Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Flexibilidad y rapidez en el suministro a fábrica

27/03/2014

La compañía Irisbus, división de autocares y autobuses de Iveco (grupo Fiat), ha reorganizado su fábrica de la Zona Franca de Barcelona para poder acoger la parte del proceso productivo de los vehículos que hasta la fecha se desarrollaba en su planta de Mataró (Barcelona). A fin de liberar el espacio necesario en las instalaciones de la Zona Franca, la compañía ha construido un nuevo almacén con mayor altura, y en cuyos pasillos se alternan estanterías convencionales para tres tipos de contenedores con estanterías de picking para 15.000 cajas.

La empresa Irisbus ha modificado la distribución en planta de su fábrica de la Zona Franca de Barcelona para poder acomodar en ella las secciones de chapa y soldadura que tenía emplazadas en la localidad de Mataró (Barcelona).

Una de las medidas imprescindibles para unificar las distintas fases de la producción era reducir la superficie destinada al almacén, pero sin perjuicio de su capacidad. El objetivo se logró gracias a la construcción de un nuevo almacén con mayor altura y mayor amplitud, que a la vez ha permitido liberar más de 1.000 m2 de superficie.

El nuevo almacén ocupa 1.500 m2 y cuenta con 24 estanterías: 17 de paletización convencional, adaptadas para contenedores de distintas medidas, y siete de picking con estantes de panel metálico para ubicar cajas. Las estanterías están dispuestas en 13 pasillos, ocupando las de picking las cinco calles centrales. Alternando los dos tipos de estanterías, que tienen distinta anchura, se ha logrado que las dos columnas que soportan la cubierta del almacén quedasen justo en medio de sendas estanterías de doble acceso. De esta manera se consigue perder el mínimo espacio.

La zona de paletización tiene 10 m de altura y entre nueve y doce niveles de carga. En ella se almacenan contenedores con pesos que van desde los 650 kg hasta los 1.000 kg. Estas estanterías están servidas por carretillas trilaterales filoguiadas, que depositan las unidades de carga en posiciones delimitadas individualmente por guías metálicas dispuestas sobre los largueros de la estantería. Las guías facilitan las tareas de ubicación y extracción de cada contenedor y, de paso, evitan que sufran golpes durante la operativa. La capacidad total en esta área es de 3.159 contenedores.

La zona de picking, por su parte, está compuesta por tres estanterías dobles y una simple, con capacidad en su conjunto para unas 15.000 cajas de 310x530x200 mm. Cada módulo de picking tiene 29 niveles de carga (10,7 m de altura máxima) y paneles metálicos que admiten hasta 100 kg de peso. Las estanterías están aquí atendidas por máquinas recogepedidos.

Estudio geotécnico

Los terrenos que Irisbus ocupa en la Zona Franca están muy cercanos al lecho del río Llobregat y a su desembocadura en el mar, de manera que la capa freática está apenas a 2,5 m de profundidad y el suelo no puede soportar mucho peso por metro cuadrado.

Por este motivo, para poder levantar el nuevo almacén fue necesario colocar en el piso una losa de cemento de 600 mm de grosor, sustentada a su vez por 144 “micropilotos”, unos tubos de metal y hormigón que se introducen en el suelo hasta alcanzar una profundidad donde el terreno es lo bastante resistente para sostener una gran carga por metro cuadrado (un estudio geotécnico determinó que esa cota se encontraba más allá de los 15 m). El resultado es una nave de almacenaje que, además, es más alta que el resto de las instalaciones, ya que se ha querido ganar capacidad en altura.

El nuevo almacén, que tiene en stock cerca de 15.000 referencias, tiene la misión de suministrar componentes a las dos líneas de montaje que tiene la factoría de Irisbus. Allí se producen diariamente entre ocho y diez “autobastidores”, que es como denominan en la empresa al vehículo (autocar o autobús) al que sólo le falta la carrocería para tener su aspecto definitivo.

El “autobastidor” es, en definitiva, el producto final que elabora Irisbus, y que tiene como cliente destinatario a empresas españolas y extranjeras fabricantes de carrocerías. En las líneas de la planta de la Zona Franca se producen tres modelos básicos de “autobastidores” con sus distintas variantes, lo que da un total de doce vehículos distintos.

Para el suministro de componentes a pie de línea los operarios utilizan las cajas de las estanterías de picking, a las que se trasvasan piezas procedentes de los contenedores metálicos del resto del almacén. De este modo se unifican las entregas (tornillería, poleas de motor, cableado eléctrico, cajas de dirección, etc.) y se evita llevar hasta las líneas contenedores que miden 1.200x1.000x970 mm.

No obstante, en la construcción de un autobús se utilizan piezas muy voluminosas que no es posible almacenar en estanterías, como pueden ser los ejes, cambios de marchas, motores, ruedas o depósitos de combustible. Estos componentes de grandes dimensiones se estocan en el suelo en distintas zonas de la factoría.

Múltiples ventajas

El antiguo almacén de Iribus era una construcción originaria de principios de los setenta, cuando la compañía se instaló en la Zona Franca. Según explica el responsable de ingeniería de instalaciones de Irisbus Ibérica, Ricard Oller, por aquel entonces en la fábrica no se concentraban todas las áreas de producción de los vehículos, por lo que había más espacio para líneas de montaje y sistemas de almacenaje.

En esas circunstancias, proliferaban las áreas de premontaje y, gran parte de los materiales, estaban distribuidos por la planta, "“lo que no era, desde luego, una situación ideal”, afirma Oller. “Cuando se tomó la decisión de unificar esta fábrica y la de Mataró para ahorrar costes inútiles" –continúa Oller– "se rediseñó el lay-out de la instalación y se planteó la necesidad de construir un nuevo almacén, que nos ha supuesto ganar altura, aprovechar mejor el espacio y liberar zonas de la planta para destinarlas a la producción”". El responsable de ingeniería de instalaciones asegura que el almacén proporciona asimismo mayor “"flexibilidad y rapidez a la hora de servir referencias a las líneas de producción y permite reducir algunos stocks”".

En cuanto a la redistribución de los espacios dentro de la planta, la factoría está dividida en módulos de 256 m2 (16x16m), lo que facilita cualquier modificación del lay-out. Atendiendo a esta disposición, las estanterías del almacén ocupan seis módulos (aproximadamente 1.500 m2), mientras que la nave cuenta, además, con otros 700 m2 destinados a manipulación y oficinas.

Una marca legendaria

Irisbus tiene su origen en La Hispano-Suiza, prestigiosa marca de automoción fundada en el año 1904 por el empresario catalán Damià Mateu. La Guerra Civil truncó la historia de la compañía, ya que durante la contienda las fábricas españolas de Hispano-Suiza fueron colectivizadas y su gestión pasó a depender de los comités de trabajadores. Concluida la guerra, la empresa se centró en la fabricación de vehículos industriales, camiones y autocares.

Con la creación del Instituto Nacional de Industria (INI), el Estado decidió entrar en el campo de la automoción fundando en 1946 la Empresa Nacional de Autocamiones (ENASA), a la postre fabricante de los vehículos comerciales Pegaso y a la que se traspasaron las actividades industriales y las fábricas de Hispano-Suiza (incluida la famosa factoría de la calle La Sagrera del barrio barcelonés de Sant Andreu). Con todo, la sociedad "La Hispano-Suiza Fábrica de automóviles, S.A." continuaría activa y en la actualidad aún mantiene la propiedad de las marcas y emblemas Hispano-Suiza.

En 1990, como parte de un acuerdo firmado con el INI, la división de vehículos industriales de transporte del Grupo FIAT, Iveco, adquirió el 60% de ENASA. Esto significaba la fundación de Iveco Pegaso y, posteriormente, la creación de Irisbus como fabricante de vehículos para el transporte de pasajeros (autocares y autobuses) de Iveco. La sede central de Irisbus se encuentra en Lyon (Francia).


Ficha técnica del almacén de paletización convencional y picking
Longitud estanterías: 40 m
Altura estanterías: 10 y 10,7 mm
Nº de estanterías: 24
Nº de pasillos: 13
Niveles de carga: 9 y 12 en convencional y 29 en picking
Nº de módulos: 9 y 18
Longitud de los módulos: 2.700 mm y 1.400 mm
Unidad de carga: contenedores de distintas medidas y cajas de 310x530x200 mm
Capacidad máxima: 3.159 contenedores y 15.000 cajas