Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Almacén automático para Porcelanosa

Porcelanosa instala un sueño europeo

Porcelanosa
Mecalux instaló en 2004 un almacén automático para Porcelanosa en un espectacular edificio de 35 m de altura y 260 m de longitud ubicado en la localidad de Vila-real (Castellón). La instalación tiene capacidad para albergar cinco millones de metros cuadrados de azulejos sobre un total de 102.000 paletas. Una de las características que destacan de este centro es el uso de estanterías de una sola profundidad, en contraposición a las utilizadas habitualmente en la mayoría de almacenes robotizados. Para poder trabajar con total eficacia y seguridad, se han colocado 15 potentes transelevadores bicolumna de la misma altura que las estanterías.
Almacén automático para Porcelanosa

Necesidad del cliente

El antiguo almacén convencional de pasillo estrecho mantenido por carretillas trilaterales estaba ubicado en la misma localización. Sin embargo, estaba lejos de cubrir todas las necesidades de este gigante de la producción cerámica que precisaba modernizar y optimizar su centro de distribución mundial.

Entre las principales dificultades a la hora de lograr este objetivo, se encontraba la elevada cantidad de mercancía (cinco millones de metros cuadrados de azulejos), a la vez que su gran peso. Sólo la puesta en marcha de esta pionera instalación automática podía satisfacer las exigencias operativas de Porcelanosa.

Otro dato a tener en cuenta es que, en cada jornada de trabajo, Porcelanosa suele recibir de media 200 pedidos provenientes de las áreas comerciales de la empresa. En consecuencia, resultaba absolutamente imprescindible la maximización del almacenamiento a la vez que la eficiencia de movimientos de la mercancía; todo ello teniendo siempre muy presente la perfecta gestión de la trazabilidad. Sin duda, ante la envergadura de la obra, la eficiencia en los costes y la reducción de tiempos constituían también otros grandes retos a batir.

Solución propuesta por Mecalux

  • Configuración automatizada
    Para alojar semejante cantidad de producto se ha levantado un edificio de 35 m de altura y 260 m de longitud, en cuyo interior se ha desplegado el mayor almacén automatizado de Europa en 2004 dotado de una capacidad para 102.000 paletas. El espacio dedicado a la ubicación es extremadamente grande.

    En la primera fase se han instalado 11 transelevadores que desde entonces dan servicio a 22 estanterías de simple profundidad y se han añadido cientos de elementos de periferia, desde transportadores de rodillos, de cadenas y por gravedad a mesas giratorias, pasando por lanzaderas, apiladores de paletas y elevadores. En una segunda fase, llevada a cabo dos años más tarde, se han colocado otros cuatro transelevadores más y ocho estanterías de simple profundidad, además de sus respectivas cabeceras de entrada y salida de paletas. Los transelevadores bicolumna, de la misma altura que las estanterías, discurren por pasillos de 1.750 mm a 180 m/min y pueden elevar las paletas de 1.600 kg a una velocidad de hasta 48 m/min. Todos ellos disponen de una plataforma elevadora que permite acceder a zonas para realizar las tareas de mantenimiento.
     
  • Almacén integrado
    Dada la importancia de integrar la logística con la producción como una de las bases en las estrategias de negocio y comercialización, Mecalux ha conectado el almacén directamente con la línea de fabricación de la empresa, formando así parte de la cadena de valor del producto e integrando la logística con la producción.

    Con el fin de organizar perfectamente el movimiento de las mercancías, a la instalación se la ha dotado de dos cabeceras. Una se ha desplegado al nivel del suelo (cota 0) para la salida de paletas y otra a casi 7 m de altura para la entrada de la mercancía procedente de la línea de fabricación. Como nexo de unión y comunicación de ambos niveles, se han dispuesto estratégicamente cinco potentes elevadores.
     
  • Software de gestión
    La piedra angular de cualquier sistema robotizado es su sistema informático, verdadero cerebro de la instalación. El hecho de que el software del almacén esté conectado con el sistema de gestión de la fábrica permite conocer de antemano el artículo que se va a elaborar y, por lo tanto, lo que se recibirá en el centro de almacenaje. Asimismo, en la mayoría de operaciones, se utilizan lectores de códigos de barras por radiofrecuencia, y en los demás casos, escáneres fijos.
     
  • Agilidad de movimientos
    Dado que la rapidez de los movimientos ha sido una de las premisas, se ha optado por dejar que el sistema de gestión informático decida la ubicación específica de las unidades en el almacén y que las estanterías sean de simple profundidad, en lugar de las de doble profundidad más habituales en los almacenes automáticos, a fin de poder maniobrar con la mayor agilidad.
     
  • Elementos de transporte y manipulación
    Manipuladores neumáticos. Dado que la mercancía con la que se trabaja puede resultar muy pesada (es el caso de los azulejos) se han habilitado puestos de picking dotados de cuatro manipuladores neumáticos. Se trata de unas grúas que penden de un pórtico colocado sobre la zona de recogida. En su extremo se encuentran unas pinzas con las que se agarra la mercancía escogida.

    Lanzaderas, transportadores o apiladores de paletas automáticos son otros de los elementos que ayudan en el transbordo y suministro de la mercancía con suma precisión y delicadeza.
     

Beneficios para el cliente

Entre los avances de este almacén robotizado sobresalen:

- su total automatización mediante transelevadores de última generación, lo que posibilita una trazabilidad máxima
- una mayor velocidad en las operaciones de entrada y salida de paletas;
- la conexión con los clientes de la firma para que sus pedidos se gestionen prácticamente al instante;
- el óptimo aprovechamiento del espacio ocupado por su sistema de almacenaje vertical en dos plantas;
- y la nula incidencia meteorológica sobre las mercancías ya que la zona de producción y almacenaje están conectadas subterráneamente.

Por otra parte, los sistemas robotizados incrementan al máximo la seguridad laboral, gracias a la reducción de riesgos de manipulación y del efecto del ruido.

Enrique Selma, responsable de la planta de almacenaje, asegura que "es muy difícil encontrar una instalación semejante, en la que se aúne eficiencia, trazabilidad y optimización de costos".

  • Almacén automático para paletas de Porcelanosa
    Almacén automático para paletas de Porcelanosa
  • Vista lateral de los transelevadores para paletas del almacén automático de Porcelanosa
    Vista lateral de los transelevadores para paletas del almacén automático de Porcelanosa

Ficha técnica

Almacén automático para paletas
Longitud de las estanterías:: 260 m
Anchura de las estanterías:: 68 m
Altura de las estanterías:: 31 mm (bajo cercha)
Nº de estanterías:: 30
Nº de pasillos:: 15
Ancho del pasillo:: 1.750 mm
Nº de transelevadores:: 15
Nº de niveles de carga:: 23
Nº de módulos por estantería:: 76
Altura de los niveles de carga:: de 850 a 1.450 mm
Capacidad por hueco:: 2 paletas
Capacidad total:: 102.000 paletas
Solicitar información y/o presupuesto

Consulte con un experto y resuelva sus dudas ahora.