Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Almacén a medida para el sector farmacéutico

28/03/2014

CTC Ingeniería Dedicada gestiona en Sant Andreu de la Barca (Barcelona) la logística y el almacenaje del laboratorio farmacéutico ERN. El almacén se encuentra en los sótanos de la nave y dispone de estanterías convencionales, dinámicas y con baldas con pick to light para la preparación de pedidos. En todos los casos, se cumple con todos los requisitos de la Agencia Española del Medicamento.

Laboratorios ERN es una empresa de tradición familiar con más de 60 años de historia. Localizada en Sant Andreu de la Barca (Barcelona), su planta de producción de especialidades farmacéuticas con certificación GMP se asienta en un complejo industrial de 5.800 m2, que alberga áreas de fabricación altamente tecnificadas, laboratorios de control y almacenes. Aunque cuenta con marca propia, su principal actividad es la fabricación y la distribución para terceros, con servicios que van desde el desarrollo galénico y analítico hasta la elaboración de expedientes de registro, pasando por la gestión de abastecimiento, la comercialización y la logística de diferentes formas farmacéuticos.

Al estar al servicio de la industria farmacéutica, Laboratorios ERN destina gran parte de sus inversiones a la constante renovación tecnológica. Con una producción de más de ocho millones de unidades anuales, la empresa puede fabricar distintos formatos farmacéuticas: soluciones orales de pequeño y gran volumen, sólidos en polvo envasados en sobres o en frascos, comprimidos, cápsulas, aerosoles, etc.

La nave que acoge los productos de ERN cuenta con la licencia para operar como almacén comercializador de los productos farmacéuticos que expide, tras la correspondiente inspección, la Agencia Española del Medicamento. Esta certificación exige que los medicamentos no se mezclen con otros artículos, y que su entrada y salida del almacén se produzca por un mismo punto de la instalación, el cual estará dedicado en exclusiva a la recepción y expedición de los medicamentos. A instancias del organismo regulador también es necesario contar con un sistema de control de temperatura y un área de devoluciones.

El almacén de Sant Andreu de la Barca entró en funcionamiento, gestionado por CTC Ingeniería Dedicada, en marzo de 2004. El laboratorio guarda allí el stock de producto acabado, mientras que la materia prima se custodia en un segundo almacén que la compañía conserva en la calle Perú de la ciudad de Barcelona. La nave de Sant Andreu de la Barca tiene habilitada la zona de almacenaje en los sótanos. En primer lugar, dispone de unos 2.200 m2 de superficie equipados con estanterías convencionales, que cuentan con 1.450 huecos para paletas europeas ubicadas en dos niveles de carga (las paletas tienen una altura máxima de 1,80 m). A su vez, para las tareas que el operador denomina “manipulaciones secundarias” (reacondicionado de sueros y etiquetados, básicamente), se ha acondicionado una sala de 90 m2.

En segundo lugar, la zona donde se realiza el picking unitario y la playa de expedición ocupan un área conjunta de unos 900 m2, mientras que la zona de muelles, donde se descargan los camiones y se expide la mercancía, tiene 145 m2.

Con todo, la superficie ocupada es sólo una pequeña parte de la que está disponible para almacenaje y logística, puesto que la empresa ha hecho una importante previsión de espacio al dejar libres aproximadamente 6.600 m2. Para aprovecharlo, una de las opciones que contempla la compañía es, en colaboración con CTC, dedicarlo a la prestación de servicios logísticos a terceros “sean empresas farmacéuticas o no” –señala Santiago Julià, jefe de servicio de CTC en Laboratorios ERN– , quien añade que se trataría de una “plataforma logística para aprovechar sinergias con el personal, la formación y la experiencia acumulada aquí”.

¿Por qué ‘outsourcing’?

Antes de la puesta en marcha del nuevo almacén, los operarios preparaban los pedidos con papeles. En la actualidad el proceso está informatizado y controlado por un sistema de gestión de almacenes (SGA) hecho a medida, de manera que los pedidos se preparan con la ayuda de la tecnología por radiofrecuencia y el uso de código de barras y sistemas pick to light. “Ha habido una apuesta por la tecnología para optimizar costes y tiempos, así como por la contratación de un operador, en este caso CTC, para desarrollar las actividades de logística y almacenaje”, afirma Julià.

Por otra parte, anteriormente ERN sólo contaba con el complejo de estanterías convencionales para paletas, desde donde se procedía directamente a preparar los pedidos, mientras que en este momento, con las estanterías dinámicas y de baldas con sistema pick to light se preparan sin necesidad de ir con un carro recogiendo los productos por el almacén. Al ganar en rapidez, también se han reducido costes y se ha mejorado el servicio al cliente, puesto que los plazos para servir se acortan. “Además, se ha ganado en fiabilidad, puesto que antes se dependía de alguna persona que llevaba años en la empresa y se conocía todos los medicamentos y formatos, mientras que ahora, con el pick to light, no hay margen de error”.

Además de haber participado en la concepción, el desarrollo y la implementación del proyecto de la nueva nave de Labortarios ERN, CTC Ingeniería Dedicada gestiona en la actualidad las tareas del almacén y aporta todo el personal que trabaja en él, de modo que CTC es responsable de todos los procesos y servicios que se prestan desde el momento en que entra un producto en la instalación y hasta que sale de ella.

El almacén de estanterías convencionales está organizado en once pasillos identificados por letras (de la A a la K). El sistema de almacenaje es caótico, es decir, no hay ubicaciones reservadas para ningún producto en concreto. No obstante, con la ayuda del sistema informático se establecen unas zonas determinadas organizadas en base a un sistema ABC, que prioriza la ubicación de los productos de mayor rotación en las primeras posiciones (las que permiten un acceso más rápido a la mercancía).

En cuanto al picking, la preparación de pedidos se realiza atendiendo a la fecha de caducidad y, sobre todo, al lote de fabricación. El sistema no permite que los lotes se mezclen y el operario sólo necesita seguir las indicaciones del programa. “Otra de las peculiaridades es que, cuando ERN nos envía los pedidos a través del sistema, el lote lo asignamos nosotros desde aquí. Así, si surge cualquier problema sabemos en todo momento qué lote va a cada sitio”, afirma Julià.

El nivel de carga superior de las estanterías está dedicado al almacenaje, mientras que en el nivel inferior seis de los pasillos están destinados al picking de artículos (de aquí sale el picking de caja completa o bien la reposición para el picking de unidades). Tanto la preparación de pedidos como la reposición se realizan con la ayuda de transpaletas eléctricas, mientras que la ubicación en altura y la carga y descarga de vehículos se lleva a cabo con máquinas apiladoras.

Teniendo en cuenta las limitadas dimensiones del almacén, el sistema informático debe lanzar avisos para que no se sobrecargue el almacén. “Esta es una de las soluciones –afirma el jefe de servicio– que ha aportado la experiencia logística de CTC: no se trata de tener el almacén siempre lleno, sino de tener un margen de seguridad con el que trabajar correctamente”.

El producto acabado viene de la fábrica de ERN con un camión lanzadera que hace tres viajes por semana, y desde el almacén de Sant Andreu de la Barca se expiden mensualmente del orden de un millón de unidades, que van a parar a farmacias, hospitales y mayoristas de farmacia, con un servicio de entrega de 24-48 horas.

Aunque está situado en un sótano, el almacén no precisa medidas de seguridad excepcionales, más allá de las que están estipuladas para guardar medicamentos (temperatura regulada, sistema de ventilación automático, etc.), ya que los productos que se manipulan ya están envasados y no son peligrosos.

 

Ficha técnica del almacén de paletización convencional
Longitud estanterías: 30 m
Anchura estanterías: 56 m
Altura estanterías: 4 m
Nº de estanterías: 22
Nº de pasillos: 11
Anchura del pasillo: 2,5 m
Niveles de carga: 2
Capacidad por hueco: 2, 3 y 4 paletas
Capacidad total: 1.450 huecos
Unidad de carga: Paleta de 800x1.200 mm
 

Ficha técnica del almacén con estanterías dinámicas
Longitud máxima de las estanterías: 12 m
Anchura máxima de las estanterías: 3 m
Altura máxima de las estanterías: 2,30 m
Niveles de carga (altura) : 4
Nº de huecos: 80
Caminos dinámicos: 80
Unidad de carga: Cajas con distintas medidas
Capacidad total: 800 cajas