Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Centroamérica: cambios en la distribución

20/03/2002

La distribución centroamericana está inmersa en un proceso de concentración, a raíz de la recién alianza estratégica firmada entre Paiz-Ahold de Guatemala y CSU de Costa Rica, que permite crear un líder de la distribución en Centroamérica. Otros grupos podrían entrar en esta alianza. Con el afianzamiento del holandés Ahold, se confirma también la internacionalización del sector.

La noticia ha pasado casi desapercibida, sin embargo fue una de las más destacadas del año en Centroamérica. El 2 de noviembre pasado, se anunció que Paiz-Ahold de Guatemala, la alianza formada entre la familia Paiz y su socio internacional, Royal Ahold, había firmado una nueva alianza estratégica con la cadena de supermercados e hipermercados Corporación de Supermercados Unidos (CSU) de Costa Rica.

Un nuevo gigante de la distribución

La nueva alianza agrupa a dos entidades fuertes:
 

  • La Fragua es una empresa guatemalteca, perteneciente a la familia Paiz. Cuenta con 96 tiendas en Guatemala donde es el líder indiscutible de la distribución. También opera en El Salvador (20 tiendas) y en Honduras (10 establecimientos). En diciembre de 1999, el grupo holandés Royal Ahold entró en la empresa, adquiriendo un 50% del capital. La Fragua opera desde 1928 y abrió su primera tienda de autoservicio en Centroamérica en 1959.
  • CSU, controlada por la familia Uribe, es líder en Costa Rica (94 tiendas) y tiene posiciones en Nicaragua (19 tiendas) y en Honduras (14 establecimientos). La compañía cuenta también con varios centros de producción y procesamiento de carne, pan y confecciones, que incluyen en esta negociación. En un futuro cercano, estas plantas de producción podrán servir a otros negocios de CARHCO.

Esta unión creará la operación más grande de ventas al por menor en la región centroamericana, particularmente en alimentación. Las entidades tienen una complementariedad geográfica completa y cubren todo el istmo centroamericano (excepto Panamá). Las dos empresas han decidido operar una especie de reparto geográfico. La Fragua abandonará sus planes de inversión en Costa Rica y Nicaragua, mercados reservados a CSU.

La nueva entidad se denominará Central American Retail Holding Company (CARHCO). Paiz-Ahold ha adquirido las dos terceras partes de CARHCO y CSU tiene la otra tercera parte. Las tres compañías, La Fragua, CSU y Royal Ahold, tendrán igual representación y voto.

CARHCO tendrá ventas de aproximadamente 1.300 millones de dólares en el área centroamericana, provenientes de 253 tiendas, de las cuales, 55 son supermercados, 7 hipermercados, 1 club de compras y 185 tiendas de descuento. Las tres compañías son rentables y emplean aproximadamente a 15.000 personas.

La nueva alianza tiene objetivos ambiciosos. Ante todo, se esperan reducir costes y generar economías de escala. La idea es seguir creciendo en la zona, ofreciendo una diversidad de formatos, lo que permite atender los diferentes segmentos de consumidores, e incrementar la oferta de productos, nacionales e internacionales. La nueva entidad espera tener una penetración del 50% en la zona centroamericana, que cuenta con 35 millones de habitantes.

Está previsto un crecimiento futuro en otros países donde se puedan hacer asociaciones o adquisiciones. "Tenemos la ambición también de formar equipo con otros operadores de supermercados en países donde actualmente no tenemos presencia" declararon de forma conjunta los presidentes de La Fragua, Carlos Paiz y de CSU, Rodrígo Uribe.

 

La concentración no ha acabado

Un elemento importante del acuerdo es que no significa una fusión. Los dos grupos mantienen sus identidades y sus estrategias respectivas. Por ejemplo, La Fragua tiene un importante plan de inversiones, con la instalación de un hipermercado y de dos supermercados en El Salvador. En Honduras está prevista la apertura de un supermercado y de varias tiendas de descuento.

Por otra parte, varios grupos y empresas independientes podrían ser adquiridas en los próximos meses. En cada país, hay empresas privadas de distribución como, en Guatemala, la cadena de supermercados Multimart, propiedad de la familia Leal, Super 24 (familia Castillo) o La Torre (familia Ruiz). En Nicaragua, existen las cadenas de supermercados La Colonia y La Unión pertenecientes a la familia Lacayo; y en Honduras el grupo de supermercados La Colonia.

Queda pendiente saber cual será el futuro del grupo Calleja, que domina la distribución en El Salvador (28 supermercados Super Selectos). Este grupo ha ido adquiriendo empresas en El Salvador (Unimart, La Tapachulteca), sin hacer incursiones en mercados vecinos.

 

Internacionalización de la distribución

Un aspecto importante de esta operación es que, además de la concentración, se confirma el proceso de internacionalización de la distribución, visible en México y en América del Sur. En este caso el beneficiario no es un grupo francés o estadounidense, sino la cadena holandesa Ahold que va tejiendo su maraña en América Latina gracias a inversiones en grupos locales (como Bompreço en Brasil, Santa Isabel en Chile y Disco en Argentina).

La internacionalización es un fenómeno reciente ya que la presencia de operadores extranjeros en la zona ha sido prácticamente nula hasta hace poco. La alianza con el grupo Paiz, líder en Guatemala, fue firmada a finales de 1999. Aparentemente, ha sido beneficiosa para Ahold, ya que permitió entrar en Centroamérica. El proyecto CARHCO afianza esta presencia.

Otro ejemplo de inversión extranjera es el de Price Smart (Estados Unidos) en varios países centroamericanos a partir de 1994. El grupo cuenta ahora con tres tiendas en Guatemala, dos en Honduras y dos en El Salvador. La inversión realizada en 1999-2000 ascendería a unos 150 millones de dólares.

Fuente: Mercados Latinoamericanos nº 84