Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Embalajes únicos

27/03/2014

Fabricación de amplias tiradas de cajas grandes en poco tiempo; un contenedor con bolsa incorporada que se monta en diez segundos; embalajes isotérmicos desarrollados a medida en laboratorio y paletas de cartón a precios competitivos...Estas son algunas de las propuestas especiales que Cartonajes Font (grupo Troquel Servis) incluye en su completo catálogo.

La última novedad de Cartonajes Font ha venido de la mano de una innovación en sus propias instalaciones. Se trata de la incorporación de una máquina que hasta ahora no se estaba utilizando en España y que permitirá a la empresa fabricar de manera automatizada cajas de grandes dimensiones.

Manuel Muñoz, director comercial de Cartonajes Font, comenta que “el embalaje grande en España se fabrica mediante procesos semiautomatizados. Con la máquina que tenemos trabajando en nuestras instalaciones podemos producir de forma automática cajas de hasta 5,5 m de desarrollo (desplegada, sin montar aún)”.

Los modelos de máquina que se suelen utilizar efectúan las hendiduras por las que después se doblarán las distintas partes y los cortes uno por uno en modo secuencial. Cuando se termina esa fase, se extrae el desarrollo y se grapa a mano con una máquina semiautomática. Con este procedimiento no es posible elaborar más de 200 ó 300 cajas por hora.

 

Mayor productividad

La nueva herramienta instalada por Cartonajes Font posibilita trabajar todas las hendiduras de la plancha a la vez, por lo que es capaz de terminar 3.000 cajas por hora, multiplicando así la productividad de las semiautomáticas en diez ó 15 veces. Dado que la máquina puede realizar el trabajo con cualquier tipo de cartón, desde canal 5 a tríplex, su uso es apropiado, sobre todo, para embalaje industrial: maquinaria, componentes de la industria química, herramientas, piezas, etc.

El segundo gran producto estrella de Cartonajes Font consiste en uncontenedor de cartón con bolsa incorporada para el transporte de hasta 1.000 litros de líquido. Según Manuel Muñoz “este embalaje está indicado para los clientes que no necesitan un envase reutilizable. Nuestra novedad con respecto a otros artículos similares es que entregamos la caja plegada (unas diez por paleta) y con la bolsa incluida, lista para montar, para que el proceso de levantarla y prepararla no requiera más de diez segundos”.

 

Dos variantes

En palabras del responsable comercial de la firma, sus clientes utilizan este tipo de contenedor para diversos tipos de fluidos, desde zumos concentrados a colas al agua, pasando por productos como el huevo líquido. El éxito del contenedor ha hecho que estén a punto de sacar al mercado dos variantes más de este mismo modelo, uno que puede albergar hasta 200 litros y otro de 400.

Un perfil bien distinto a estos contenedores de cartón para líquidos es el de otro de los éxitos de la firma: el embalaje isotérmico para temperatura controlada denominado Insupack. No se trata de un embalaje al uso, ya que antes de ponerlo en manos del cliente es necesario conocer y estudiar sus necesidades concretas.

Y dado que las aplicaciones de estos contenedores isotérmicos varían desde el transporte de productos farmacéuticos y biomédicos (como el plasma) a muestras de diagnósticos, artículos alimentarios y perecederos, entre otras mercancías, es necesario un cuidado extremo en el diseño del embalaje teniendo en cuenta la cadena de frío que se deberá respetar.

Así, por ejemplo, se ha de saber de antemano cuál será el recorrido de la caja; por qué zonas climáticas pasará y en qué épocas del año; cuánto tiempo se tardará en completar el recorrido; si el paquete deberá esperar en destino antes de su recogida; si se transportará en las bodegas climatizadas de un avión o no; si recorrerá cientos de kilómetros en un camión refrigerado o sin refrigerar, etc.

Con todos esos datos, se acude al laboratorio de la empresa, que dispone de una cámara frigorífica para pruebas, así como de un software exclusivo desarrollado para la compañía.Con esas dos herramientas se llevan a cabo los cálculos y simulaciones necesarias para asegurar al cliente que la carga contenida en el embalaje se mantendrá dentro de la horquilla de temperatura que se haya establecido.

 

Bolsas especiales

El resultado es un artículo desarrollado completamente en Cartonajes Font, que se compone de una caja con diferentes niveles de cartón y material isotérmico, y que se refuerza con la inclusión de una cierta cantidad de acumuladores de frío. Estos acumuladores son unas bolsas especiales que en su interior llevan lo que se denomina gel eutéctico.

Ese gel es un mix de componentes que cuando se mezclan pueden alcanzar una temperatura muy baja a la que se solidifican. A efectos prácticos eso supone que el gel se mantiene congelado mucho más tiempo que otros materiales (como el agua, por ejemplo), y la bolsa ayuda a que el embalaje no pierda las propiedades de frío en su interior.

En concreto, el compuesto puede conservar una carga a una temperatura de entre 2º y 8 ºC (positivos) y con la combinación con el embalaje adecuado resulta posible garantizar la conservación de la mercancía del cliente de 12 a 120 horas o, lo que es lo mismo,hasta cinco días. Según el director comercial de Cartonajes Font, este tipo de cajas isotérmicas están teniendo mucha salida debido a que existen muy pocas soluciones disponibles en el mercado español (y europeo)

Y al igual que sucede con el acumulador de frío Insupack, otro producto en el que la empresa ha percibido gran interés es la paleta de cartón. Hablamos de un artículo cuya demanda está experimentando en estos momentos un importante crecimiento. La razón es que hay diversos países, como China, Nueva Zelanda, Australia, Canadá o Estados Unidos que están poniendo ciertas trabas a la paleta de madera, porque puede albergar parásitos que podrían representar un riesgo fitosanitario.

Las ventajas del cartón como alternativa a la paleta de madera tratada (que puede circular sin trabas) es que es fácil de reciclar; es liviano (con lo que resulta interesante para el traslado en avión) y, con un proceso de fabricación industrial en serie como el de Cartonajes Font (son los pioneros en fabricar paletas de cartón de modo automatizado) es muy barato, sobre todo en relación con la otra opción a la madera,como podría ser la paleta de plástico.Eso sí,sólo admite un uso,pero puede soportar unos 700 kg y su precio es muy competitivo.❊

_______________________________________________________________________________________

DOS DÉCADAS ENTRE CAJAS

Cartonajes Font pertenece al grupo Troquel Servis, una empresa con 20 años de antigüedad a sus espaldas durante los que ha fabricado todo tipo de productos de cartón y derivados. En la actualidad ofrece soluciones a medida para los clientes, algo que ha tenido su máxima expresión en el desarrollo de su laboratorio de frío.

Con esta instalación, la firma es capaz de ofrecer soluciones concretas a las demandas de los clientes no sólo en el tamaño, forma o resistencia de los embalajes, sino también teniendo en cuenta los destinos, el tiempo y las características del transporte utilizado en la cadena de frío.

 

Gama variada

La gama de Troquel Servis en conjunto es muy amplia y cubre desde los embalajes de alta capacidad o con conformaciones especiales para el transporte de cargas industriales a otros que tienen especificaciones concretas destinadas a adecuarse de la mejor manera al artículo que contienen, como los no abrasivos, los reutilizables o los antiestáticos.

La compañía cuenta actualmente con la certificación ISO 9002 y también comercializa contenedores para mercancías peligrosas cumpliendo con los certificados de calidad correspondientes que marca la legislación.