Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

El almacén sobre ruedas

01/03/2007

 

Cuando una compañía necesita adquirir vehículos o maquinaria de transporte, debe tener en cuenta las características y funcionalidades que presenta cada máquina para elegir la que más convenga a los requerimientos de los diferentes negocios. En la actualidad, existen en el mercado numerosos modelos de vehículos de manutención y transporte de materiales que ayudan a acelerar el trabajo en las empresas.

“En este sector, los productos se han renovado constantemente para ofrecer siempre el mejor vehículo adaptado a las necesidades del cliente y a sus instalaciones”, expone Tomás Saura, product manager de la firma Ibercarretillas OM España. Para elegir la maquinaria adecuada,los principales factores que hay que considerar son el espacio que ocupa, el peso que puede soportar, la maniobrabilidad del vehículo, la capacidad de sortear obstáculos y el tipo de combustible o energía que utiliza para su correcto funcionamiento.

Evidentemente, otro de los aspectos más relevantes es el precio, que varía dependiendo de las exigencias de cada empresa: uso dela máquina, horas de trabajo, organización del almacén o requisitos técnicos”, afirma Tomás Saura. “El cliente demanda cada vez una mayor ergonomía de la máquina, es decir, vehículos con una capacidad de trabajo más elevada y de dimensiones más reducidas”, añade.

 

Mejoras en el software

Las innovaciones que está aportando el mercado se centran básicamente en las comunicaciones internas y externas del vehículo. El objetivo de los fabricantes es conseguir una mayor efectividad a la hora de reparar cualquier problema técnico. “Es decir, que exista un software capaz de controlar todos los equipos electrónicos de la máquina y así diagnosticar de forma efectiva el problema”, precisa Saura.

No hay que olvidar la importancia que supone para una compañía reparar cualquier avería en el menor tiempo posible, con el fin de que el vehículo se encuentre operativo con la mayor celeridad. Respecto a la innovación en productos:“La tendencia se dirige a concebir nuevas formas de trabajo que puedan automatizar completamente un almacén utilizando el menor personal posible y controlando todo por medio de software”, dice. Según este experto, aunque la petición de productos depende de las necesidades de la empresa, la maquinaria más demandada suele ser la apiladora y la transpaleta eléctrica.

 

Carretillas, las imprescindibles

La función primordial de estas máquinas es transportar las cargas, ordenarlas, desplazarlas y colocarlas en otro lugar. Además, pueden efectuar transportes tanto en dirección horizontal como vertical. Son vehículos que se emplean principalmente para el trabajo de almacenaje en espacios cerrados y lugares al aire libre. Las carretillas se clasifican de diversas formas. Así, en el mercado es posible encontrar máquinas manuales e impulsadas por motor.

Las carretillas manuales, cuyo desplazamiento lo efectúa el operario,se dividen, a su vez, en dos tipos: de elevación manual y de elevación eléctrica. Entre las primeras destaca,entre otras, la carretilla Expreso de Plastipol, que incorpora patines deslizantes que facilitan la conducción,sobre todo en espacios difíciles como, por ejemplo, en escaleras.

También resulta muy apropiada la carretilla de carga con ruedas neumáticas de Ayerbe Industrial Motores, que soporta un peso de 300 ó 350 kg, dependiendo del modelo. Entre las manuales de elevación eléctrica, se pueden hallar máquinas con diseños muy prácticos como la carretilla de Cab España, que es capaz de transportar y elevar cargas de hasta 70 kg.

Las carretillas se pueden clasificar en varios grupos. Destacan las carretillas térmicas diésel o de gas licuado (GLP) y las eléctricas, que cada día ganan más adeptos. “El movimiento de traslación en las térmicas se consigue a través de la combustión interna, mientras que los movimientos del mástil se obtienen gracias a un circuito hidráulico conectado al motor”, analiza Saura.

Las térmicas tienen una mayor capacidad de carga, velocidad de traslación y están mejor preparadas para superar las rampas. Sin embargo, no son adecuadas para locales cerrados debido a la combustión de gases que producen. El motor de estos vehículos requiere cambios frecuentes de aceite y diferentes filtros”, comenta.

 

Retráctiles o trilaterales

Por su parte, el otro grupo de carretillas consigue los movimientos de traslación y elevación gracias a motores eléctricos. “Este tipo de maquinaria, sobre todo las retráctiles o trilaterales,precisan anchos de pasillo menores, lo que ofrece un mayor aprovechamiento del espacio en los almacenes”, afirma el experto. Otra de las características que señala dentro de esta tipología es que sus niveles de emisión acústica son menores, en 15 dB (decibelios), al igual que los costes de mantenimiento.

Son modelos que encajan mejor en interiores y presentan restricciones en cuanto a capacidades de carga, hasta un máximo de 3 t. Pero,además de esta clasificación apuntada, según el motor, estos vehículos se dividen, a su vez, en elevadoras, retráctiles, frontales y todoterreno.

Elevadoras: son las carretillas más comunes. Estas máquinas están compuestas normalmente por dos barras paralelas planas que sirven para introducir en ellas las paletas y poder desplazarlas. Las principales funciones de estos vehículos son, sobre todo, transportar y elevar los materiales.Uno de los diseños más adecuados para lugares pequeños es, por ejemplo, la nueva línea Veflex AC, de la empresa BT España, especializada en esta maquinaria.

Esta carretilla ha sido ideada en especial para la manutención de paletas en pasillos estrechos. Además, está formada por unas horquillas estilo torreta tradicional con uñas giratorias que dan una mayor sujeción a la carga.Otro vehículo muy práctico es la carretilla OM-Pimespo, de Ibercarretillas OM España, ya que cuenta con varios modelos de distintas capacidades de carga: 3.500, 4.000, 5.000, 6.000, 7.000 y 8.000 kg. Estos diseños están equipados con un microprocesador, a la par que cuentan con dirección hidrostática y gran variedad de elevaciones.

Retráctiles: se trata de una maquinaria que se utiliza habitualmente cuando los pasillos son muy reducidos, por lo que resulta ideal para el transporte en almacenes. En esta clase de carretillas hay que valorar la gran visibilidad que ofrece el vehículo y también la capacidad de cargar el material desde cualquier ángulo de la cabina. Destaca dentro de este grupo la carretilla retráctil XR12-25 ac, de Ibercarretillas OM España, que funciona con corriente alterna y que consta de un sistema electrónico de tecnología trifásica que aporta una mayor precisión a los movimientos del vehículo. Un modelo que resulta ser muy útil para las empresas dedicadas al sector de la alimentación.

Por su parte, el diseño de las carretillas retráctiles Nissan Forklift conviertea estas máquinas en unas de las más potentes del segmento por sus motores. A su vez, pueden cargar mercancías hasta una altura de 11,5 m y están construidas con tres diferentes plataformas con capacidades de 1.400, 1.600, 2.000 y 2.500 kg (UN, UH y US). La subfamilia de las UF permite el trabajo con cargas de hasta 10 m de longitud.

Estos vehículos están dotados de un sistema de seguridad que procura estabilidad debido al control de la velocidad, la aceleración y la sensibilidad de la dirección. De esta forma se reducen movimientos bruscos y maniobras inseguras. Frontales: este tipo de carretillas se emplean sobre todo en zonas de trabajo al aire libre y en terrenos que presentan obstáculos, si bien existen modelos en el mercado adecuados también para espacios semicerrados o cerrados.

Estos vehículos se caracterizan por estar preparados para soportar cargas muy pesadas y con mucho volumen, así como por su versatilidad y las muchas funciones que cumplen en el transporte y en la manipulación del material. Llama la atención en especial dentro de esta categoría, la carretilla frontal térmica XD 25-30, de Ibercarretillas OM España, apta para lugares donde predominan las temperaturas bajas, ya que existe una versión del modelo que dispone de una cabina cerrada con calefacción.

De esta firma sobresale también la carretilla frontal eléctrica XE 22-25-25L-30, diseñada tanto para el transporte en interior como en exterior. Este vehículo facilita al usuario elegir la forma de conducción que prefiere gracias al sistema de control eléctrico, que resulta perfecto para los almacenes de grandes dimensiones que requieren desplazamientos muy largos.Todo terreno: son utilizadas especialmente en la construcción, en la agricultura y, en general, en todos los terrenos que están mal acondicionados.Un ejemplo de esta tipología es la carretilla que carga de 3.000 a 3.500 kg de la firma Ausa,empresa que ofrece carretillas con transmisión hidrostática de gran rendimiento.

Asimismo hay que resaltar por sus múltiples funciones la carretilla elevadora todo terreno (Mastmod. H 15/20/25/30 D Explorer), que oferta la empresa Europea de Carretillas: es de fabricación italiana y está equipada con transmisiones hidrostáticas y capacidades de carga de 1.500 a 4.000 kg. Las apiladoras ponen orden Junto a las carretillas, otras máquinas cuya presencia resulta imprescindible en el almacén actual son las apiladoras. Permiten ordenar el material y almacenarlo de tal modo que la empresa le pueda sacar el máximo rendimiento posible al espaciodel que disfruta. Por ello, algunas de sus principales ventajas son el volumen que ocupa y la movilidad y maniobrabilidad que ofrecen dentro del lugar de trabajo.

Esta maquinaria se presenta en dos modalidades manual y eléctrica. Esta última también puede dividirse a su vez en vehículos con conductor a pie, sentado y con plataforma. Entre los diferentes modelos existentes en el mercado figura el apilador CL10,5, de Ibercarretillas OM España, concebido para maniobrar con facilidad en zonas muy estrechas, para actividades intermitentes de distancias cortas y para apilar cargas sin estantería.

Además, la apiladora está formada por cuatro puntos de apoyo con timón lateral, lo que le asegura una gran estabilidad, y por un motor de tracción de excitación independiente de 1 kW que consigue buenas prestaciones con la carga o sin ella. Es, por tanto, una máquina indicada para la industria al por menor. La empresa Nissan Forklift también cuenta en su catálogo con esta maquinaria: sus apiladoras llegan a almacenar cargas de más de 6 m de altura y también trabajan en estanterías de doble profundidad logrando un ahorro del 40% en espacio.

Destaca el apilador eléctrico de conductor acompañante PS con capacidad nominal de 1.250 kg y el TS con plataforma abatible y una capacidad nominal de 1.200, 1.400 y 1.500 kg. BT España también presenta varios modelos de apiladoras muy prácticos, como, por ejemplo,el Ixion SWE 100, que eleva 1.000 kg hasta un máximo de 3,3 m. Y el modelo Ixion SPE 135S, ideado para el transporte horizontal y el apilamiento de aplicaciones intensivas en almacenes y fábricas.Tiene brazos de soporte de pórtico y horquillas regulables para permitir su uso con paletas cerradas.

 

Carros manejables

Si bien normalmente son manuales, los carros pueden dividirse en varios grupos dependiendo principalmente del material que transportan. Existen, por ejemplo, carros especializados en el transporte de tableros cuyo diseño está acondicionado para el espacio que ocupan estos materiales.

También sobresalen los que llevan incorporados estantes para clasificar los productos: los carros convencionales y cestones que son aptos para añadir baldas a fin de clasificar el contenido. La firma Comansa cuenta con un carro de acero muy resistente de madera de haya. Otro modelo muy útil es el ingenio móvil de Dinalager, que resulta perfecto en el almacenaje, ya que funciona muy bien en espacios de difícil acceso.

A la hora de adquirirlos hay que valorar la facilidad en el manejo y la cantidad de artículos que desplazan.Los roll-tainers son carros con forma de contenedor para transportar toda clase de materiales, pero también están diseñados para acoplar bandejas que permitan organizar y clasificar la carga. Dentro de estos, se halla el contenedor estándar de la empresa Duro. Se trata de un carro desmontable y equipado con ruedas,al que se le pueden añadir bandejas intermedias y rejillas frontales en caso de necesidad.

 

Recogepedidos, el tiempo es oro

Esta maquinaria está desarrollada para que el usuario efectúe con rapidez y éxito sus labores de picking, es decir, el proceso de preparación de un determinado pedido para un cliente en el que hay que seleccionar diferentes productos para completar el lote demandado con la mayor efectividad y rapidez posible. Por esta razón, en estos modelos es primordial tener en cuenta la precisión y la velocidad del vehículo.

Entre este tipo de máquinas emerge el diseño del XLogo 1-2 ac, de la empresa Ibercarretillas OM España, que está constituido por un manillar de conducción, respaldo anatómico y varias zonas portaobjetos. El modelo lleva incorporado un sistema de frenado ABS, que reduce el desgaste de los rodillos y la distancia para frenar y también incluye un mecanismo de disminución de velocidad de traslación si las horquillas están elevadas por encima de los 200 mm.

Asimismo, hay que resaltar el recogepedidos OPM de Nissan Forklift de medio nivel con una capacidad nominal de 1.000 kg o elPPL/PPF de bajo nivel con una capacidad de 1.200 kg. BT España también comercializa la serie Opus y el modelo OL 25/OL 25P, una carretilla recogepedidos enfocada a aplicaciones intensivas.

 

Transpaletas, cargan con todo

Estas máquinas pueden ser manuales o eléctricas. Las primeras se caracterizan por su utilización en el traslado horizontal de paletas. Es una herramienta de poco recorrido de elevación que ha de ser empujada por un operario. Se compone de dos brazos paralelos y ruedas en tres puntos de apoyo. Entre las transpaletas manuales destaca el modelo Pro Lifter de BT España, que combina el manejo de la Lifter LHM230 con un accionamiento de motor, muy efectivo en espacios pequeños.

Las transpaletas eléctricas se dedican al transporte de cargas muy pesadas, por eso resultan muy útiles para el manejo de materiales en largos recorridos y en la carga y descarga de camiones. Son empleadas esencialmente en empresas que tienen un elevado número de cargas y descargas y con trayectos muy largos dentro del almacén. El modelo TL 18-20 – TN 22-30, de Ibercarretillas OM España, está constituido por un timón resistente y un sistema de freno regenerativo que se activa cuando se suelta la palomilla del acelerador, aparte cuenta con dirección asistida para reducir el cansancio del operario.

La transpaleta Orlon W20 de BT España está diseñada para manipular paletas de alta densidad y con una capacidad de 2.000 kg gracias a unas resistentes horquillas y a los motores de elevación. Nissan Forklift ofrece en su catálogo actual una amplia gama de estos productos que son capaces de trabajar desde 1.450 a 2.500 kg, y además tienen dimensiones variables que pueden alcanzar longitudes de hasta 2.375 mm. Destaca, por ejemplo, la transpaleta eléctrica ALL de conductor semisentado con una capacidad nominal de 2.000 kg. El diseño de la transpaleta eléctrica de conductor acompañante PLL/PLE posee una capacidad nominal de 1.450,1.800 y 2.000 kg.