Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Envases personalizados

27/03/2014

 

Las empresas químicas y las compañías cosméticas, entre otras, precisan envases de plástico para almacenar muestras de sus productos. España es uno de los países que más produce este tipo de recipientes debido a la versatilidad de algunos fabricantes.Este es el caso de la firma Arcas y de los artículos que comercializa.

Aceite, alimentos, productos químicos, cremas cosméticas… Los envases plásticos sirven para almacenar todo tipo de artículos en distintas formas y cantidades. Existe en el mercado una amplísima gama de contenedores que se adaptan a las necesidades de las distintas empresas. Sin embargo, las compañías necesitan recipientes cada vez más específicos y únicos.Son los llamados envases personalizados.

La compañía Arcas,por ejemplo,es especialista en esta clase de producto, que se diseña a gusto del consumidor: el cliente elige la forma, el tamaño y el color. Su principal reclamo es la flexibilidad en su proceso de producción, lo que permite adecuar los recipientes a los requerimientos de los usuarios.

 

Rersultados a la medida

El proceso de fabricación de envases consiste en dar forma al plástico mediante un molde en el que se vierte el material fundido hasta que adopta la forma de la horma. Se efectúa mediante dos técnicas distintas: inyección y soplado. La primera permite la producción de piezas de gran versatilidad y una gran facilidad y rapidez de producción. Otra de sus ventajas es que, al no emitir gases ni desechos acuosos, no resulta dañina para el medio ambiente.

Se utiliza para fabricar principalmente tapas y tapones. Por su parte, el método de soplado se usa para obtener objetos de cuerpo hueco, apropiados para la fabricación de botellas y tarros de capacidades entre 18 y 1.250 cm3 .

 

Un cliente, un envase

Los artículos se dividen en dos líneas principales de producción: las botellas y los tarros. En el caso de las botellas, Arcas fabrica envases cilíndricos de polietileno de alta y baja densidad con capacidades entre 50 y 1.000 cm3 en tres series distintas. Por un lado, está la gama BR, destinada principalmente al sector farmacéutico y químico.

Se trata de botellas que admiten volúmenes de 50,100,250,500, 750 y 1.000 cm3 .Tienen tapón de rosca o de precinto blanco.La serie BP, sin embargo, se dirige al sector químico. Permite capacidades de almacenamiento de 125, 250, 500 o incluso 1.000 cm3 e incluye un tapón de precinto. Por último, se halla la gama BC, especial para los mercados de colas, pegamentos, aceites industriales o peluquería.

Esta línea presenta volúmenes de 50, 100, 250,500 y 750 cm3 con cierre de tipo cánula.Todos estos envases y tapones se fabrican en el color que elija el cliente. Los tarros son cilíndricos, de boca ancha, de polietileno de alta o baja densidad y con capacidades entre los 18 y los 1.000 cm3.

Arcas fabrica y comercializa tres innovadoras gamas: la primera es la serie TR, orientada básicamente al sector químico, cosmético, de la construcción y laboratorios. El cierre de los envases es de tapa de rosca y obturador, y dispone de hasta nueve volúmenes diferentes: 18, 60, 100, 125, 250, 500, 750, 1.000 y 1.250 cm3.

La gama TP está dirigida en gran medida a las industrias química y farmacéutica. El cierre con tapa es a presión y con precinto y las capacidades disponibles en esta línea son seis: 30, 60, 100, 250,500 y 1.000 cm3. En último lugar, TRP es una gama fabricada con polietileno de alta densidad para el sector químico. El tapón puede ser de rosca con precinto o de cánula. Los envases admiten un volumen máximo de 600 cm3.

Al igual que en las botellas, tanto el color de los recipientes como el de las tapas pueden ser elegidos por el cliente. Arcas dispone de un total de 36 artículos distintos entre las dos líneas básicas de producto.

 

Con garantías

Los recipientes de plástico cubren las necesidades de empresas pertenecientes a todo tipo de sectores. Sin embargo, esta clase de envases se enfoca, mayoritariamente, al sector químico. Para Arcas, supone casi el 50% de la producción total de la firma. Le sigue la industria del comercio, con más de un 8% y el sector cosmético, a donde se dirige algo más de un 5% de los envases.

Pero también se orientan a otros ámbitos como, por ejemplo, la sanidad, la alimentación, la metalurgia, la construcción, las artes gráficas, la industrial textil o la electrónica. Los envases plásticos deben cumplir los estándares de la FDA (administración de drogas y alimentos) y las directivas europeas en lo que se refiere al medio ambiente y al contacto que tienen con la comida.

Además, dentro de la propia empresa, se deben efectuar varios controles internos con el fin de garantizar el buen resultado de los productos. El control de caída, por ejemplo, indica la resistencia del envase al precipitarse desde diferentes alturas. Incluso se lleva a cabo una prueba de estanqueidad, que trata de asegurar la adecuada hermeticidad de los recipientes.

No satisfechos con todo esto, en Arcas realizan permanentes supervisiones destinadas a retirar piezas que pueden estar defectuosas y a controlar el peso, color y forma de los objetos. Una vez personalizados y superados los ensayos necesarios, los envases están preparados para salir al mercado y almacenar el producto que se requiera. De esta forma, cualquier empresa puede contar con recipientes de plástico que combinen a la perfección calidad y avanzado diseño.❊

_______________________________________________________________________________________

TREINTA AÑOS DE CRECIMIENTO

Arcas Envasos Plàstics se creó en Sabadell (Barcelona) en 1977. En sus comienzos, la compañía se encargaba de elaborar placas eléctricas y reparación de maquinaria. Unos años más tarde, abordó también el campo de la transformación del plástico. Desde sus inicios, la actividad se desarrolla en un antiguo vapor textil de finales del siglo XIX ubicado en el centro de Sabadell, si bien ahora la expansión de la empresa les obliga a mudarse a otra nave industrial.

 

UN MERCADO EN ALZA

En los últimos años, España se ha convertido en uno de los líderes mundiales en producción de plásticos y, actualmente, cuenta con más de 5.000 marcas registradas. Es un mercado en continua evolución, que alcanza incrementos anuales de hasta un 12% en naciones como Estados Unidos. En nuestro país, el crecimiento registrado este año respecto a 2005 ha sido de un 2%. La mitad de la demanda de materias plásticas procede del sector del envase.