativas de distintos procesos que contaron con una participación especial del Instituto de la Mujer –perteneciente al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales–. Desde septiembre de 2003, los participantes han contrastado experiencias y profundizado en el análisis de la situación laboral y profesional de la mujer en determinadas áreas de la cadena de suministro, en los distintos niveles jerárquicos.


Más información: www.cel-logistica.org



Conclusiones del grupo de trabajo del CEL sobre la integración de la mujer en el sector logístico:
 

Una de las características que más destacan en los puestos de trabajo en planta en las fábricas es el ambiente duro y masculino que se respira. Ésta es una de las principales barreras para el acceso y permanencia de la mujer en este nivel de la empresa.

La falta de transportistas, carretilleros y demás personal de almacén ha favorecido en los últimos tiempos un incremento de la presencia femenina en estos puestos. El principal problema para estas trabajadoras —que esperan un trato igualitario con respecto a sus compañeros— llega cuando se quedan embarazadas, puesto que la mayoría de empresas no contemplan un plan de actuación en dichas circunstancias.

El colectivo administrativo se caracteriza, principalmente, por su sobrecualificación. La ausencia de hombres en cargos de este estilo es otra de las características de este departamento en el que además existen diferencias entre los departamentos administrativos en planta y los externos.

Para conseguir un cargo equivalente a un mando intermedio en empresas del sector logístico las mujeres no lo tienen fácil. En la mayoría de los casos el acceso se logra por promoción interna y una vez alcanzada esta posición su autoridad suele estar en constante examen.

La reducción horaria y las jornadas intensivas son una de las mejores fórmulas para compatibilizar vida familiar y laboral. No obstante, aún existe la creencia de que la alternativa al horario partido equivale a menor implicación o trabajo. Esta concepción debe cambiar, y no sólo con el fin de que la mujer pueda ascender a cargos de mayor responsabilidad, sino para ganar en rendimiento, motivación y calidad de vida en el trabajo.

La movilidad geográfica, nacional e internacional y la disponibilidad horaria son los principales obstáculos para que las mujeres acepten un cargo directivo en la empresa. De aquí que el número de directivas aumentase en 2003 menos de un 1% en España.


Fuente: "Los cuadernos del CEL". Grupo de trabajo sobre la integración de la mujer en el sector logístico.