Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Autoportante con estanterías compactas para alta rotación

28/03/2014

La empresa Oliva Logística fue creada en el año 2000 en el seno del grupo valenciano Llacer y Navarro, para ofrecer, tanto en el mercado nacional como en el internacional, una cobertura total en servicios de logística. El operador ha inaugurado recientemente en Oliva (Valencia) un almacén autoportante con estanterías compactas y convencionales que eleva a 20.000 paletas la capacidad de sus instalaciones.

Oliva Logística ofrece un servicio de logística integral a todo tipo de clientes, entre los que se encuentran empresas de alimentación, de distribución o fabricantes. En sus inicios, este operador logístico disponía de una única nave de unos 5.000 m2 de superficie equipada con estanterías convencionales, y más tarde amplió el sistema de almacenaje instalando bajo el mismo techo un complejo de estanterías de paletización compacta. Posteriormente, la empresa construyó otras dos naves: una de 4.000 m2 de superficie con estanterías compactas, y otra, de 8.000 m2, que combina compactas con algunas convencionales para aprovechar al máximo el espacio. En la actualidad, la capacidad total de los almacenes de Oliva Logística es de 20.000 paletas.

En la última nave construida, la de 8.000 m2 de superficie, aproximadamente el 90% de estanterías son del tipo compacta, mientras que el 10% restante corresponde a estanterías de paletización convencional. La nave tiene una estructura autoportante, es decir, que está concebida para que las estanterías formen un grupo compacto junto con las cubiertas y los laterales del propio almacén, evitando de este modo la obra civil. Este tipo de edificación es la que permite una mayor altura para el almacenaje, puesto que la única limitación son las normas locales o el alcance de los medios de manipulación que se utilicen. En esta obra de ingeniería, las estanterías soportan la carga de las mercancías y de los diversos elementos de la construcción, así como los empujes de los medios de manipulación y los agentes externos: fuerza del viento, movimientos sísmicos o sobrecargas de peso como las que puede provocar la nieve. En definitiva, se evitan pérdidas de espacio, puesto que el almacén se proyecta para ajustarse a las medidas necesarias.

Las estanterías compactas, por su parte, apenas requieren espacio para maniobrar con las carretillas elevadoras, de manera que se reduce considerablemente el número de pasillos de acceso a la mercancía y la utilización del espacio disponible es máxima. Se trata de un sistema ideal para almacenar productos homogéneos, más aún si la rotación o el acceso directo al producto no son determinantes (si no se hacen acciones de picking y la mercancía pueden estar almacenada unos cuantos días).

Carriles guía

El conjunto de estanterías forma calles interiores de carga, con carriles de apoyo para las paletas. El ancho de calle es de 1.400 mm (las paletas del tipo europeo se introducen por el lado más largo: 1.200 mm) y las carretillas penetran en estas calles con la carga elevada por encima del nivel en el que van a depositarla. Para agilizar las maniobras de las contrapesadas, se han incorporado a las estanterías carriles guía, que favorecen los desplazamientos y minimizan la posibilidad de daños causados por accidentes. Asimismo, las carretillas incorporan unas pequeñas ruedas laterales, dispuestas a la misma altura que las guías de los carriles, lo que permite fijar la dirección y circular con mayor rapidez dentro de las calles.

El hecho de no tener que guiar el volante es una gran ventaja; de lo contrario, una vez la carretilla está dentro del carril, por poco que se mueva la dirección es fácil acabar golpeando en los laterales de las estanterías. Además, como la estantería incorpora en todos los niveles de carga guías para las paletas, la carga también va guiada.

La mejor solución

Oliva Logística escogió esta solución de almacenaje porque optimiza el suelo utilizado, en cuanto a capacidad de paletas se refiere. A este respecto, Carlos Borredá, del departamento de logística de la compañía afirma que “el principal problema era la insuficiencia de espacio, y con la nueva nave se subsana este problema y se logra una mejor utilización del suelo disponible”. “El objetivo que se perseguía con la construcción del nuevo almacén –concluye Borredᖠera disponer de la superficie necesaria para dar un buen servicio, buscando a la vez la máxima utilización y rentabilidad del espacio usado, lo que se traduce en un coste mínimo para el cliente”. La capacidad total en esta nave de 8.000 m2 es de 3.940 paletas.

La compañía valenciana ofrece cobertura total en servicios de logística: almacenaje (control y gestión stock, depósito aduanero), distribución de productos (carga completa, desconsolidación de cargas, grupaje, picking) y transporte (terrestre, marítimo, aéreo, tanto nacional como internacional). “Nos definimos como operador logístico –afirma Borredá–, pues nos consideramos una pieza más en la maquinaria de nuestro cliente: somos un peldaño más entre ellos y sus clientes. Damos un servicio completo y pretendemos que nuestra labor con las mercancías pase desapercibida para quienes nos las confían”.

La nave de Oliva almacena todo tipo de productos: papel, zumos, agua, paneles solares, etc. Los distintos materiales llegan a la instalación vía camión o contenedor. En el área de recepción de mercancías se comprueba su estado a la hora de la descarga y, posteriormente, se ubican por códigos y fecha de caducidad (en el caso de que sea material con fecha de caducidad).

La gestión del stock y de la ubicación y desubicación de la carga se realiza con la ayuda de pistolas de lectura por radiofrecuencia, que identifican los datos del código de barras de la paleta y el código de barras de la ubicación. En el almacén de Oliva existe una alta rotación del stock, en parte debido a que la mayoría se gestiona atendiendo a la fecha de caducidad.

Servicio específico

Los clientes de Oliva Logística envían al almacén las órdenes de pedidos que deben servirse y desde la nave del operador se asigna a esas órdenes el material según el criterio específico de cada cliente (lote, fecha de caducidad, etc.) y se realizan las distintas expediciones. Para realizar la distribución, la compañía tiene operativa una mínima flota propia de vehículos, pero la mayor parte de esta tarea se realiza con el apoyo de trabajadores autónomos.

En este centro logístico no hay muelles de carga y descarga fijos, sino que la nave dispone de unas guías por las que las plataformas de carga son desplazadas hasta alcanzar la posición deseada. El tráfico medio de camiones que soporta la instalación varía en función de la época del año, de manera que oscila entre los 30 camiones de la temperada baja y los 60 de la temporada de mayor actividad.

 
Ficha técnica de los almacenes autoportantes de paletización compacta y convencional Longitud total almacenes autoportantes: 76,9 m
Anchura total almacenes autoportantes: 74,6 m
Altura almacén autoportante: 13,7 m
Profundidad estanterías (bloques de compacta): 8.400 mm
Nº de calles: 3 bloques de 23 calles, 3 bloques de 31 calles
Nº estanterías convencionales: 4 de 11 módulos cada una
Niveles de carga: 6 y 7 niveles
Capacidad total: 13.261 paletas
Unidad de carga: Paleta de 800x1.200 mm