Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Material eléctrico en stock

27/03/2014

El fabricante de material eléctrico Gewiss ha centralizado la distribución de sus productos a sus clientes o mayoristas que asumen la comercialización. La operativa se resuelve desde una plataforma logística, ubicada estratégicamente en el madrileño Centro de Transportes de Coslada, donde se ha instalado un almacén de paletización y un paternóster que albergan, en total, 14.000 referencias.



La central logística de Gewiss Ibérica ubicada en el Centro de Transportes de Coslada (Madrid) se podría calificar de almacén de material eléctrico, pero a lo grande. Desde estas instalaciones, construidas en un terreno de 22.500 m2 y estrenadas en 1999, la compañía distribuye a toda la península Ibérica y a las islas más de 15.000 referencias de productos diferentes.

Los clientes de esta empresa, cuya matriz se encuentra en Italia, son los encargados de hacer llegar el catálogo al consumidor final. No obstante, tal consumidor puede ser desde un arquitecto, un diseñador o un electricista hasta una casa de reformas o una constructora, que adquiere todo lo necesario en los almacenes de los mayoristas para llevar a cabo una instalación eléctrica completa. No en vano, la filosofía actual del grupo italiano es ofrecer al profesional la posibilidad de contar con un solo proveedor, de forma que pueda comprar a una única empresa cualquier artículo de domótica (control climático, detectores de presencia para activar la iluminación, apertura de persianas...), protecciones, cuadros eléctricos y de comunicaciones, canalizaciones, iluminación industrial y de emergencia, sistemas de iluminación vial y proyectores, tomas de corriente industriales y domésticas, así como pequeño material de instalación.

La superficie de la plataforma logística de Coslada supera los 6.500 m2. Cuando Gewiss decidió trasladar aquí el negocio, por la falta de espacio en las dependencias anteriores, realizó un diseño a medida, con capacidad para más de 4.700 paletas. Por otra parte, la marcha de la actividad es excelente, con lo que en breve entrará en funcionamiento una segunda fase de la plataforma con dos plantas de 5.000 m2 cada una: la primera servirá para ampliar la capacidad del almacén actual y la segunda se convertirá en una línea de montaje para adaptar, en mayor medida, la producción al consumo nacional. De este modo, también se producirán ahorros en el almacenaje del stock, ya que muchos componentes de diferentes productos son comunes. Se podrá contar con los elementos básicos y montar el artículo final en función de las necesidades del mercado. Una pequeña línea con cinco puestos de trabajo de estas mismas características ya está a pleno rendimiento en las instalaciones.

La llegada de la mercancía

Los tres o cuatro trailers diarios que llegan al centro de Gewiss en Coslada, provenientes de los distintos centros productivos del grupo, depositan la mercancía en cuatro muelles dotados de plataformas basculantes, que facilitan el trabajo de descarga al operario. También cuentan con unas pantallas plásticas que protegen la manipulación del producto de las inclemencias del tiempo.

Antes de que llegue la carga, las factorías comunican a esta plataforma la salida del envío a través del sistema SAP R/3. Por tanto, es posible prever de antemano desde el personal o el material necesario hasta el espacio que debe estar disponible.

Una vez la mercancía se ha recepcionado y contrastado el envío físico con lo que estipula el albarán de entrega, se procede al almacenaje. Para este fin, Gewiss ha dispuesto 17 estanterías de paletización convencional a las que se accede por nueve pasillos. La anchura de más de 3 m de cada uno de ellos es lo suficientemente amplia como para que trabaje una carretilla elevadora encargada de ubicar el stock en los niveles de carga superiores o como para que maniobren los recogepedidos en los niveles inferiores. Por otra parte, la longitud de las estanterías de más de 53 m retrasaría demasiado la operativa en el caso de que el operario tuviera que cambiar de un pasillo a otro. De este modo, en la estructura se ha abierto otro pasillo transversal y se han suprimido los primeros niveles de carga de los módulos centrales de cada estantería. La maquinaria de manipulación dispone de espacio para pasar a la siguiente calle y se optimizan enormemente los recorridos del operario.

El almacenaje

Del conjunto total de estanterías, la primera de todas está adosada a la pared de la nave y cuenta con 11 niveles de carga. Los siete primeros, de menos de 550 mm de altura, se emplean para ubicar referencias de tamaño mediano y de poca rotación. Entre los largueros se han colocado tableros de contrachapado para depositar los embalajes —uno de ellos puede contener 50 unidades de una sola referencia—. Los huecos sirven de posiciones de picking, que se abastecen de las paletas de los cuatro niveles de carga superiores.

Las seis estanterías siguientes se han estructurado en siete niveles para productos de una rotación media. En cada uno de los huecos hay capacidad para tres paletas y, al igual que en la zona anterior, las de las alturas superiores abastecen las inferiores.

A continuación, las últimas diez estanterías sólo disponen de cuatro niveles de carga. En ellas se ubican los artículos de máxima rotación en paletas de una altura de 2,30 m que se envían a los clientes completas.

Toda la estructura se ha calculado para que los módulos se puedan transformar y aguantar el máximo peso (800 kg). Es un sistema que posibilita tanto la introducción de nuevas referencias como el cambio de número de niveles de carga de cada zona según las variaciones en la rotación.

Por último, para aquellas referencias cuyo volumen es pequeño se ha instalado un paternóster con capacidad para gestionar más de 2.000 referencias que se colocan de forma caótica según las órdenes del software. El sistema dispone de 82 niveles de carga: son bandejas metálicas que pueden compartimentarse física e informáticamente hasta en 24 huecos.

Picking a la carta

En Gewiss el sistema central notifica diariamente los pedidos que se han de preparar. La operativa se divide en tres fases, y las unidades correspondientes a cada una de ellas siguen el recorrido más óptimo. Dichas fases son:
 

  • 1ª. El operario teclea en el ordenador del paternóster la referencia que necesita y el número de unidades. El sistema deja a la vista la bandeja y se enciende un indicador luminoso que señala el compartimiento donde ésta se encuentra.
  • 2ª. El mismo operario continua el picking mediante un recogepedidos con capacidad para desplazarse con dos paletas de forma simultánea por la zona de paletización de más baja rotación (estantería con 11 niveles de carga) recogiendo los embalajes oportunos, para pasar a continuación a la zona de rotación media (estanterías de siete niveles de carga). Una vez han concluido ambas fases, deposita la mercancía en el área de consolidación y etiquetaje. En el caso de que se encuentre con que faltan unidades o sea necesario una reposición para las siguientes operaciones lo indica en un documento que dejará junto a las cajas al final del recorrido.
  • 3ª. Un segundo operario realiza el picking de las paletas completas de las diez estanterías destinadas a las referencias de alta rotación y las deposita en la zona de consolidación. Por otra parte, recoge los documentos de abastecimiento para surtir de mercancía las posiciones de media y baja rotación y después añade a los pedidos las unidades que faltaban.
     

No obstante, en estos momentos se está desarrollando un proyecto de automatización integral del almacén compatible con SAP R/3 que estará en funcionamiento a lo largo de este año.

En cuanto al envío de la mercancía, como regla general, se supone que el material no es urgente porque los mayoristas ya disponen de almacenes y, como tales, deben contar con un stock suficiente como para abastecer las necesidades de sus clientes. De este modo, el transporte se realiza en camiones completos, cuando hay un elevado de número de paletas para un mismo cliente, o en grupaje, si dos pedidos comparten el mismo tráiler por cercanía de las direcciones de entrega.

La paquetería se resuelve con agencias de transporte urgente. A diario, llega una media de tres camiones para cargarla en uno de los tres muelles que se ha destinado a este fin, y acercarla a sus centros de clasificación, desde donde se realiza la distribución. Antes, cada paquete se ha etiquetado, tanto con los datos del envío como con los correspondientes a la agencia (número de ruta), de tal forma que queda garantizado el suministro del material en 24 ó 48 horas.

Hoy, las instalaciones de Gewiss Ibérica en Coslada no sólo se han convertido en la insignia logística para el mercado español y portugués sino que también disponen de aulas de formación virtual, salas de videoconferencia, laboratorios de última generación y una exposición interactiva de 500 m2 de todo el catálogo de artículos.

La compañía trabaja junto a sus clientes como partner en la promoción de la gama eléctrica que comercializa; organiza visitas de los consumidores finales (empresarios, profesionales, diseñadores, arquitectos, etc.) a estas dependencias para ofrecerles la posibilidad de conocer y probar personalmente el funcionamiento de cada producto.

Un invento revolucionario

Para conocer la historia de Gewiss hay que remontarse a la Europa de 1970, cuando su actual presidente, Domenico Bosatelli, introduce el uso del tecnopolímero (formulación específica de material plástico para cada uso final del producto) en las instalaciones eléctricas, lo que supone una revolución en el sector. Desde ese momento, por ejemplo, los componentes metálicos o cerámicos de un interruptor se sustituyen por materiales plásticos, más seguros, funcionales y estéticos.

Actualmente, el grupo desarrolla su actividad en más de 120 países con filiales en Alemania, Francia y el Reino Unido, además de en España e Italia. En 2000, facturó 335 millones de euros y sólo en el primer semestre de 2001 alcanzó la cifra de 179 millones de euros. Fuente: Ana de la Hoz
 


Ficha técnica del almacén de paletización
 

  • Longitud: 53.310 mm
  • Altura: 8.000 mm
  • Anchura: 47.600 mm
  • Nº de estanterías: 17
  • Nº de pasillos: 9
  • Anchura de calle: 3.350 mm
  • Nº de módulos: 19
  • Nº de niveles de carga: 4, 7 y 11
  • Tipo de carga: paletas de 800x1.200x1.800 mm y de 800x1.200x2.300 mm
  • Nº de paletas por hueco:3
  • Capacidad: 4.782 paletas