Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Almacenaje Inteligente para calzado industrial

27/03/2014

Frente a la agresiva política de bajos precios que practica la competencia asiática, el fabricante de calzado industrial y de seguridad La Industrial Zapatera ha optado por la automatización de los procesos de almacenaje, para mejorar el servicio al cliente y hacerlo acorde con la calidad del producto que vende. Con la incorporación de un almacén inteligente, que combina la acción de dos robots transelevadores, uno para cajas y otro para paletas, la empresa alicantina ha adaptado la preparación de los pedidos a las exigencias de la demanda.

La Industrial Zapatera ha querido amoldarse a las necesidades de sus clientes, para que la calidad en el servicio sea un argumento más a la hora de escoger sus productos. Así, para contrarrestar la acción de algunos fabricantes asiáticos (que venden en el mercado europeo botas industriales con precios por debajo del coste que tiene en España la materia prima que se utiliza en su fabricación), ha apostado por distinguirse de la competencia con una inversión que asegura un servicio a medida.

La empresa ha montado en sus instalaciones de Callosa de Segura (Alicante) un sistema de almacenaje compuesto por un Miniload para cajas y un almacén automático para paletas, que trabajan en paralelo en la preparación de los pedidos. Con la acción combinada de los dos robots transelevadores, que atienden las estanterías coordinados por el sistema informático que gestiona el funcionamiento de la instalación, del almacén se extraen paletas completas y pares sueltos de calzado, que sirven para completar los pedidos.

Sobre la decisión de instalar este tipo de solución de almacenaje, el responsable de producción de La Industrial Zapatera, Ramón Pajares, afirma que "cuando revisamos el histórico de pedidos, observamos que un considerable volumen correspondía a demandas de cantidades inferiores a los doce pares por talla, que es lo que cabe en las cajas que manejamos como unidad de almacenaje. A partir de ahí, decidimos dividir el almacén y organizarlo de modo que un robot sacase cajas completas y el otro se encargase de aquellos pedidos inferiores a una caja". Con este sistema se atiende cualquier encargo, hasta el de un par de botas.

Esta metodología permite que los envíos se adapten a las necesidades reales de los clientes en cada momento, ya que pueden prepararse con la mercancía depositada en ambos almacenes y, posteriormente, ser consolidados al pie de los mismos.

Esto es fundamental para La Industrial Zapatera, puesto que el negocio del calzado industrial y de seguridad no tiene la estacionalidad del calzado normal, que concentra toda su actividad en dos periodos del año (la campaña de primavera-verano, que dura de enero a marzo, y la de otoño invierno, que va de junio a septiembre, aproximadamente). El segmento del calzado industrialno está sujeto a modas ni a temporadas, las ventas son estables durante el año, por lo que no existen los denominados pedidos iniciales (los que se sirven masivamente al inicio de las campañas).

Mercancía al hombre

El almacén automático para cajas (Miniload) está compuesto por una estantería doble de 85 m de longitud, compuesta por 118 módulos. Su altura es de 6,7 m, dividida en ocho niveles de carga con alturas de 662 mm, 750 mm y 850 mm. La mercancía está depositada en bandejas de 600x800 mm, que admiten una carga máxima de 50 kg. La capacidad total de esta instalación es de 1.888 bandejas. El pasillo de acceso está servido por un robot transelevador, que se encarga de las entradas y salidas.

El almacén automático de paletas, por su parte, tiene una longitud aproximada de 86 m, mientras que su anchura y altura alcanzan los cinco y los siete metros, respectivamente. Sus módulos tienen un largo de 3.430 mm y en ellos caben tres paletas de 1.000 x 1.500 mm, con un peso máximo de hasta 150 kg para cada una de ellas. Las estanterías están atendidas por un robot transelevador que deposita y recoge las paletas que llegan a la cabecera a través de un transportador de rodillos.

El robot desarrolla velocidades de traslación de 125 m/min (horizontal) y 20 m/min (vertical). El principio por el que se rige el funcionamiento de este almacén inteligente, que coordina la acción de las dos instalaciones automáticas, es el de acercar la mercancía al hombre.

Mejoras

Antes de instalar el actual sistema de almacenaje, La Industrial Zapatera guardaba su stock de calzado en estanterías convencionales, y la preparación de pedidos se realizaba de forma totalmente manual, con los operarios haciendo el picking con papeles y depositando los productos en carros.

Ramón Pajares apunta que, entre las ventajas que ha proporcionado el nuevo almacén, destacan "la mayor rapidez en la preparación de pedidos y el conocimiento exacto en todo momento de lo que tenemos en stock". La unidad de almacenamiento del fabricante alicantino es la caja de doce pares de botas. En total, el almacén gestiona entre 2.500 y 3.000 referencias distintas, y es posible encontrarlas todas tanto en el Miniload como en las estanterías metálicas para paletas.

El responsable de producción asegura que, con la inversión realizada en la automatización de procesos, "pretendemos afianzarnos en el mercado europeo, porque cada vez hay más países asiáticos practicando una política agresiva de precios. Ante este hecho, nuestra forma de responder es automatizar los sistemas de trabajo de la empresa para aumentar la calidad del servicio".

Las instalaciones de La Industrial Zapatera en Callosa de Segura cuentan con 25.000 m2 de superficie cubierta, que se reparten entre un almacén para materias primas de 1.000 m2, una segunda nave, también de 1.000 m2, en la que se realiza el preparado del corte del calzado, y una gran nave en la que se encuentran las secciones de inyección (producción) y embalaje, además de los almacenes automáticos.

Fuente: Daniel Martínez

Botas contra el chapapote

La Industrial Zapatera se fundó, en 1979, como fabricante de botas industriales de PVC y caucho nitrilo bajo la marca P'Agua. Este tipo de botas son las que se han usado estos meses para equipar a las personas que han colaborado en la limpieza del fuel vertido por el petrolero Prestige en la costa gallega, tras hundirse el barco el pasado mes de noviembre. En el momento de realizar este reportaje, la empresa estaba desbordada por la avalancha de pedidos que llegaban desde Galicia.

Las botas P'Agua también son utilizadas en los sectores de la agricultura, la navegación, la minería, los servicios, etc. Además, la empresa alicantina también produce, desde 1987, el calzado de seguridad Panter, fabricado en piel. Con estas dos marcas, la empresa cuenta con el catálogo más amplio de España en calzado de seguridad. Un 20% de su producción va destinada a la exportación, con los países de la Unión Europea, Israel y México como principales destinos.

Ficha técnica del Miniload de La Industrial Zapatera

  • Longitud de la estantería: 85.331 mm
  • Anchura de la estantería: 2.712 mm
  • Altura de la estantería: 6.710 mm
  • Nº de módulos: 118
  • Longitud del módulo: 699 mm
  • Nº de niveles de carga: 8
  • Altura niveles de carga: 662,5/ 750/850 mm
  • Nº de pasillos: 1
  • Unidad de carga: Bandeja de 600 y 800 mm
  • Carga máxima: 50 kg/bandeja
  • Carga máxima por módulo: 400 kg
  • Capacidad total: 1.888 bandejas
  • Instalación servida por transelevador

Ficha técnica del almacén automático para paletas de La Industrial Zapatera

  • Longitud de la estantería: 86.293 mm
  • Anchura de la estantería: 4.953,5 mm
  • Altura de la estantería: 7.035 mm
  • Unidad de carga: Paleta de 1.000 x 1.500 mm
  • Carga máxima:
  • 50 kg/paleta
  • Nº de módulos (longitud) : 23 (3.430,5 mm) +1 (2.330,5 mm)
  • Niveles de carga (altura) : 7 (900 mm)
  • Nº de pasillos:
  • máxima hueco: 450 kg (3 paletas), 300 kg (2 paletas)
  • Carga máxima módulo: 3.150 kg (3 paletas), 2.100 kg (2 paletas)