Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

El transporte ligero agiliza la carga

01/06/2008

 

En casi todos los procesos productivos que se llevan a cabo hoy en día es imprescindible transportar cargas o materiales entre diversos puestos o zonas de trabajo. Para agilizar esta tarea, muchas compañías han confiado en las virtudes que aporta el transporte ligero, un sistema modular que permite multitud de combinaciones y que se adapta a la perfección a todo tipo de operativas.

Es esencial tener en cuenta la forma y el peso de la mercancía que se quiere transportar, así como el recipiente que la contiene, ya que no es lo mismo mover cajas de cartón que contenedores de plástico o alimentos. El transporte ligero se emplea con cargas que habitualmente no superan los 30 kg para que resulten fáciles de manejar a los operarios en casos como en la preparación de pedidos.

Transportadores de banda, de rodillos, libres o de roldanas, entre otros, completan una amplísima oferta que con frecuencia se elabora a medida para cada cliente e instalación según sus requerimientos. Por esta razón, a pesar de poder establecerse una clasificación general, se puede afirmar que existen tantas modalidades de transporte ligero como exigencias y operativas hay en la industria.

 

Transportadores de bandas

Si bien podrían mencionarse otros elementos secundarios a la hora de hablar de transporte ligero, lo cierto es que estos transportadores son los más importantes y los más utilizados.Los de banda se colocan en aquellas instalaciones en las que la mercancía tiene que recorrer grandes distancias o en las que haya que hacer diferentes cambios de nivel.

Este tipo de transportador está compuesto por una gran cantidad de elementos de unión que posibilitan su ampliación en caso de que sea necesario y también facilitan la instalación de diferentes accesorios de los equipos, por ejemplo, una fotocélula o una guía.Las principales industrias en las que se puede encontrar esta clase de transportadores son la del automóvil,la farmacéutica, la del plástico, la electrónica o la de la alimentación.

La combinación de estos transportadores con distintos tramos horizontales, ascendentes y descendentes puede conseguir un sistema muy flexible.Las telas de las bandas se fabrican en múltiples materiales en función de la operativa concreta de la empresa y pueden ser de PVC, poliuretano, silicona, poliolefina, etc.

Existe un tipo de bandas, denominadas modulares, que llevan muchos años en el mercado. Su aplicación ha sido mayor en la industria de la alimentación y las bebidas, aunque últimamente se está extendiendo su uso a otra clase de sectores. Son de plástico y forman una especie de malla muy flexible que permite motorizar grandes tramos, incluyendo curvas, con un único motor.

Debido a sus características resultan de gran utilidad en el sector de la alimentación, además se pueden mojar sin problemas, lo que ayuda en su limpieza y garantiza la higiene.

 

Transportadores de rodillos

Cuando el objetivo que se persigue es transportar mercancías por tramos en los que se necesita realizar transferencias, es decir, cambios de dirección o de sentido, los rodillos son un elemento de gran validez. Dependiendo de la capacidad de carga que se requiera y la aplicación concreta que vayan a tener, pueden emplearse distintos tipos de rodillos: de tubo de PVC, de acero cincado o de acero recubierto de goma, entre otros.

Los rodillos pueden clasificarse, según el modo de funcionar, en libres, motorizados o motorizados de acumulación. Los libres, dándoles unos grados mínimos de inclinación, forman caminos de transporte por gravedad, es decir, el peso de la propia carga es el que hace que los rodillos roten y la desplacen hasta el punto deseado.

En la mayoría de los casos se alternan con los motorizados, que impulsan la mercancía de un lado a otro gracias a las correas tóricas que los unen y permiten que se muevan de modo sincronizado. Normalmente estos rodillos son metálicos salvo en el caso de las zonas de curvas en las que se instalan elementos cónicos de plástico, que facilitan que la mercancía ruede mejor y no se quede atascada al efectuar los giros.

Este último tipo de transportador tiene dos clases de accionamiento, por correa o por cadenas. El primero de ellos resulta mucho más silencioso y es el que más se utiliza en la actualidad. Al igual que los de banda, esta clase de transportadores se emplea también en aquellas plantas en las que es preciso que la mercancía recorra grandes distancias y que tenga que pasar por ciertas transferencias y desvíos.

 

Correas dentadas

Es muy usual encontrar este mecanismo en las instalaciones de montaje, ya que las correas dentadas resultan excepcionales para el transporte rítmico de productos, muy corriente en este tipo de operativas. En función de las dimensiones de las piezas de trabajo y de la carga total a la que se verán sometidas, estos sistemas ofrecen diferentes correas de anchos muy variados.

Sin embargo, aunque el segundo tipo es mucho más ruidoso, es muy útil en aquellas instalaciones en las que se utiliza el sistema de transporte de acúmulo con presión. Gracias a esta posibilidad de instalar rodillos de acumulación, se puede evitar que éstos, una vez retenida la carga, sigan girando y rozando en la misma, con lo que se conseguirá alargar su vida útil y no será necesario emplear grandes potencias de arrastre de los equipos motrices.

Una variedad similar a estos transportadores son los de bolas, normalmente de acero, que permiten solucionar casi cualquier transporte de carga, ya que favorecen el cambio de dirección de la misma de una manera sencilla.Son muy útiles en aquellas instalaciones en las que resulta preciso mover las cargas manualmente en cualquier dirección con suavidad, precisión y todo ello con el mínimo esfuerzo.

Una de las aplicaciones más típicas de los transportadores de bolas puede verse en los aeropuertos, concretamente en los sistemas destinados al transporte del equipaje. Dentro de estos transportadores cabe destacar otra variedad, los telescópicos, que en algunas ocasiones también son de banda y se emplean para cargar y descargar camiones con mayor facilidad. El transportador, de gravedad o motorizado, se introduce dentro de las cabinas de los camiones, y los operarios efectúan sus tareas con mayor comodidad.

 

Transportadores de roldanas

Por otro lado, algunos fabricantes comercializan transportadores de roldanas, también denominados transportadores sin accionar. Las roldanas son pequeñas ruedas que pueden estar fabricadas en plástico o bien en acero, según los requerimientos de cada almacén, y que hacen que la carga se mueva con el simple peso de la misma.

Son muy frecuentes en aquellas operativas en las que se necesita que la carga sufra diversas desviaciones durante el recorrido, especialmente en las de paquetería de peso medio o bajo.En el mercado operan múltiples compañías especializadas en la fabricación de roldanas de plástico polietileno de alta densidad, que están preparadas para operar a temperaturas de hasta -30º.

El sector alimentario es el que más las utiliza para sus instalaciones de dinámica de interior de cámaras frigoríficas.Otras empresas ofrecen roldanas conductivas para cuando hay que recurrir a una descarga total de la electricidad estática autogenerada. Se sirve de ellas el sector de la electrónica para evitar que las propias características técnicas de microchips o placas electrónicas varíen con la electricidad estática generada durante el proceso de manipulación.

Asimismo, se usan en el sector de la electricidad con el fin de impedir, por ejemplo, que la chispa creada por la electricidad estática durante la manipulación de baterías de automóvil destruya el ácido sulfúrico del interior de las mismas.

 

Unidades de transporte

Los transportadores también funcionan como parte integrada de los miniload. Son almacenes automáticos para cajas que disponen de una o varias cabeceras, las cuales están formadas por un sistema de transportadores de rodillos y mesas transferidoras, muy práctico para acercar la carga a los operarios cuando el transelevador la extrae de las estanterías, o bien para realizar el proceso inverso.

Las unidades de transporte más habituales que circulan por estos transportadores son los contenedores o cajas de plástico. En algunas ocasiones, si bien no es lo más común, también se colocan bandejas y contenedores metálicos e incluso el propio embalaje de la mercancía puede servir de unidad de transporte si posee una rigidez suficiente.

Es muy importante que todos estos sistemas de transporte sean fiables para cualquier operativa, por lo que las cajas que van a circular por ellos deben cumplir una serie de requisitos especiales. Para ello, Mecalux ha diseñado una gama propia de cajas de plástico de acuerdo con la norma Eurobox, que cumplen todos los requerimientos mecánicos para su uso intensivo en los sistemas de almacenamiento de la compañía.

______________________________________________________________________________________

LAS VENTAJAS DE LOS TRANSPORTADORES

Este sistema de transporte continuo utilizado para mover cajas de un lado a otro en una planta de producción, una zona de preparación de pedidos o en un operador logístico, entre otros muchos, ofrece multitud de ventajas a los usuarios.

Bajo coste: esta clase de sistema influye positivamente en el entorno operativo de trabajo, lo que favorece el retorno de la inversión del global de la instalación.

Bajo mantenimiento: los transportadores tienen un diseño compacto que permite que las diferentes tareas de mantenimiento, que deben realizarse periódicamente, se lleven a cabo con una mayor comodidad.

Fiabilidad: se trata de un mecanismo muy seguro cuyos componentes han sido exhaustivamente comprobados, lo que garantiza al cliente un nivel de fiabilidad muy elevado.

Escalabilidad: proporciona multitud de posibilidades para efectuar diferentes disposiciones de los elementos, por lo que se obtiene un mayor rendimiento de las instalaciones.

Durabilidad: la robustez del sistema posibilita resistir una operativa diaria de alto rendimiento durante mucho tiempo.

Ergonomía: gracias a sus excelentes directrices ergonómicas resulta más sencilla la interacción entre la máquina y los operarios. Asimismo, las tareas de mantenimiento son mucho más fáciles de llevar a cabo.

_____________________________________________________________________________

LOS CLASIFICADORES DISTRIBUYEN LA MERCANCÍA

Los clasificadores son sistemas automáticos que tienen como tarea principal la clasificación de elementos tales como cajas, paquetes, piezas sueltas, etc. Forman parte del llamado transporte ligero y permiten separar, por ejemplo, los bultos de una paleta en diversos grupos que luego conformarán diferentes pedidos. Pueden ser de alta o de media cadencia y en función de ello utilizan sistemas para desviar la carga a las distintas salidas:

Alta cadencia

Shoe sorter: es un clasificador de zapatas empleado para cargas de todos los tamaños y pesos. La carga se traslada por tablillas de aluminio hasta que llega a su salida y las zapatas la acompañan sacándola suavemente del circuito.

Tilt tray sorter: posibilita clasificar objetos de distintos tamaños y pesos. Cada bandeja opera de forma autónoma, de hecho es la propia bandeja la que se eleva cuando hay que desviar la mercancía.

Cross-belt: tiene un funcionamiento similar a los anteriores. Las bandejas se sustituyen por transportadores de banda. Este tipo de sorters admite una mayor cadencia de clasificación.

 

Media cadencia

Empujador: se trata de un brazo metálico que impele las cajas a un transportador secundario o bien hacia la salida correspondiente.

Arrastrador: tiene las mismas características que el anterior, empuja el producto acompañándolo hasta la salida. En este caso el mecanismo se escamotea y no retorna a su posición inicial, permitiendo el paso de la siguiente caja. Se emplea para mayores cadencias.

Transferidor: funciona de forma similar al arrastrador, aunque en este caso la carga se eleva y se trasfiere a su destino.

Brazo desviador: su cometido es desviar cargas similares entre sí manteniendo la orientación inicial de las mismas.

Desviador pop-up: funciona gracias a la elevación y rotación de diferentes filas de ruedas que se intercalan entre los transportadores de banda o de rodillos para poder desviar la mercancía.