Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Disalfarm, la alianza logística de tres gigantes farmacéuticos

28/03/2014

Las medicinas de Bayer, Boehringer Ingelheim y Novartis compiten en las farmacias españolas, pero esa rivalidad no ha sido un obstáculo para que los tres laboratorios hayan engendrado un operador logístico propio, participado al 33% por cada uno de ellos. La sociedad resultante, Disalfarm, controla el 15% de la cuota del mercado nacional de la distribución de especialidades farmacéuticas y ha permitido a los socios reducir costes y mejorar su servicio.

La oferta del mercado logístico español de finales de la década de los noventa para el sector farmacéutico no convencía a los grupos alemanes Bayer y Boehringer Ingelheim ni al suizo Novartis, que por aquel entonces buscaban mejorar en España sus instalaciones, aumentar su capacidad de almacenaje y potenciar la distribución. Esta problemática compartida llevó a estas tres empresas, que compiten en el mismo sector, a crear una estructura logística común. De este modo surgió Disalfarm, una compañía que concentra las operaciones nacionales de almacenaje y distribución de especialidades farmacéuticas de los tres laboratorios, los cuales poseen, respectivamente, un 33% del operador.

El proyecto de Disalfarm se puso en marcha a finales de 1997 y, en julio de 2000, entraron en funcionamiento las instalaciones que el operador tiene en Rubí (Barcelona). Esta localidad catalana se encuentra equidistante de los centros de producción de los tres socios, localizados en Barberà del Vallès (Novartis), Sant Cugat (Boehringer) y Sant Joan Despí y la Zona Franca de Barcelona (Química Farmacéutica Bayer –QFB–).

“No es una idea nueva, ya que estos y otros laboratorios ya han creado alguna joint venture parecida en diferentes países. Donde sí es innovadora es en España”, afirma Pere Vandellós, responsable de operaciones de Disalfarm, quien, no obstante, añade que en los últimos años han surgido en España operadores logísticos que ofrecen servicios especializados de calidad para el sector farmacéutico, que demanda una operativa diferenciada.

El acuerdo estratégico alcanzado ha permitido a estas multinacionales fortalecer su posición en el mercado español y optimizar su servicios en cuanto a calidad, prestaciones adicionales, capacidad, flexibilidad horaria y costes. Las sinergias también han permitido que la gestión de la instalación sea más adaptable a la demanda de los clientes (mayoristas, farmacias, hospitales, etc.), así como la estricta observación de las normas GMP de calidad farmacéutica y CPREVEN de seguridad. Vandellós afirma que, además de la reducción de costes obtenida “gracias al poder de negociación que se ha adquirido en cuestiones como el transporte”, los tres laboratorios han experimentado una notable mejoría en la prestación de sus servicios: “Aquí se ha instalado —asegura— tecnología más avanzada que la que tenían algunos de ellos para la preparación de pedidos y el almacenaje. También se han perfeccionado los controles y se ha reducido el nivel de incidencias”.

Infraestructura flexible

Disalfarm cuenta con una superficie edificada de 9.706 m2. El centro dispone de un silo de estanterías de paletización convencional con 12.900 huecos, para paletas almacenadas a temperatura controlada (siempre inferior a 25º), y una cámara frigorífica (entre 2º y 8º) con otros 288 huecos. Anexa al silo se encuentra una nave climatizada destinada al picking de los productos. La inversión total de los socios en la instalación fue de 12 millones de euros.

La estructura arquitectónica del centro es modular, por lo que puede ser fácilmente ampliado. “A la hora de elegir qué tipo de almacén nos convenía —afirma Vandellós— nos fijamos, sobre todo, en que la instalación fuera rentable, muy operativa y que nos permitiera ser flexibles de cara a futuras ampliaciones”. Con anterioridad a la creación de Disalfarm, cada laboratorio disponía de su propio almacén de distribución. Bayer aplicaba alta tecnología en la preparación de pedidos con carruseles horizontales, sin embargo su depósito estaba dispuesto en diferentes plantas y no resultaba demasiado operativo. Novartis contaba con transelevadores aunque el sistema de picking era básicamente manual. Por último, Boehringer disponía de un típico almacén convencional.

Disalfarm almacena 750 referencias a temperatura controlada por debajo de 25º y otras 60 en la cámara frigorífica. Anualmente expide 1,3 millones de bultos (más de diez toneladas de mercancía), que corresponden a una cifra superior a los 200 millones de unidades, entre especialidades farmacéuticas de prescripción médica, medicamentos de uso hospitalario y veterinario y líneas EFP (Consumer Health Care).

Los sistemas de información de Disalfarm incluyen controles de trazabilidad (lote), FEFO (gestión por caducidad), cuarentena y gestión por códigos de barras y radiofrecuencia. Además del almacenaje, el operador ofrece los servicios de preparación de pedidos, distribución y administración de devoluciones (reenvío al laboratorio y clasificación). La circunstancia de manejar datos de diferentes socios que, a su vez, son competencia no ha sido, según Vandellós, ningún problema. “Todos los canales que utilizamos están estandarizados y son los mismos para los tres. Evidentemente, la información que reciben es confidencial para cada uno de ellos, pero eso no significa que después pueda interesarles compartirla, ya que existe un muy buen grado de interrelación entre las tres partes (de hecho, nosotros presentamos siempre cifras globales de movimientos)”.

“De todos modos —continúa el responsable de operaciones— no necesitan preguntarnos nada, porque entre ellos mismos hacen benchmarking y se ayudan mutuamente. En cualquier caso, el objetivo del negocio del sector farmacéutico está en la investigación y la producción, y aquí lo que se comparte son datos logísticos”.

Nuevos clientes

El consejo de administración de Disalfarm está formado por dos representantes de cada compañía copartícipe. QFB, Boehringer y Novartis son hoy por hoy los únicos clientes del operador, sin embargo, el objetivo de los tres socios es ampliar las instalaciones y ofrecer todos los servicios a otras empresas. “Más de un laboratorio ya se ha interesado, porque somos un referente dentro de la industria farmacéutica y las instalaciones se construyeron teniendo en cuenta esta posibilidad”, afirma Vandellós.

Bayer, Boehringer y Novartis tienen su propio espacio reservado en cada una de las zonas del centro. No obstante, esta disposición puede variar en función de las necesidades de la operativa. En este capítulo, Disalfarm es el encargado de gestionar ese espacio y procurar que nadie pueda verse perjudicado en ningún momento.

La mercancía llega a Rubí en paletas que contienen un solo lote y una única referencia. Éstas se identifican con una etiqueta y un código de barras y se introducen en el silo, que es caótico y está organizado por un sistema informático que gestiona las entradas y salidas atendiendo a la caducidad (FEFO). El almacén cuenta con 20 estanterías estructuradas en diez pasillos, que disponen de 13 niveles de carga con huecos de 1,20 m de altura y capacidad para tres unidades en cada uno de ellos. Cada fila de estanterías tiene dos ménsulas de entrada y dos más de salida para depositar las paletas.
 

El centro de Disalfarm en Rubí recibe una media diaria de 400 paletas y expide por jornada unos 7.000 bultos, entendiendo por bulto una paleta entera, una caja o una unidad de producto


El silo se comunica con la nave de picking a través de una puerta rápida. Esta nave cuenta con una zona de estanterías convencionales en la que se preparan los pedidos de cajas completas. Allí se trabaja a dos niveles y se lleva a cabo un “picking tour” mediante máquinas recogepedidos y un sistema de radiofrecuencia. El área de picking a la unidad dispone de una instalación de estanterías dinámicas, donde se emplea el sistema pick to light. Los operarios cogen los productos en la cantidad que señala cada indicador y los depositan en un transportador de rodillos que desemboca en una cinta aérea. Ésta, a su vez, comunica con el shorter y mediante toboganes se clasifican los bultos en función de la agencia de transporte a la que van asignados. En las instalaciones trabaja un equipo de 60 personas.

Si los medicamentos van directamente a hospitales o no están destinados a la venta al público, salen de la banda transportadora (por carriles laterales) para poder anularles el precinto de la Seguridad Social. Posteriormente, las cajas vuelven al circuito. También sale temporalmente de la cinta la última caja de cualquier pedido, para adjuntarle el albarán, o los bultos que, aleatoriamente, pasan por controles de verificación.

Disalfarm distribuye antes de 24 horas el 20% de sus expediciones. Se trata de aquellos pedidos —generalmente para hospitales o servicios urgentes de mayoristas— que se reciben antes de las 14 horas. Se preparan y salen en el mismo día, bien por un servicio convencional de transporte o por uno urgente, como en el caso de los productos necesarios para los transplantes (que los hospitales no tienen en stock). Otro 75% de las expediciones se sirven en un máximo de 24 horas, mientras que el 5% restante son pedidos especiales que tienen una fecha de entrega predeterminada o que, como en el caso de Canarias, sólo se envían los días establecidos de antemano.

La conservación de los medicamentos almacenados depende del funcionamiento del sistema eléctrico, por lo que Disalfarm dispone de generadores de energía que se pondrían en marcha de forma automática en caso de que se produjese un corte de luz. Además, la empresa ha firmado contratos de mantenimiento que garantizan un rápido restablecimiento del servicio.

Agilidad en la rotación

El centro de Rubí recibe una media diaria de 400 paletas (entre diez y doce camiones), con picos de hasta 600 unidades. La playa de recepción sólo está preparada para recibir entre 240 y 270 paletas, por lo que esta zona requiere gran agilidad en la rotación de la mercancía y su inserción en el sistema de almacenaje. Disalfarm expide por jornada una media de 7.000 bultos (entendiendo por bulto una paleta entera, una caja o una unidad de producto), con puntas de hasta 9.500. Los operarios del almacén disponen de cuatro carretillas convencionales, tres trilaterales, tres recogepedidos y tres transpaletas eléctricas para realizar la operativa.

Disalfarm quiere potenciar en el futuro la preparación de cajas completas, que representan el 70% del picking que realiza el operador. Por otra parte, la empresa también pretende automatizar la preparación tanto en la cámara frigorífica como en el área de psicofármacos, para conseguir una mejora de la productividad. Para los psicotrópicos, que ocupan una zona de estanterías de paso restringido y situada al final de la nave, Disalfarm estudia, entre otras posibilidades, la instalación de una carrusel.

Fuente: Daniel Martínez
 
Los tres socios en España

El grupo químico-farmacéutico Bayer, con sede en Leverkusen (Alemania) emplea a más de 122.000 personas en todo el mundo y cuenta con más de 180.000 patentes y 70.000 marcas registradas. Su facturación supera los 31.000 millones de euros. Química Farmacéutica Bayer (QFB) es una empresa del grupo en España que pertenece a su área de salud. Produce y suministra medicamentos de prescripción médica y de automedicación, además de equipos y sistemas para el diagnóstico. También comercializa insecticidas, insectífugos y productos veterinarios. En la actualidad, está compuesta por las divisiones de farma, consumer care, diagnósticos y sanidad animal.

El grupo Boehringer Ingelheim tiene su sede central en Ingelheim (Alemania). La corporación, que este año celebra el 50 aniversario de su instalación en España, aglutina tres laboratorios: Boehringer Ingelheim, Europharma y Laboratorios Fher. Cuenta con 1.139 empleados y dos centros de producción internacional en la provincia de Barcelona, uno químico en Malgrat de Mar y otro para especialidades farmacéuticas en Sant Cugat del Vallès. El grupo alemán se encuentra entre las 20 primeras compañías farmacéuticas del mundo, con 138 empresas afiliadas y una facturación que supera los 6.188 millones de euros. Boehringer Ingelheim está orientada a los productos farmacéuticos de uso humano, veterinario y químico.

Novartis, con sede central en Basilea (Suiza), emplea a 71.000 personas. El grupo está entre las cinco primeras compañías de cuidado de la salud y está presente en 140 países. En 2001, obtuvo unas ventas por un valor superior a los 16.600 millones de euros. En España, Novartis tiene sus oficinas en Barcelona, donde posee tres fábricas: la planta de especialidades farmacéuticas de Barberà del Vallès, la fábrica de materias primas (penicilinas y macrólidos) de Les Franqueses del Vallès y la de Novartis Consumer Health de Parets.

 


Ficha técnica del silo de paletización convencional de Disalfarm


 
  • Longitud: 62,2 m
  • Anchura: 43,2 m
  • Altura: 13 m
  • Nº de estanterías: 20
  • Nº de pasillos: 10
  • Niveles de carga: 10
  • Longitud de los módulos: 2,70 m
  • Capacidad por hueco: 3 paletas
  • Capacidad total: 12.900 paletas de 800x1.200x1.100 mm
     
Ficha técnica del almacén de cajas paletizadas para picking


 
  • Longitud: 55,6 m (una estantería) y 40 m (seis estanterías)
  • Anchura: 15,5 m
  • Nº de estanterías: 7
  • Nº de pasillos: 3
  • Niveles de carga: 2
  • Nº de módulos: 14
  • Longitud de los módulos: 2,70 m
  • Capacidad por hueco: 2 paletas
  • Capacidad total: 416 paletas de 1.200x800x1.100 mm
     


Ficha técnica de la instalación de picking dinámico


 
  • Tipo de estante: Plataforma de picking dinámico con roldanas
  • Longitud de la estructuras dinámicas: 5 de 4.447 mm y 2 de 2.398 mm de largo
  • Fondo: 3.000 y 3.500 mm
  • Altura: 2.500 y 3.000 mm
  • Nº de niveles: 3 y 4
  • Nº de cuerpos en longitud: 1 y 2
  • Longitud de cada cuerpo: 2.300 mm
  • Nº de minicarriles por nivel: 15
  • Bandeja de presentación: En todos los niveles menos en el primero, que incorpora módulo con cinta transportadora
  • Capacidad total: 650 canales
  • Carga máxima por unidad de carga: 10 kg.



 

Ficha técnica del almacén refrigerado de paletización convencional:


 
  • Longitud: 16,7 m
  • Anchura: 20,1 m
  • Nº de Estanterías: 8
  • Nº de pasillos: 4
  • Niveles de carga: 3
  • Longitud de los módulos: 2,70 m
  • Capacidad por hueco: 3 paletas
  • Capacidad total: 288 paletas de 800x1.200x1.100 mm