Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Un día en Controlsa

27/03/2014

Hoy ya no es suficiente con fabricar bien un determinado producto,hay que innovar si se quiere participar en un mercado exigente y competitivo.Controlsa,firma especializada en investigación,diseño y fabricación de cerramientos industriales,es un buen ejemplo de cómo la política basada en la I+D+i es una potente arma comercial.

En nuestro país se pueden encontrar valiosos casos en que el interés por la investigación y el desarrollo (I+D) puede ser una importante baza para el éxito de una empresa familiar. Hacer las cosas de una manera distinta, adelantarse al mercado y dictar las reglas del juego son algunas de las ventajas competitivas que la innovación puede conferir a una compañía.

Ése es el caso de Controlsa, firma especializada en cerramientos industriales. Su director comercial, Sergio Iglesias, acompaña a Logismarket en una visita a sus instalaciones y revela el funcionamiento de una innovadora empresa familiar metida de lleno en el siglo XXI.

09.00: Mimar la I+D

A estas horas, en el departamento de I+D, Miguel Ángel Iglesias y Rubén Iglesias están enfrascados en mimar e-l principal valor de la empresa: la innovación. Padre e hijo son los encargados de los nuevos desarrollos, una de las fortalezas de la compañía y uno de los principales motores de su día a día.

En 1994 comenzamos a trabajar con puertas rápidas. Nuestro punto fuerte fue que ya en 1992 habíamos empezado a emplear convertidores y autómatas para las puertas de las cámaras frigoríficas. Con los primeros se conseguía utilizar energía monofásica –en lugar de trifásica– y con los autómatas se dotaba a las puertas de un movimiento muy suave”, explica Sergio Iglesias.

Con esas prestaciones, la firma empezó a instalar sus productos en grandes empresas, especialmente en el sector de la distribución en el que, según la propia Controlsa, ocho de cada diez puertas llevan su marca. Sergio Iglesias comenta acerca de la sociedad que “siempre nos hemos inclinado por hacer lo que los demás no hacían. Quince años atrás nadie apostaba por las puertas rápidas y actualmente todo el mercado trabaja con ellas”.

10.00: Clientes en contacto

Las novedades e innovaciones no pasan desapercibidas en el mercado. Los clientes se ponen en contacto con la empresa por teléfono, principalmente, aunque, según Iglesias, “a través de Internet entran cada vez más peticiones.Sabíamos que gracias a la Red nos llegarían clientes, pero realmente nos ha sorprendido”.

También –prosigue iglesias- la utilizamos para darnos a conocer en cada país en el que nos instalamos. Cuando abrimos una nueva delegación nos incluimos en el directorio local de la web Logismarket y así captamos tráfico y clientes potenciales” Los contactos on-line complementan a los que llegan por medios más tradicionales.

La mayoría de ellos conocen la empresa, según Sergio Iglesias, “a través del boca a boca, dado que proporcionamos un producto y un servicio que satisface al cliente”. Otra de las bazas que Controlsa juega es la de las ferias, en donde es posible hacer un contacto de calidad con los posibles compradores, ya que, como apunta Iglesias,“el nuestro es un producto que el cliente quiere ver y tocar,y eso la feria lo facilita”.

12.00: Llamada de un comprador

Pasada la media mañana ha entrado la llamada de un posible comprador al que se irá a visitar. “A veces, con el catálogo en mano, el cliente fija las medidas, se le propone un presupuesto y si, en principio, le cuadra, se le visita para cerrar la venta.En otras ocasiones hay que acordar una cita previa para conocer sus necesidades”, asegura el responsable comercial de Controlsa.

13.00: Visita de un comercial

A esa actividad se acaba de marchar uno de los comerciales. Tendrá que identificar las necesidades de un cliente, que pueden ser muy variadas y específicas (por el control de las condiciones de tempe- ratura o las sanitarias, por ejemplo). Y es que en el producto de Controlsa se trabaja a medida.

El director comercial de la empresa explica que no se trata sólo de una cuestión de variedad, “en el mercado hay de todo, pero cada fabricante se especializa en hacer su producto de una manera; nosotros tenemos distintos tipos de materiales y colores para las puertas, y ofrecemos mucha diversidad en los sistemas eléctricos”.

También es una cuestión de dimensiones. En España no se emplean estándares en los tamaños de los huecos, por lo que las puertas van a medida de cada planta. “Hemos llegado a encontrarnos con alguna instalación en la que había una docena de huecos y ninguno de ellos era igual a otro”, analiza Iglesias.

16.00: Fase de producción

El acabado de una de esas puertas se efectúa en estos momentos en producción, concretamente, una ventana que se está practicando en la lona. En condiciones de diseño a medida, rige el principio just in time. En Controlsa no se trabaja con stock, pero eso no les impide cumplir con los plazos.

Cuando la instalación del cliente ya está disponible para la integración de las puertas, se cuenta el tiempo necesario y el de la petición del usuario y en función de ello se envía una orden a la fábrica.“Los tiempos de Las puertas que se fabrican en Controlsa se tienen que elaborar a medida para cada cliente. Los clientes, sobre todo los de distribución, han sido siempre muy ajustados y eso nos ha hecho flexibles”, comenta Sergio Iglesias.

Tras la fabricación, vendrá la instalación,que puede llevar desde tres horas, para puertas básicas, a una jornada o dos días, en el caso de montajes muy complicados. El montaje consiste en la implantación de unos perfiles de metal que actuarán como soporte y guía para la puerta enrollable. Sobre el larguero superior se coloca un tambor encargado de enrollar la puerta. La instalación se completa con un convertidor eléctrico y un autómata.

 

ABRIR LA VENTANA A LA INNOVACIÓN

Dedicada a la investigación, el diseño y la fabricación de puertas, cerramientos y automatismos industriales, Controlsa fue fundada por Miguel Ángel Iglesias en 1988, pero no sería hasta 1992 cuando comenzó realmente la actividad en su sector, con la introducción de tres productos: la puerta batiente, la puerta de lamas y el kit electrónico para cámaras frigoríficas.

A lo largo del tiempo, la firma ha ido perfeccionando nuevos productos exclusivos que ha patentado internacionalmente. En estos años de investigación, destaca el desarrollo, en 1994, de la puerta enrollable autorreparable, que le supuso un trampolín para su popularidad. Desde entonces, Controlsa no ha dejado de crecer, como lo demuestra su expansión internacional.

En la actualidad tienen presencia en Portugal, México, Italia, Holanda, Alemania y desde hace poco en Tailandia. También están en tratos con países de la Europa de los 25, África del Norte y Oriente Medio. Asimismo ha finalizado instalaciones en otras partes del mundo, como Brasil, Mozambique, India, Mauritania, Angola, Israel, Rusia, Argentina y Ecuador, entre otros.

_____________________________________________________________________________

UNA PUERTA QUE SE “CURA”

Autorreparable. Se trata de un adjetivo que aplicado a cualquier objeto hace pensar en ciencia ficción. Sin embargo, no lo es. Desde 1994 Controlsa dispone de un producto patentado –y en exclusiva mundial–, que consiste en una puerta de lona autorreparable. El invento es innovador por ingenioso y sencillo.

Es una puerta que, en caso de choque contra ella, se desprende de sus guías, de tal manera que ni las personas, ni las máquinas de manutención o ni tan siquiera el propio dispositivo sufren daños. La capacidad autorreparable se basa en un método por el que, en el momento en el que ocurre un incidente, la lona vuelve a introducirse por sí misma en las guías cuando se cierra, con sólo pulsar un botón.

Evitar los daños

Este sistema de seguridad se combina con otro, según el cual, en el supuesto de que la célula de seguridad no detecte la presencia de una persona o un objeto en el recorrido de la lona, la puerta dispone de un sistema sensitivo electrónico –también patentado–, que identifica el obstáculo e invierte el sentido del motor; así no se cierra ni causa daño.

Controlsa dispone de muchos tipos de lona, tanto en grosores y colores, como en materiales, y las puertas pueden tener mirillas, ser ignífugas, apútridas, antifungicidas y resistentes a rayos UV.

 

EL DESAFÍO

Dedicaremos 3.000 m2 a las puertas rápidas

Sergio Iglesias, director comercial e hijo del fundador.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta Controlsa en la actualidad?

Nos encontramos en un proceso de cambio en la empresa. No sólo porque nos hallamos en una fase de internacionalización desde hace varios años, sino también porque estamos profesionalizándonos en esa dirección.

¿Y frente al mercado?

Desde hace 11 años que salimos al mercado internacional, hemos visto que las certificaciones y cumplir con las normativas resulta indispensable para continuar con la actividad en el futuro. Esa es la razón de que, por ejemplo, en Alemania se haya pasado de 30 fabricantes de estos productos a cuatro en muy poco tiempo.

Además, cuando la empresa familiar crece son necesarios algunos cambios... Sí. Hace cuatro años pasamos de tener un taller a disponer de una fábrica y ahora tendremos que hacer funcionar al cien por cien las nuevas instalaciones que abriremos en otoño. Serán 3.000 m2 dedicados, en exclusiva, a las puertas rápidas. Eso supone triplicar el espacio y cuadriplicar la producción.

¿Contar con un taller propio desde el principio ha supuesto alguna ventaja?

Desde siempre hemos fabricado todos los elementos de las puertas, lo que nos ha permitido tener dos ventajas competitivas: poder despachar el producto en tiempo real y, por lo que se refiere a la innovación, conocer de primera mano los problemas que pueden surgir con los componentes.