Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Biocarburantes: el ‘petróleo verde’

27/03/2014

Algunos analistas auguran que dentro de 40 años ya no quedará más petróleo. En la búsqueda de soluciones para paliar este problema, los biocarburantes se presentan como una opción interesante. Uno de los principales es el bioetanol, un alcohol etílico producido a partir de la fermentación de azúcares que se encuentran en productos vegetales.

En EE UU se extrae del maíz; en Brasil, de la caña de azúcar; en España, de la remolacha y del cereal; y en los países nórdicos, de la celulosa procedente de la madera. El E85,es decir, el etanol mezclado en diversas proporciones con la gasolina (85:15 es la más frecuente) puede ser empleado como combustible de automoción.

Hoy ya se fabrican automóviles preparados específicamente para utilizar tanto nafta como diversas mezclas de ésta con etanol. Son los denominados coches flexibles (FFV). Otro biocarburante es el biodiesel, producido a partir de grasas vegetales y animales. Las materias primas más utilizadas para elaborarlo son el aceite de colza, el de girasol, de soja y los aceites de frituras. Puede sustituir totalmente al gasóleo o ser mezclado en distintas proporciones con él para su uso en motores.

 

Por qué usarlos

Entre las ventajas de los biocarburantes encontramos que tanto el bioetanol como el biodiésel son renovables, biodegradables y medioambientalmente favorables; reducen las emisiones contaminantes y la lluvia ácida; mejoran la calidad del aire en zonas urbanas; no contaminan el agua; y contribuyen a la reducción de residuos.

Asimismo, disminuyen la dependencia de las importaciones de crudo y pueden mitigar el riesgo de subida en los precios de las gasolinas y los gasóleos. Promueven igualmente nuevas inversiones en zonas rurales creando numerosos puestos de trabajo. Pero tampoco son la solución perfecta.

El poder energético del etanol, por ejemplo, es un 30 ó 40% menor que el de la gasolina, por lo que, a igualdad de capacidad de depósito, la autonomía se reduce sensiblemente. Otro inconveniente que dificulta su uso en automoción es la inexistencia de una red adecuada para abastecer al parque automovilístico.

En EE UU sólo lo expenden 700 estaciones de servicio, de las 170.000 existentes. En España, de las 8.000 gasolineras que hay, apenas dos centenares proporcionan combustibles ecológicos. También está por verse si los carburantes verdes podrán competir con los tradicionales el día que no tengan exenciones de impuestos y subvenciones de las arcas europeas.

La apuesta de Abengoa

Quien no duda en apostar por los biocarburantes es la empresa española Abengoa. Se trata del primer productor de etanol europeo, con una capacidad instalada de 526.000 millones de litros, y el quinto en Estados Unidos, con 420.000 millones. Durante 2006,ya ha exportado a la Unión Europea más de 80.000.000 de litros. Entre sus explotaciones actuales se hallan tres plantas de bioetanol de cereal en España: Ecocarburantes Españoles, Bioetanol Galicia y Biocarburantes de Castilla y León.

Si en nuestro país se quiere cumplir con el objetivo fijado en el Plan de Energías Renovables –el 5,83% del combustible utilizado deberá ser un biocarburante en 2010 –, habrá que multiplicar por 16 la actual cifra de consumo: un escasísimo 0,44% del mercado nacional.

Pablo Eugui, presidente de la sección de biocarburantes de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), explica que los productores españoles ven factible la consecución de esta meta siempre que se empiecen a incorporar de manera urgente e inmediata una serie de medidas en materia de fiscalidad, especificaciones, automóviles, agricultura y logística.“El sector está comprometido en garantizar la producción y el suministro necesario para cumplir las metas fijadas”, asegura Pablo Eugui.

_______________________________________________________________________________________

Brasil y EE.UU. dicen sí a los combustibles

Debido al precio creciente del petróleo y a la importancia geoestratégica de la independencia energética, el Gobierno estadounidense se ha comprometido a aumentar la obtención de combustibles verdes.

El plan energético norteamericano, Energy Bill 2005, destaca que la producción nacional de biocarburantes debe alcanzar un mínimo de 7.500 millones de galones (28.450 millones de litros) antes de 2012.

Para incentivar su utilización, la cadena de hipermercados Wal-Mart empezará a dispensar E85 (85% alcohol y 15% gasolina) en todas sus estaciones de servicio. La situación brasileña es diferente, pero no menos prometedora. Como salida a la crisis del precio del petróleo de la década de los setenta, el Gobierno implantó un programa para adoptar el etanol como combustible.

Pero una subida internacional del precio del azúcar, algunos años después, hizo que los productores de caña dejaran de destilar alcohol en favor del azúcar, que aportaba más benéficos, desabasteciendo al mercado interno. Consciente del aumento del precio del petróleo y del posible desabastecimiento de las próximas décadas, el estado sudamericano decidió apostar nuevamente por el biocombustible.

En 2002, el etanol ya era más competitivo que la gasolina antes de la exención de impuestos. Hoy en día, la mitad de los 6.000 millones de litros que se venden de este alcohol en el mundo es brasileño.

El uso se extiende

Otro hito que ha contribuido al desarrollo de este alcohol en el país carioca es la comercialización de los coches flexifuel (que funcionan con carburante verde y convencional). Se inició en Brasil en 2003 y ese año sólo un 6% de los autos que se vendían estaba adaptado a los dos tipos de combustible.

En 2004, fue el 25,9%; en 2005, pasó al 53%; y en enero de este año se disparó hasta el 73%. China, por su parte, ya ha construido la planta más grande de etanol. Alemania se consagra como el mayor productor de biodiesel y Francia planea triplicar su producción de ambos combustibles verdes en 2007.

_______________________________________________________________________________________

Coches con biocarburantes

El primer automóvil de la historia, el mítico Ford T, no utilizaba gasolina, sino etanol. También las incipientes versiones latinoamericanas de los legendarios escarabajos de Volkswagen. Hubo que esperar casi cien años para que coches de consumo masivo salieran al mercado adaptados a los combustibles verdes.

Fiat ha lanzado en Brasil el Siena Tetrafuel, que funciona con gasolina, etanol puro, E85, gas natural comprimido o biogás. Su coste supera al modelo tradicional en tan sólo 800 euros y se especula con una supuesta introducción de esta versión en China y Europa. Ford España, que comenzó vendiendo el Focus Flexifuel a flotas pertenecientes a instituciones, ha iniciado la comercialización masiva de este producto a un precio de 17.000 euros.

El Ayuntamiento de Madrid, que cuenta con un surtidor de bioetanol, ha incorporado a su flota cinco unidades de este modelo. EL 80% DE LAS VENTAS Por su parte, el Saab 9-5 BioPower (utilizable con gasolina o con E85) se comercializará en España a principios de 2007. En Suecia, los modelos Biopower representan un 80% de todas las ventas de su gama.

En el mismo país, donde el precio del combustible E85 es un 25% menor que la gasolina, los dueños de esta clase de autos están exentos de pagar aparcamientos y peajes a la entrada de las ciudades. Asimismo, el Consistorio valenciano y la Empresa Municipal de Transportes de esa comunidad lideran el proyecto Ecobus, que consiste en la recogida selectiva de aceite vegetal usado procedente de la fritura de alimentos y en su posterior conversión en biodiésel.