Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

La flexibilidad al servicio de la logística multicliente

28/03/2014

Las casi recién inauguradas dependencias de Interspe Hamann Group (IHG) en Madrid destacan por su flexibilidad. Con esta intención se han diseñado y preparado a fin de convertirse en una plataforma logística multicliente. La instalación de estanterías de paletización convencional de 70 m de longitud con una capacidad para 10.000 huecos, más otras 5.000 ubicaciones en bloque, permiten resolver operativas para muy diversos sectores e incluso actuar como depósito franco.

La compañía IHG es un transitario europeo que empezó a operar en la década de los sesenta aunque bajo otras denominaciones. Desde hace unos años ha ampliado su estrategia para resolver con éxito cualquier eslabón de la cadena de suministro de sus clientes. En España, además de plataformas de clasificación y distribución de mercancía repartidas por toda la geografía nacional, dispone de tres centros de operaciones logísticas ubicados en Barcelona, Valencia y Madrid. Es a este último centro al que hace referencia este artículo. Se trata de un recinto multicliente, prácticamente recién inaugurado, en el que se han sabido integrar a la perfección múltiples logísticas, incluyendo la de depósito aduanero.

Las instalaciones madrileñas se encuentran en una de las zonas industriales en crecimiento de la localidad de Alcalá de Henares, estratégicamente ubicada junto a la N-II y a la M-50. Son dos naves gemelas de unos 100 m de longitud cada una, comunicadas entre sí por una puerta ignífuga de grandes dimensiones. El sistema de almacenaje seleccionado consiste en estanterías de paletización con pasillos de unos 3.000 mm por los que pueden circular y maniobrar carretillas elevadoras convencionales. Tal sistema se acopla a una elevada variedad de logísticas, justamente lo que necesita IHG debido a las diferentes actividades que desarrollan sus clientes y a los distintos productos que comercializan.

Ambas naves cuentan con sus propios muelles, que quedan separados de los pasillos por una playa de trabajo. De este modo, cada muelle suele ser empleado para descargar y cargar las mercancías del cliente cuyas referencias se almacenan justamente en las estanterías más cercanas.

Por otro lado, un tercio de la anchura de las dos naves se ha dejado libre: en una de ellas, esta superficie se emplea para colocar unidades en bloque en ubicaciones pintadas en el suelo —para aquellas compañías que trabajan con pocas referencias pero muchas unidades de cada una— y en la otra superficie, en breve, se instalarán otras estanterías también de paletización. El negocio de los clientes crece día a día y como operador logístico IHG debe amoldarse a sus necesidades.

“Cuando empezamos a trabajar con una nueva empresa realizamos un cálculo del espacio y de los recursos que debe haber a su disposición y habilitamos los huecos en función de las medidas y los pesos de la mercancía que manipula”, explica Gema Callejas, responsable del departamento logístico de estas instalaciones de Alcalá de Henares. “Por supuesto”, añade, “también nos vamos preparando para asumir el incremento de sus movimientos y de sus necesidades de almacenaje, de modo que todo lo relativo a su operativa permanezca en la misma zona, es decir, en estanterías correlativas ”. Así, cada pasillo o grupo de pasillos se destina a un cliente concreto.

Entrando más en detalle, en las dos naves se ha levantado el mismo número de estanterías: suman nueve filas y forman cinco pasillos. Sin embargo, en la segunda de las dependencias una de dichas estanterías cuenta con 20 módulos, a diferencia de todas las restantes que disponen de 27. Tal como asegura Antonio Sánchez, Logistics Manager de IHG, “esto se debe a que a la hora de realizar el diseño de las infraestructuras ya estaba prevista la entrada de ciertos clientes cuyas unidades de carga no tienen las medidas convencionales. Algunos, por ejemplo, trabajan con paletas con una longitud superior a los 2 m”. Por el mismo motivo, varía la altura de los niveles de carga: desde los 1.200 mm hasta los 2.550 mm, de forma que hay módulos con 5, 6 ó 7 niveles. De todos modos, “siempre existe la posibilidad de modificar tales medidas moviendo los largueros para optimizar al máximo el espacio”, puntualiza Antonio Sánchez. Con esta organización, y gracias a la gran longitud de las estanterías, se ha conseguido obtener una capacidad para unas 10.000 paletas que se suman a las 5.000 que pueden almacenarse en bloque en una de las naves. “Además, en breve, estarán listas las nuevas estanterías de la segunda nave que se instalarán a continuación de las existentes y que nos proporcionarán otras 5.000 ubicaciones a disposición de nuestros clientes”, confirma Sánchez.

Destaca también la instalación de dos pasos, despejando los dos primeros niveles de carga en cada una de las estanterías, para la circulación de la maquinaria de manutención, Se trata de acortar distancias y optimizar los recorridos. Los operarios pueden acceder de un pasillo a otro sin necesidad de recorrerlos completos para trabajar en las siguientes estanterías. Hay que tener presente que cada una tiene una longitud de 70 m.

Tecnología aplicada

En estas instalaciones se trabaja con un SGA (Sistema de Gestión del Almacén) que posibilita operar con varias cuentas a la vez como si en realidad se resolviera la logística del mismo número de almacenes. Además, algunos de los productos de determinados clientes de IHG tienen fecha de caducidad, lo que obliga a operar bajo la fórmula del FIFO (sale primero la referencia que entró antes) y el sistema de gestión está preparado para ello. “Por otra parte, cualquier compañía, aunque no comercialice productos perecederos, prefiere que salgan con prioridad de sus plataformas las mercancías que llegaron en primer lugar”, aclara Gema Callejas. Y recuerda, “es una regla básica para evitar que los artículos se queden obsoletos cuando éstos se están sustituyendo continuamente por otros mejorados”.

A ello se añade la utilización de pistolas que funcionan con radiofrecuencia. Los operarios, siguiendo las instrucciones de los terminales que llevan consigo o los que están adosados a la maquinaria de manipulación pueden confirmar, leyendo los códigos de barras de las ubicaciones y de los productos, cada operación terminada, ya sea la colocación de una nueva mercancía, una reposición, un cambio, una extracción o una expedición.

En estas dependencias se llevan a cabo múltiples logísticas distintas, cada una diseñada a la medida del cliente que ha decidido externalizar sus operaciones. Pero tal vez el ejemplo más llamativo de todo el funcionamiento diario es el que se realiza para la compañía Royal Canin Ibérica. IHG ha destinado un equipo de trabajo que se ocupa en exclusiva de los movimientos que implica esta empresa. “El personal es polivalente para cubrir bajas o periodos vacacionales aunque preferimos que cada grupo se dedique a un solo cliente”, subraya Gema Callejas. “Si bien la radiofrecuencia —añade— nos aporta la máxima seguridad, y a ella se añaden los controles rutinarios para comprobar que cada movimiento se ha hecho correctamente, el error humano siempre está presente, sobre todo cuando las referencias o sus embalajes son muy parecidos entre sí. Por eso es importante que el operario conozca las referencias que está manipulando”.

Logística para alimentación seca

El fabricante francés Royal Canin es un especialista en alimentación nutricional de perros y gatos con un catálogo que suma unas 300 referencias. Hace algunos años que Royal Canin Ibérica, la filial española de la compañía, decidió externalizar la distribución de sus productos en el país. IHG se hace cargo de todo, desde que sale la carga de Francia hasta su entrega a los clientes. Aquí se desarrollan dos operativas: el envío de los pedidos que emite la distribuidora de la marca en la Comunidad de Madrid y el abastecimiento de las distribuidoras regionales. Es decir, se trabaja con paletas completas pero también con unidades (pequeñas bolsas de 60 gr o cajas).

Cada dos días se recibe un camión desde los dos centros de distribución franceses, en uno cargan los productos para el gran consumo y en el otro aquellos que el fabricante vende a través de las clínicas veterinarias. En primer lugar, 48 horas antes, IHG recibe un comunicado de la central de Royal Canin informando de un envío. “De este modo, podemos organizar nuestros recursos a la vez que tenemos plazo para solicitar cambios de horarios o de fecha si nos encontramos con que vamos a recibir demasiados camiones de distintos clientes a la vez”, detalla Gema Callejas.

Las paletas recibidas en el almacén de IHG son unirreferencia y multirreferencia. La carga se ubica allí donde ordena el SGA, que elige para un producto un hueco determinado, más cerca o lejos de la cabecera de las estanterías, en función de su rotación ABC.

De las cinco estanterías que ocupa la mercancía de Royal Canin, los niveles de carga del suelo se han destinado a posiciones de picking. Aproximadamente se trata de unos 275 huecos para el mismo número de referencias; cada una conserva su ubicación a no ser que el SGA detecte un aumento o una disminución de su rotación, entonces, procederá a emitir una orden de reubicación, más cerca o más lejos de las cabeceras según sea el caso. Por otra parte, además del orden ABC de las unidades de picking, el sistema tiene en cuenta el peso unitario de las referencias. De este modo, los sacos o cajas de gran peso y volumen estarán al principio del recorrido que hace el operario encargado de preparar los pedidos, y las bolsitas de muestras se ubicarán al final. Es este el único modo de equilibrar una paleta cuando se está completando con productos variados.

Las solicitudes de las distribuidoras regionales se completan colocando una paleta sobre una transpaleta eléctrica. Siguiendo las indicaciones del terminal que lleva el operario, se completa el pedido a lo largo del circuito que recorre las cinco estanterías atravesando si hace falta los pasos para agilizar los tiempos. Por su parte, el picking de los pedidos para los clientes de la Comunidad de Madrid se hace de un modo distinto. Primero, se agrupan para recopilar a la vez el conjunto de unidades solicitadas, y, segundo, se depositan en la playa de expedición y se hace la consolidación final. No debe faltar ni sobrar nada.

En el caso de grandes pedidos, y ya en la playa de expedición, se etiquetan las paletas completas o las unidades sueltas para que puedan circular por la red de distribución de IHG. A continuación, se envían al centro de clasificación de Coslada para unirse junto con otras cargas a los tránsitos de largo recorrido. Al llegar a cada plaza se procede a la distribución capilar.

En cuanto a los envíos para el gran consumo, el funcionamiento es diferente. De esta distribución capilar se hacen cargo tres furgonetas a las que se les asigna una ruta fija diaria. El centro de atención al cliente de Royal Canin, 48 horas antes de que se vaya a producir el reparto en una zona concreta, llama a los clientes de esa misma zona para preguntarles qué necesitan. A su vez, se establece la franja horaria de entrega. Se trata de envíos complicados porque se entregan en domicilios particulares. “La ventaja es que los repartidores son siempre los mismos y acaban conociendo a los clientes, lo que facilita el llegar a un acuerdo y evita entregas fallidas”, detalla Callejas. A todo esto se añade que estos envíos suelen ser contra reembolso. “El número de clientes va incrementándose pero se hacen habituales, lo que facilita la organización de los repartos”.

Depósito aduanero

En esta misma nave, y a continuación de las estanterías que ocupan los productos de Royal Canin, IHG ha dispuesto los siguientes huecos para otro de sus clientes. Se trata de la compañía SISIL 2000, que comercializa en España equipos de aire acondicionado. La peculiaridad es que esta mercancía de mucho peso unitario llega en contenedores desde China y permanece en el almacén sin haber sido despachada por la Aduana española. Es decir, las instalaciones hacen las veces, en este caso, de recinto aduanero. “Esto quiere decir que en cualquier momento puede venir a nuestras instalaciones el vista de Aduanas para comprobar la carga almacenada, con lo que el control de cada unidad es extremo”.

Normalmente, se produce una recepción anual masiva y el resto del año los movimientos son sólo de salida, de modo que las estanterías ocupadas en un principio se van vaciando y quedan disponibles para otros clientes. Cuando se recibe un contenedor se genera un documento para informar de la llegada y del contenido a la Aduana y, una vez comprobados los detalles, dicha entidad emite la autorización para descargar. Cuando la operación concluye se verifica la carga física con la documentación y se vuelve a informar al organismo competente de que todo está correcto. Por último, se ubica la mercancía pero no podrá salir de las instalaciones sin haber sido despachada: cuando llegue el momento habrá que abonar los impuestos de importación correspondientes.

Las 200 referencias almacenadas son aparatos que en cada pedido han de agruparse para formar los equipos completos para realizar la entrega. La forma de proceder cuando SISIL 2000 transmite a IHG las solicitudes de sus clientes es la siguiente: en primer lugar, se solicita al departamento de aduanas del operador —sus oficinas están en el aeropuerto de Barajas— el despacho de la mercancía, que está asociada a un número de declaración sumaria (identifica al contenedor en el que llegó la referencia y a efectos de almacén funciona como un lote). Tras llevar a cabo las operaciones oportunas, queda liberado el producto y se procede como si tratara de una operativa convencional preparando los pedidos según el método FIFO.

En la segunda nave de este centro de Alcalá de Henares se resuelve la logística de algunos clientes dedicados al sector informático y a las telecomunicaciones, entre otros. Las características del sistema de almacenaje son las mismas, sólo varía el número de niveles de carga de algunas estanterías y la capacidad de ciertos módulos por su mayor longitud, como ya se ha explicado. Tal como se desprende de todo lo descrito, IHG está preparada para resolver las necesidades logísticas de sus clientes independientemente de su complejidad.



Ficha técnica del almacén de IHG en Alcalá de Henares (Madrid)
Superficie total: 9.800 m2
Estanterías de paletización convencional.
Nave 1
Longitud estanterías: 70.000 mm
Altura estanterías: 9.000 mm
Ancho estanterías: 43.400 mm
Nº de estanterías: 9
Nº de módulos por estantería: 27
Longitud de los módulos: 2.700 mm
Nº de pasillos: 5
Ancho de pasillo: 3.000 mm
Nº de niveles de carga: 5, 6 y 7
Nº de paletas por hueco: 3
Capacidad: 4.023 paletas
Unidad de carga: paletas de 800x1.200x1.200/ 1.800/ 2.000/ 2.350 mm
Nave 2
Longitud estanterías: 70.000 mm
Altura estanterías: 9.000 mm
Ancho estanterías: 43.400 mm
Nº de estanterías: 9
Nº de módulos: 1 estantería de 20 módulos de 3.600 mm
8 estanterías de 27 módulos de 2.700 mm
Nº de pasillos: 5
Ancho de pasillo: 2.975 ó 3.000 mm
Nº de niveles de carga: 6 y 7
Nº de paletas por hueco: 3
Capacidad: 4.572 paletas
Unidad de carga: paletas de 800x1.200x1.200/ 2.000 mm, de 1.000x1.200x1.200 mm y de 1.000x600x375 mm

Un largo camino

IHG es un operador europeo especializado en la cadena de suministro sea cual sea el eslabón a solucionar: almacenaje, gestión del stock, servicios de valor añadido, ensamblaje, distribución de paquetería o mensajería, transporte terrestre, aéreo y marítimo, trámites aduaneros, depósitos francos, etc. Además opera en diversos sectores como el textil, la automoción, los servicios tecnológicos, el informático y electrónico...

A España no llegará la compañía hasta 1963 con la puesta en marcha en Barcelona de la sociedad Müller y Cia. Organización Transeuropea, SA. como transitario. Mucho más tarde, en 1989 nace Hamann International en Francfort (Alemania) agrupando después bajo este mismo nombre todas las empresas Hamann repartidas en Europa. En 1999 se vende la sociedad Hamann Group (que reúne a todos los corresponsales o transitarios europeos y a otras muchas firmas del grupo que operan en Alemania) a Interspe y surge una nueva entidad bajo la denominación Interspe Hamann Group (IHG) y con el eslogan “The Logistics People”.