CCV: transportadores automáticos para gestionar 20.000 productos diarios

CCV: transportadores automáticos para gestionar 20.000 productos diarios

CCV ha incrementado en un 66% el número de productos que recibe a diario, pasando de 12.000 a 20.000

CCV: transportadores automáticos para gestionar 20.000 productos diarios

CCV ha estrenado un nuevo almacén en el nordeste de Francia con el que se propone afrontar sus perspectivas de crecimiento y los retos que la omnicanalidad le presenta. Para lograrlo, Mecalux ha instalado un circuito de transportadores de cajas destinado a elevar el flujo interno de mercancía. ¿Los beneficios? El número de productos que recibe a diario este minorista de artículos de moda se ha incrementado en un 66%, en comparación con su anterior almacén, pasando de 12.000 a 20.000 productos.

Crecimiento y transformación

Fundado en 1985 en Épinal (Francia), CCV es un minorista multimarca de moda que comercializa artículos prêt-à-porter para hombre, mujer y niños. Su eslogan no podía ser más representativo: “Ça change la vie” (en español, “esto te cambiará la vida”). CCV se caracteriza por el cambio y la transformación permanentes con miras a ampliar su mercado y atender a un número creciente de clientes en todo el país.

En la actualidad, posee más de 30 tiendas en toda Francia donde se pueden encontrar alrededor de 20.000 prendas de vestir y calzado de más de 150 marcas reconocidas.

Después del éxito obtenido con la inauguración de sus tiendas, su próxima meta es incrementar las ventas online que, actualmente, representan el 5% de las ventas totales. El propósito de CCV es que esa cuota alcance el 15% e instaurar un modelo de negocio omnicanal.

La omnicanalidad es una estrategia de marketing especialmente beneficiosa para los clientes, porque estos tienen la opción de elegir entre múltiples canales donde comprar y recibir los productos. Así, por ejemplo, pueden acercarse a cualquiera de las 30 tiendas de CCV o, si lo prefieren, adquirir los productos a través de la página web y recibirlos en casa, en un punto de recogida o en cualquiera de las tiendas físicas de la compañía.

Sin embargo, la omnicanalidad presenta una elevada complejidad desde un punto logístico. Por un lado, se requiere un gran espacio para dar cabida a todos los productos. Por el otro, es fundamental una organización impecable de las operativas con el fin de agilizar la preparación de pedidos y expedirlos en el menor tiempo posible.

Decidida a implementar la omnicanalidad en su negocio, CCV ha estrenado unas nuevas instalaciones logísticas de 5.000 m² en Capavenir-Vosges, a tan solo 10 km de Épinal. Además de una zona administrativa, se ha instalado un área de 4.000 m2 donde se almacenan 100.000 productos (alrededor de 12.000 referencias) y se reciben 20.000 artículos/día.

Más agilidad en el nuevo almacén

Al poner en marcha este almacén, Michel Gladstein, CEO de CCV, tenía claro que debía actualizar su logística por completo. En sus propias palabras, “antes, toda nuestra operativa era manual. Los operarios debían hacer muchos viajes a la hora de trasladar la mercancía de un sitio a otro, lo que consumía mucho tiempo y aumentaba la posibilidad de que cometieran errores”.

La empresa era plenamente consciente de que este punto representaba uno de los aspectos mejorables: “nuestra prioridad era acortar las distancias que recorrían los operarios porque, con el tiempo ganado, podrían dedicarse a otras tareas que repercutirían en la productividad de todo el almacén. También queríamos ser capaces de aumentar el número de productos que movíamos a diario empleando el mismo número de operarios”, dice Gladstein.

Para conseguir una mayor agilidad, la compañía se propuso implementar un sistema de trabajo just-in-time, que consiste en minimizar los tiempos de almacenaje y expedición de la mercancía. El almacén dispone únicamente de la mercancía indispensable para servir a sus clientes, por lo que muchos pedidos se preparan por cross-docking (a medida que llegan los productos enviados por los proveedores, se distribuyen directamente sin tener que almacenarse).

¿Cómo podía entonces CCV agilizar los desplazamientos internos de la mercancía? Después de analizar las necesidades, Mecalux pensó en un completo circuito de transportadores de cajas. Michel Gladstein nos comenta: “Los transportadores operan con mucha fluidez y son muy prácticos. Al minimizar los desplazamientos de los operarios, estos pueden concentrarse en otras tareas manuales, por lo que hemos eliminado los tiempos de inactividad”.

El resultado ha sido todo un éxito. Ahora CCV recibe 20.000 productos diarios (es decir, un 66% más en relación a su antiguo almacén, donde recibía 12.000). Asimismo, se preparan y expiden hasta 800 pedidos en un mismo día.

Conexión automática entre diferentes zonas

Los transportadores que se han instalado en el almacén de CCV conectan automáticamente la zona de preparación de pedidos con la zona de consolidación y expedición de la mercancía.

Los operarios que trabajan en los puestos de preparación de pedidos reciben la mercancía paletizada, mayoritariamente textiles y calzado. Posteriormente, empiezan a preparar los pedidos en unas grandes mesas habilitadas para cumplir esa función. Cuando el pedido está terminado, depositan la caja en uno de los dos circuitos de transportadores, asignado en función del puesto de picking.

Con 34,5 m de longitud, ambos circuitos conectan automáticamente con una zona de recirculado. Esta cuenta con un puesto de identificación automático equipado con un lector RFID. Cuando la caja cruza ese puesto, el sistema le asigna una de las cinco rampas de salida. Estas rampas miden 12 m de longitud y funcionan por gravedad, es decir, tienen una ligera inclinación para que las cajas se trasladen hasta el final de transportador con autonomía. Cada rampa puede acumular hasta 19 cajas, por lo que se pueden alojar un total de 95 a la espera de ser expedidas.

El recirculado cumple la función de distribuir las cajas de forma secuenciada en cada rampa, ayudando así a las sucesivas tareas de consolidación y expedición de la mercancía. En el caso de que una de las rampas esté llena de cajas, el sistema ordena que la caja o cajas destinadas a esa rampa permanezcan en el circuito de recirculado a la espera de que se vacíe.

“El transportador se ha integrado a la perfección con la organización de nuestro almacén y nuestros operarios se han adaptado con facilidad a esta nueva herramienta de trabajo”, celebra el CEO. Como medida de seguridad adicional, el circuito dispone de seis pasos peatonales por si, en caso de emergencia, un operario debe cruzar el circuito.

Retos de la logística en moda

El minorista multimarca CCV se halla ante un objetivo mayúsculo: atender a un número creciente de clientes en las 30 tiendas que tiene repartidas por Francia y, a la vez, entregar los pedidos a quienes compran a través de su página web (ccvmode.com).

¿Cómo puede alcanzarlo? Agilizando las operativas de su almacén en Capavenir-Vosges y facilitando el trabajo de su plantilla gracias a la automatización del transporte interno. De ese modo, la compañía se asegura de que los operarios puedan dedicarse únicamente a preparar pedidos.

Según Michel Gladstein, CEO de CCV, “después de comparar distintas propuestas, nos decantamos por la de Mecalux, ya que es una empresa líder en el mercado y eso nos reafirmó en nuestra decisión. Estamos muy satisfechos con el resultado; nos han demostrado que disponen de medios de producción para adaptarse a cualquier necesidad. Y, por si fuera poco, el seguimiento durante todo el proceso de montaje fue muy exhaustivo”.

Los transportadores de Mecalux contribuyen a evitar el traslado manual de la mercancía y, por ende, intensifican el flujo interno de mercancía. De la mano de la automatización, el nuevo centro logístico de CCV es capaz de almacenar 12.000 referencias y gestionar la recepción diaria de 20.000 productos.

Con la ayuda de los transportadores hemos mejorado nuestra productividad: nuestros procesos son mucho más rápidos y fiables. Ahora mismo estamos potenciando al máximo las ventas por internet y, para ello, necesitamos una preparación de pedidos eficiente. Gracias al éxito de los transportadores, es muy posible que nos planteemos automatizar más operativas de nuestro almacén.

Michel Gladstein, CEO de CCV

Beneficios para CCV

  • Progresión del rendimiento: con este nuevo almacén, el número de productos que CCV gestiona a diario ha registrado un crecimiento del 66%.
  • Rapidez y seguridad: los transportadores aportan mucho dinamismo al traslado de la mercancía, minimizando el riesgo de accidentes. Además, los operarios pueden dedicarse a otras operativas de más valor añadido.
  • Conexión automática: los transportadores conectan automáticamente los puestos de picking con el área de expediciones y realizan un traslado seguro y secuenciado de los pedidos.

Productos utilizados en este proyecto

Consulte con un experto 900 670 123

Solicitar información y/o presupuesto