Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Almacenaje por acumulación para 10.000 paletas en Logística Ribé

28/03/2014

Logística Ribé inició sus actividades el pasado mes de marzo con la inauguración de dos almacenes de paletización compacta con capacidad para cerca de 10.000 paletas en Espinelves (Girona). La empresa tiene como principal cliente a unos de los primeros productores de agua embotellada de España.

Tras cuatro años madurando el proyecto, el pasado mes de marzo se puso en marcha Logística Ribé. La compañía catalana se gestó en el seno de la empresa familiar Transportes Ribé, que tras más de 50 años de actividad decidió dar el salto a la logística y crear esta nueva sociedad. Logística Ribé ha puesto inicialmente sus recursos al servicio del que era y es el principal cliente de su compañía de transportes, Nestlé Waters, que cuenta con marcas como Viladrau, Aquarel, San Narciso, Imperial, Perrier, Peñaclara y Vittel, entre otras.

La relación entre la multinacional de la alimentación y el novísimo operador logístico de los Ribé no es casual. La excelente ubicación de las naves de Logística Ribé (situadas en la población de Espinelves, a siete kilómetros del manantial de Viladrau, en el macizo del Montseny) y la experiencia previa con Transportes Ribé, que destina el 60% de su flota a la distribución de las aguas de Nestlé Waters España, han sido decisivas.

La nueva empresa de logística se estrena con dos naves de almacenaje de 2.500 m2 y 2.200 m2 respectivamente, edificadas sobre una parcela de 11.000 m2. Ambos almacenes tienen una altura de 9,5 m y están equipados principalmente con estanterías de paletización compacta, cuya capacidad exacta es de 9.635 paletas.

Sobre sus primeros pasos en el mundo de la logística, el responsable de la compañía, Ramón Ribé, afirma que, tras más de medio siglo dedicados al mundo del transporte, han constatado que ambos sectores están más interrelacionados que nunca. “Para las pequeñas empresas de transporte hoy en día no es viable trabajar para multinacionales, porque hay mucha competencia”. En este panorama, en el que, según explica gráficamente Ribé, las “grandes empresas de logística se encargan de ofrecer todos los servicios y te machacan”, el responsable de la firma catalana sólo ve dos soluciones: “o te subes al carro de la logística o te asocias con alguien, porque la típica figura del autónomo está desapareciendo”.

Al mismo tiempo, con la creación de una empresa de logística, Transportes Ribé (que comparte socios con la nueva sociedad logística) ha pasado a ocuparse de la distribución de Nestlé Waters en toda España, Portugal y el sur de Francia. De esta manera, ha adquirido un volumen de trabajo que la aleja, según sus responsables, de posibles competencias por parte de pequeñas empresas de transporte, que ya no serían capaces de asumir esa labor ni de aportar el valor añadido en cuanto a almacenaje y logística a esas operaciones de transporte.

Ampliar mercado

Ofrecer servicios de logística también ha permitido a Transportes Ribé ampliar mercado dentro del mismo sector del agua embotellada, puesto que antes sólo distribuía la marca Viladrau y ahora, al tener almacenadas referencias de distintas marcas de Nestlé Waters, se encarga igualmente de la distribución de esos otros productos a clientes de la multinacional a los que hasta la fecha no podía llegar.

Sobre la competencia que representan los grandes operadores logísticos, Ribé añade que “es cierto que al cliente lo ganas por el precio, y aquí han venido a competir con nosotros empresas de Valencia, Alicante o incluso Andalucía. Pero actualmente se trabaja mucho con las grandes superficies, que son muy estrictas en cuanto al cumplimiento de los horarios de llegada de los camiones: si vienes antes, tendrás que esperarte; si llegas más tarde, tendrás que esperar al día siguiente”. En estas circunstancias, Ribé añade que ”es cierto que al cliente lo ganas por el precio, y aquí han venido a competir con nosotros empresas de Valencia, Alicante o incluso Andalucía. Pero actualmente se trabaja mucho con las grandes superficies, que son muy estrictas en cuanto al cumplimiento de los horarios de llegada de los camiones: si vienes antes, tendrás que esperarte; si llegas más tarde, tendrás que esperar al día siguiente”. En estas circunstancias, Ribé opina que las pequeñas empresas están en mejores condiciones para cumplir con esas exigencias porque las grandes a veces envían a cargar a las fábricas camiones que vienen de cualquier país, con lo que les es más complicado llevar un control exacto que les asegure que dichos vehículos llegarán justo a la hora prevista. “Nosotros –continúa Ribé–, tenemos aquí paradas seis cajas de camión (cargadas con producto) y una tractora, para que, en caso de que un camión no pueda llegar a tiempo al cliente, podamos salir desde aquí y servirle a mediodía. En definitiva, nos es más fácil tener contento al fabricante”, concluye.

Transportes Ribé tiene una flota propia compuesta por diez camiones, a la que pueden añadirse otros tantos vehículos subcontratados, dependiendo del volumen de trabajo. Los vehículos de reparto no llevan un único producto, por eso aquí vuelve a ser vital la proximidad de los almacenes de Logística Ribé a los manantiales. Las mismas máquinas de producción de la planta se utilizan para la fabricación de los distintos formatos del producto, pero no todos los días se fabrican todas las referencias disponibles. No es necesario, por ejemplo, que fabriquen las que ya están almacenadas en Espinelves; los camiones pueden cargar en el manantial las referencias que se producen en ese momento y bajar luego a las naves de Logística Ribé a recoger el resto. Una vez consolidada la carga se inicia la distribución.

Primeros almacenes

A pesar del importante volumen de productos de Nestlé Waters que mueve Logística Ribé, es evidente que la producción de la multinacional es muy superior a la capacidad de almacenaje del operador catalán. Por razones obvias, las ventas de agua embotellada alcanzan su cénit en el periodo estival y las empresas productoras requieren una fuerte subcontratación de espacios de almacenaje durante los meses de primavera, cuando, en previsión de los picos de demanda que se producirán en verano, aumentan la producción. El objetivo de estas contratas no es sólo evitar la insuficiencia de espacio en sus almacenes, o los problemas que provocaría la distribución masiva en un periodo relativamente corto de tiempo: debe hacerse así porque en verano no puede fabricarse a diario todo lo que el mercado demanda. Con este método se consigue que los picos de la demanda no alteren la producción.

Logística Ribé inició su actividad en el mes de marzo y, lógicamente, las dos naves construidas en Espinelves constituyen sus primeros almacenes. En su primer mes de actividad, ya albergaban 7.000 paletas, distribuidas en estanterías de paletización compacta con cinco niveles de carga en altura.

La primera nave, con capacidad para 5.550 paletas, cuenta con 91 calles de estanterías compactas, repartidas en tres bloques con profundidades de 5.800, 6.700 y 18.250 mm, respectivamente. El ancho de calle es de 1.400 mm (las europaletas se introducen por el lado más largo: 1.200 mm). Por su parte, la segunda nave tiene 51 calles (con las mismas profundidades) y capacidad para 4.085 paletas (aunque 420 se encuentran en una parte de estanterías de paletización convencional destinada al almacenaje de materias primas). Además, este segundo almacén conserva un espacio libre de estanterías –con capacidad para otras 3.000 paletas– que de momento se contempla como zona destinada al picking.

Guías para carretilla y carga

Las estanterías compactas apenas requieren espacio para maniobrar con las carretillas elevadoras (en ambas naves tan sólo ha sido necesario dejar los dos pasillos que separan los tres bloques de estanterías), con lo que la utilización del espacio disponible es máxima. Se trata de un sistema ideal para almacenar productos homogéneos, como en el caso del agua. La rotación o el acceso directo al producto tampoco era determinante, puesto que no se hacen acciones de picking y la mercancía puede estar almacenada unos cuantos días.

El conjunto de estanterías forma calles interiores de carga, con carriles de apoyo para las paletas. Las carretillas penetran en estas calles con la carga elevada por encima del nivel en el que van a depositarla. Para agilizar las maniobras de las contrapesadas, se han incorporado a las estanterías carriles guía, que favorecen los desplazamientos y minimizan las posibilidad de daños causados por accidentes. Asimismo, las carretillas incorporan unas pequeñas ruedas laterales, dispuestas a la misma altura que las guías de los carriles, lo que permite fijar la dirección y circular con mayor rapidez dentro de las calles. “El hecho de no tener que guiar el volante es una gran ventaja; de lo contrario, una vez estás dentro del carril, por poco que se mueva la dirección acabas golpeando en los laterales de las estanterías”, afirma Ramón Ribé. “Además –añade–, la estantería incorpora en todos los niveles de carga guías para las paletas, con lo que la carga también va guiada”.

El número de referencias en el stock de Espinelves oscila entre 70 y 80. Un camión lanzadera se encarga de cubrir durante todo el día la distancia que separa los almacenes de la planta de producción del manantial. Las paletas se etiquetan en origen y llegan a Logística Ribé con su correspondiente código de barras. Las instalaciones de Espinelves y Viladrau están conectadas vía Internet, de manera que las salidas se organizan a partir de los pedidos que Nestlé les envía por la Red. Ribé imprime entonces los albaranes y carga los camiones para distribuir directamente a los clientes de España y el sur de Francia. En el caso de Portugal, solamente se sirve la marca Aquarel y no se llega al cliente final, sino que se descarga en el distribuidor oficial que Nestlé tiene en el país vecino. En todo los casos los camiones salen con la carga completa. Las instalaciones disponen de cinco muelles para realizar las operaciones de carga y descarga.


Ficha técnica del almacén de paletización compacta

Longitud estanterías: 40 m (incluidos dos pasillos de 4 m)
Anchura estanterías: 26 y 47 m
Altura estanterías: 9,3 m
Profundidad estanterías: 5.800, 6.700 y 18.250 mm
Nº de calles: 142
Niveles de carga: 5
Capacidad total: 9.635 paletas
Tipo de estanterías: Compacta en interior nave
Unidad de carga: Paleta de 800 x 1.200 mm