Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Los nuevos sectores impulsan la automatización

27/03/2014

La productividad, la rentabilidad y la mejora continua de la calidad son los factores básicos a la hora de tomar la decisión de automatizar un proceso industrial. Si bien la automatización cada vez está más presente en las plantas de producción, esta tecnología se extiende con fuerza en la distribución y la logística.

La automatización industrial permite el control, la regulación y la monitorización de los procesos, todos ellos factores imprescindibles para la mejora productiva. No hay una regla básica por la que se pueda precisar cuándo automatizar un proceso productivo o logístico.

En GD Convey hemos observado a través de nuestra experiencia que, si el volumen de productos o mercancías a tratar es alto, el personal dedicado a una actividad es superior al debido, o en ambientes donde no es posible trabajar manualmente, es conveniente automatizar”, explican desde esta compañía dedicada a la ingeniería, fabricación e instalación de sistemas de manutención y automatización de procesos industriales.

La automatización de un proceso industrial debe realizarse cuando su implantación proporcione claras ventajas, como la reducción de tareas en el flujo de trabajo o la aceleración del proceso productivo”, subrayan en Sick Optic, uno de los fabricantes más conocidos a nivel mundial de sistemas de sensores para la automatización de procesos industriales, con más de 60 años de experiencia.

 

Reducción de costes

La realidad en la que coinciden todas las empresas de este sector en España es que, por encima de todo, hoy en día se automatiza por rentabilidad: automatizar es provechoso porque aumenta la eficiencia del centro productivo o logístico y supone un ahorro de costes.

Otros aspectos reseñables que citan fuentes de Sick Optic a la hora de automatizar es la aplicación de la miniaturización (lo cual permite obtener el mismo rendimiento en un espacio más reducido),la conectividad y la seguridad. “En este sentido es fundamental tener en consideración la tecnología a utilizar, su coste y el soporte que se puede obtener para su implementación y mantenimiento”, matizan.

Así, muchas de las innovaciones tecnológicas deSick han supuesto la creación de mercados donde ciertas aplicaciones complejas se han podido simplificar mediante la tecnología. Y es que tareas como la detección, recuento o clasificación de objetos pueden automatizarse de forma segura mediante la tecnológica e incrementar los ciclos de producción, reduciendo costes y errores.

La productividad y la rentabilidad son factores fundamentales a la hora de tomar la decisión de automatizar un proceso. Otra razón es la mejora continua del ciclo de calidad”, opinan al respecto en IFM Electronic, especialistas en componentes y hadware para automatización. Y añaden que cuando se implanta un sistema de automatización,“se debe buscar que sea flexible para adecuarse a las necesidades en el tiempo”.

La conclusión es que en el momento en que una empresa se plantea como objetivo ser más rentable, agilizar el trabajo, evitar tareas rutinarias a los empleados, no cometer errores, abaratar costes y controlar la calidad de la fabricación es, como recalcan desde Fegemu Automatismos, la ocasión para acometer una automatización.

 

Las tendencias del mercado

Cada vez se automatizan más plantas de producción ganando flexibilidad, un mejor y más rápido control y una mayor calidad del producto. A sectores industriales productivos que disfrutan desde hace años de estas ventajas, como el de la automoción, se suman ahora la distribución y la logística.

Son mercados que demandan constantemente soluciones que les permitan mejorar la funcionalidad de sus procesos o reducir costes y estos son los parámetros que guían el desarrollo de nuevos productos y sistemas de automatización. Las principales tendencias del mercado son los buses de comunicación, es decir, la transmisión de información a distancia orientada al diagnóstico predictivo y la miniaturización.

El hecho de requerir cada vez de mayor volumen de señales, tanto binarias como analógicas, implica mayor complejidad en el cableado, altos costes de mano de obra y dificultad en las verificaciones durante las puestas en marcha”, constatan en IFM Electronic.

La ventaja principal de los buses es que utilizando un soporte físico (cable), de dos a cuatro hilos (conductores), y unos elementos de conexión entre el cable y las señales (esclavos), se pueden transmitir grandes cantidades de información”, concluyen.

 

Productos “mini”

En cuanto a las tendencias en el mantenimiento de los ámbitos automatizados sobresale la evolución que se ha producido al pasar de la acción correctiva (actuar una vez producida la avería) a la preventiva (intervenir cada ciertas horas para evitar la posible avería).

La fase actual es la predictiva, donde se busca intervenir únicamente cuando se sabe que se producirá la avería. Por otro lado, en Sick están trabajando en la miniaturización de los productos, con la finalidad de que requieran menos espacio, es decir, que sean más pequeños, que consuman menos y que dispongan de las mismas o mejores características.

Otra área de importancia es la conectividad: sistemas abiertos que permitan comunicarse entre ellos y con ellos de forma remota para su configuración, monitorización y diagnóstico. Esta misma empresa ha adquirido recientemente la firma sueca IVP,lo que ha impulsado el desarrollo de nuevos productos, como la cámara de visión IVC 3D, que entre otras posibilidades, verifica el volumen de un alimento para rechazarlo si éste no cumple ciertos parámetros ya establecidos.

 

Avances en investigación

En España la automatización vive una situación de crecimiento favorable pero todavía está por detrás de Alemania, Francia o Gran Bretaña. “Cada vez son más las compañías, tanto medianas como grandes, que automatizan parte de su proceso logístico para mejorar la organización y la productividad”, valoran desde GD Convey, que al igual que la mayoría de las organizaciones resalta que en estos momentos no estamos muy lejos de Europa en la materia y que se ha avanzado mucho en los últimos diez años en comparación con los países de nuestro entorno.

Destaca, además, el que los sectores que más están pujando en esta actualización tecnológica están siendo automoción, energía eólica, siderurgia y máquina herramienta. En el área de la logística, las necesidades en el campo de la seguridad industrial en España han ido creciendo cada año, tal como recuerdan desde Sick.“Las cifras se han incrementado progresivamente y nuestra estimación es que esta tendencia continúe”, apuntan.

Esta empresa confirma asimismo que a pesar del tiempo transcurrido desde que las normativas europeas exigen la incorporación de medidas de seguridad en máquinas, todavía queda una gran parte del trabajo por hacer, sobre todo en cuanto a la adecuación de las ya construidas antes de la entrada en vigor de tales directivas.

 

Falta de apoyo

Pese al crecimiento de la demanda de automatización en todas las áreas y procesos industriales, la tónica es que no se invierte lo suficiente en I+D en España.“No somos conscientes de que nuestro valor añadido frente a la competencia de los mercados como el asiático y el de Europa del Este no es el precio sino la tecnología y la fiabilidad”, manifiestan en IFM Electronic.

En este marco se distinguen sociedades como GD Convey, que aplican cerca del 2,5% de su facturación a I+D,o Sick, que llega al 9%, con casi 600 millones de euros en 2005 y cuyo número de patentes ha crecido espectacularmente en los últimos cinco años desde 162 hasta las 699.

El problema, como resaltan desde GD Convey, es que desde las administraciones no se tiene una conciencia clara de la relevancia de dar apoyo a la I+D en las compañías que trabajan en automatización y que son quienes realmente soportan el coste completo de la investigación.

Un ejemplo de los avances técnicos, indican en IFM Electronic, se encuentra en el campo del control predictivo y en los procesos dirigidos al ahorro energético, que permiten el análisis de los consumos en la generación de aire comprimido (un alto coste para todas las empresas) o de los consumos excesivos por falta de mantenimiento.

Otra aplicación es el diagnóstico predictivo continuo y monitorizado en máquinas que son críticas en los procesos, como las bombas, los ventiladores, etc. y donde una parada de las mismas supone un gran impacto de no producción

______________________________________________________________________________________

UN SISTEMA DE “AUTOMATIZACIÓN 10”

Reducir errores y minimizar el tiempo de preparación de un pedido pueden ser los objetivos que busca una empresa que va a implantar un sistema de automatización. La experiencia de las compañías que en España lideran este sector queda plasmada en los siguientes consejos:

• Definir los objetivos que se quieren alcanzar; cada uno puede tener diferentes soluciones.

• Analizar cómo se desarrolla el proceso actualmente y cuáles son las necesidades. Debe conocerse muy bien la propia actividad y sus procesos.

• Buscar sistemas y soluciones flexibles para que puedan adecuarse a las necesidades en el tiempo (como mínimo para los cinco años siguientes).

• Detectar aquellas partes del proceso que afectan de manera crítica a la consecución de los objetivos.

• Desgranar las alternativas tecnológicas existentes en el mercado, tanto las técnicas como las económicas. “En esta decisión es muy importante valorar también el coste de su implantación y de su mantenimiento, ya que habitualmente es la parte más sustancial en el plano económico y suele ser la más olvidada”, inciden desde Fegemu Automatismos.

• Seleccionar los socios tecnológicos. Este es un aspecto clave, ya que es imprescindible que cuenten con la experiencia y estructura necesaria.

 

UN VIAJE DESDE LA T4 A CARREFOUR

Entre los ejemplos de aplicaciones de automatización destaca el realizado por Sick para la nueva Terminal T4 del Aeropuerto de Madrid, con más de 60 portales que permiten la lectura de los códigos de barras adjuntos en los equipajes para su clasificación. Otra aplicación muy destacable resuelta con estos mismos portales de lectura ha sido la implantada en un almacén automatizado de El Corte Inglés situado en Madrid.

Allí se emplean para la identificación de las mercancías entrantes con destino a sus centros de distribución, independientemente de la procedencia, cantidad o calidad de los códigos de barras. Dichos portales de lectura permiten trabajar con velocidades de hasta 2,7 m/s. Por el desarrollo de un avanzado e innovador sistema de preparación de pedidos y la automatización global de su centro de distribución sito en Miralcampo (Guadalajara) sobresale la instalación realizada por GD Convey para Carrefour on-line.

La solución implantada consiste en la automatización de la preparación de los pedidos solicitados por el internauta en su web, con un sistema de pick-to-light, que gestiona 9.000 referencias a través de 2.000 displays y que posibilita el traslado de los contenedores de transporte a lo largo de cuatro plantas de más de 2.000 m2 cada una y una clasificación automática por rutas.

 

Carles Roig, Director del programa Part Time MBA de ESADE

La automatización crece en la empresa española

 

¿Cuándo debe automatizarse un proceso industrial?

Las decisiones de automatización deben considerar distintos aspectos. Entre otros muchos, podemos enumerar: volumen de operaciones que lo justifique, la intensidad de recursos humanos empleados, el grado de estandarización y repetición de las operaciones, la calidad del ambiente (peligrosidad y confortabilidad) donde tienen lugar… Estos elementos han de compatibilizarse con la necesidad de ser flexibles en un entorno cambiante.

¿Qué pasos debe seguir una empresa para no equivocarse a la hora de implantar un sistema de automatización?

Primero, debe tener muy claros los objetivos que se quieren alcanzar: desde la mejora de la productividad a la potenciación de la imagen de la compañía, pasando por el aumento de la seguridad o la reducción de los tiempos de respuesta. Segundo, se ha de conocer qué es lo que se automatizará realmente y por qué. Tercero, hay que revisar el impacto que tendrá la decisión en la estructura organizativa de la firma y sobre la asignación de recursos financieros y, por último, habrá de trazarse un plan de implantación y de resultados a corto, medio y largo plazo que prevea los riesgos de la decisión.

¿Cuáles son las principales tendencias del mercado?

En líneas generales, el mercado evoluciona hacia criterios de automatización selectiva, combinando los objetivos de productividad, coste y flexibilidad.

¿Cómo valora la situación del mercado de la automatización en España? ¿Cuál es su nivel?

La automatización en la empresa española ha seguido un proceso claramente ascendente a lo largo de los últimos 15 ó 20 años. El resultado de estas decisiones, especialmente a corto plazo, ha sido desigual entre las compañías. La empresa española tiene todavía un amplio abanico de oportunidades, que irá desarrollando en los próximos ejercicios.

¿Se invierte en Investigación yDesarrollo en automatización en España?

Se tiende más a invertir en la automatización de procesos y en la gestión del flujo de materiales que en almacenes totalmente robotizados. Esto último se limita, en general, a una serie de sectores muy específicos.

¿Qué papel desempeña la automatización en el desarrollo económico y tecnológico de nuestro país?

Hablar de cifras macroeconómicas podría llevar a confusión. Prefiero analizar caso por caso.

¿Puede citar algún ejemplo de automatización destacable?

Hay dos empresas españolas que son referente en las escuelas de negocios de mayor prestigio mundial: Inditex y Mango. Aunque compiten en el mismo sector, tienen modelos distintos, pero de éxito contrastado. Entre otros denominadores conjuntos sobresale el sentido común en la toma de decisiones, la consistencia de sus planes estratégicos, la capacidad de diseñar soluciones y la diligencia en su ejecución.