Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Almacén automático para palets de simple profundidad con tres transelevadores

El almacén de Tau Cerámica brilla en su estreno

Tau Cerámica
El nuevo almacén automático para palets de Tau Cerámica, ubicado en su sede de Castellón, está equipado con tres transelevadores bicolumna que alimentan a seis estanterías de simple profundidad. Para esta instalación, se ha aprovechado una nave ya existente, por lo que la altura de las estanterías y su longitud se ha limitado a las dimensiones del emplazamiento. La firma castellonense, fundada en 1967, diseña y fabrica cerámica de alta calidad a partir de técnicas novedosas en su ramo.
Almacén automático para palets de simple profundidad con tres transelevadores

Necesidad del cliente

Tau Cerámica necesitaba optimizar su operativa ya de por sí compleja debido tanto al peso del producto como a su volumen.

Al mismo tiempo debía aunar el almacenaje de las cuatro plantas de producción (situadas en dos ubicaciones), que se dedican a la fabricación de pavimento por monococción y gres porcelánico (las dos primeras) mientras que las otras dos se destinan, respectivamente, a la elaboración de revestimientos y al gres porcelánico técnico y esmaltado. En consecuencia, se creó un almacén único para toda la mercancía que anteriormente se guardaban en ambas ubicaciones. La estructura es capaz de albergar entre 70.000 y 100.000 palets, lo que supone desarrollar un almacén automático de grandes dimensiones con tres transelevadores.

La necesidad de automatizar el almacén central de esta compañía se imponía ya que se habían estado implementando paulatinamente diferentes técnicas y tecnologías para modernizar sus plantas, como la radiofrecuencia, por ejemplo, y ya sólo les quedaba pasar al estadio superior: la automatización.

Solución propuesta por Mecalux

Se propuso instalar un almacén automático para palets equipado con tres transelevadores que alimentan a seis estanterías de simple profundidad.

Si bien se puede calificar como una instalación de envergadura, resulta muy especial en cuanto a medidas. Este tipo de instalaciones suele aprovechar naves de gran altura (o constituirse como autoportantes) para optimizar el espacio disponible en suelo sacando partido de las ventajas de utilizar robots. En el caso de Tau Cerámica, sin embargo, se ha preferido erigir la instalación en una nave ya existente, por lo que la altura de las estanterías y su longitud se ha limitado a las dimensiones del emplazamiento.

Dado que siempre es fundamental adaptarse a la idiosincrasia del cliente, esta decisión se tomó porque Tau quería que esta planta sirviera como proyecto piloto para otra que podría construirse en el futuro y cuyas dimensiones serían más apropiadas para un almacén automático. Además, el hecho de que en el almacén se destine una zona a picking sobre palets complica la instalación porque hay que coordinar tránsitos, tiempos, picking inverso, etc. Por tanto, se optó por una decisión intermedia, es decir, construir un almacén automático pero con un menor número de transelevadores y dimensiones más discretas que les permitiera probar y adecuar el sistema a sus requerimientos actuales. Joaquín Cabedo, responsable del proyecto, puntualiza al respecto: "Así, podremos desarrollar otra instalación más grande en un futuro sin sobredimensionarla".

De todos modos, la instalación ha servido a otro propósito esencial: implementar una herramienta para dar servicio al 70% del picking de las bases y más del 20% de las piezas especiales (el 30% restante de las bases y el 80% de las piezas especiales se realiza en estantería convencional).

Las dimensiones de este almacén automático son poco convencionales. Cada uno de los 4.000 palets que caben en este almacén automático es una referencia, de forma que no hay nunca dos palets del mismo producto en un momento dado sino que, cuando es preciso proveer de más cantidad de una referencia, ésta se lleva desde otras zonas de las instalaciones. Diariamente se reponen más de 100 referencias en el almacén automático.

A causa del peso de los palets y de la velocidad que se requiere en las operaciones que se llevan a cabo en el almacén, se ha decidido instalar tres transelevadores bicolumna. Gracias a su gran potencia y al hecho de que las estanterías a las que sirven son de simple profundidad (con lo que no es necesario efectuar ninguna operación extra para despejar el acceso a los palets que queden en segundo término), es posible alcanzar un buen nivel de ciclos por hora.

Esta instalación se ha concebido para realizar picking sobre las paletas. El diseño del almacén está especialmente ideado para maximizar esta labor. Todo un circuito compuesto de caminos de rodillos, transportadores, desapiladores de palets, pinzas neumáticas para facilitar las manipulaciones, pistolas de radiofrecuencia... están al servicio de este cometido.

El software de gestión empleado en el almacén posibilita que la extracción de mercancía por parte de los operarios se pueda llevar a término con un picking normal o bien mediante picking inverso: así se optimizan los movimientos de unidades en el almacén, a la vez que el trabajo de los operarios.

El SGA está conectado con el ERP (SAP R/3) de la empresa, así en función de los pedidos, el software de gestión puede organizar la extracción de material. Los responsables del almacén pueden, si es necesario, cambiar las prioridades de los pedidos.

Beneficios para el cliente

  • El rendimiento del operario del almacén automático se duplica respecto a los empleados que realizan su labor con carretilla retráctil y radiofrecuencia en la zona de estantería convencional, además de que su trabajo resulta mucho más descansado y ergonómico. En el almacén automático trabajan cuatro operarios y en la zona de estanterías hay otros siete y, sin embargo, con esos cuatro operarios se realiza el 50% de un picking que, además, es de carga pesada.
     
  • Una de las optimizaciones más importantes que se han conseguido en los puestos de picking es el tiempo entre el cierre de un palet y la puesta a disposición de la siguiente por parte del sistema informático. Antes el operario se quedaba sin actividad. Ahora el sistema ya sabe cuándo se le dará salida a la paleta que se está terminando y envía inmediatamente otra para su llenado. Ahora no sólo se remiten dos paletas a cada puesto cada vez que se comienza una nueva para envío, sino que se libera una tercera, o incluso una cuarta. El operario nunca está inactivo.
     
  • En definitiva, el nuevo almacén automático de Tau Cerámica sirve, en efecto, para el doble propósito ideado por los responsables del proyecto: dar servicio al picking de parte de la producción de la empresa y optimizar al máximo las operaciones en el mismo. Toda una experiencia que ha servido para conocer a fondo las posibilidades y beneficios indudables de un almacén automático.
     
  • En el almacén automático el material va al operario y no al revés, haciendo que la labor de los operarios sea mucho más cómoda y con resultados muy superiores a los convencionales. Todo cuanto se necesita para la operativa está en un entorno muy cercano.
  • Almacén automático para palets de TAU Cerámica
    Almacén automático para palets de TAU Cerámica
  • Detalle de un transelevador para palets del cliente TAU Cerámica
    Detalle de un transelevador para palets del cliente TAU Cerámica

Ficha técnica

Almacén automático para palets
Longitud de las estanterías:: 79.700 mm
Altura de las estanterías:: 10.300 y 10.900 mm
Nº de estanterías:: 6
Nº de pasillos:: 3
Ancho del pasillo:: 1.650 mm
Nº de niveles de carga:: 9
Nº de módulos por estantería:: 39
Profundidad de cada módulo:: 1.100 mm
Anchura de cada módulo:: 2.042 mm
Capacidad por hueco:: 2 palets
Nº de transelevadores:: 3 de tipo bicolumna
Unidad de carga:: paletas de 800 x 1.200 x 600 - 1.050 mm
Capacidad total:: 4.212 palets
Solicitar información y/o presupuesto

Consulte con un experto y resuelva sus dudas ahora.