Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

20.000 paletas para electrodomésticos en LG

18/02/2007

La facturación de la multinacional coreana LG Electronics en España creció entre 1999 y 2001 desde los 78 hasta los 300 millones de euros. Ante el reto logístico que supuso este incremento de la actividad, en octubre de 2000 la empresa abrió un nuevo centro logístico de 15.000 m2 en Ribarroja (Valencia) y, en 2001, decidió finalmente externalizar la gestión de todos sus almacenes y confiársela a Azkar.

En octubre de 2000, LG Electronics se instaló en el polígono industrial de la Reva, en Ribarroja (Valencia), donde inauguró su almacén central para la logística y los servicios técnicos en España y Portugal. La multinacional coreana abrió esta instalación, que cuenta con cerca de 15.000 m2 –9.000 de ellos destinados al almacenaje–, en un momento en el que estaba experimentando un espectacular crecimiento en nuestro país. Un año más tarde, en 2001, la facturación se había prácticamente cuadruplicado con respecto a la cifra de negocio alcanzada en 1999, hasta llegar a los 300 millones de euros. En la actualidad, el nuevo almacén ya se ha quedado pequeño y LG está pensando dónde y cómo incrementar la superficie de almacenaje.

La familia de productos que se almacena en el centro de Ribarroja incluye artículos de la denominada gama marrón (televisores, audio, vídeo, reproductores DVD/CD, retroproyectores y proyectores) y algunos de gama blanca, como aspiradoras y microondas, así como monitores de ordenador (gama informática). Antes de su construcción, el stock de todos estos artículos se encontraba en otra instalación situada en la población valenciana de Quart de Poblet. Este último centro cuenta ahora con tres almacenes, dos para aparatos de aire acondicionado y otro para producto variado, y dispone de un sistema de paletización convencional para la mercancía.

El entramado de almacenes de LG Electronics en Valencia (auténtica plaza fuerte de la compañía en España) se completa con una instalación de 10.000 m2 en Aldaia, dedicada en exclusiva a los aparatos de aire acondicionado y, otra de 8.000 m2, para la gama de línea blanca (lavadoras, frigoríficos y lavavajillas). En esta última, situada en la localidad de Beniparrell, los productos se encuentran almacenados en pila americana. Fuera de Valencia, la compañía cuenta en Madrid con un almacén para productos informáticos.

El centro logístico de Ribarroja dispone de dos almacenes, uno de estanterías de paletización convencional para producto y otro, para piezas de recambio, compuesto por estanterías ligeras con pasarelas a dos niveles para realizar el picking manual de los repuestos. Ambos están ubicados dentro de la misma nave, que tiene unas medidas de 197 m de largo, por 73 m de ancho y 9,8 m de altura. En conjunto, los dos sistemas de almacenaje forman un rectángulo perfecto de 9.000 m2, ya que el de recambios ocupa una superficie aproximada de 530 m2 en una esquina de la imaginaria figura, justo en la parte opuesta a los muelles de carga.

Aprovechar el espacio

El complejo de estanterías para paletas tiene unas dimensiones de 135 m de ancho por 59 m de largo y 8,5 m de alto. Frente a las estanterías se encuentra la zona de recepción y preparación de pedidos, que dispone de 1.352 m2 de playa frente a los muelles de carga (14 en total). Para aprovechar mejor el espacio disponible, el nuevo almacén tiene pasillos estrechos, servidos por carretillas elevadoras de carga lateral retráctiles, mientras que en el almacén de Quart de Poblet (donde se guardaban anteriormente los productos de gama marrón) los pasillos son más anchos y las estanterías están servidas por carretillas de carga frontal contrapesada. Traspaletas manuales y eléctricas completan la dotación de maquinaria que se utiliza en Ribarroja.

El almacén tiene capacidad para 20.175 paletas, distribuidas en estanterías con cinco niveles de carga (incluido el suelo). LG tiene allí en stock cerca de 700 referencias, 100 de las cuales son de alta rotación. Entre las que tienen más salida se encuentran algunos modelos de microondas, televisores de 14 y 21 pulgadas y monitores de ordenador. A menudo, las pantallas de ordenador no llegan a situarse en las estanterías, ya que se venden rápidamente y salen del almacén antes de formar parte del stock. En este sentido, el encargado de las entradas de mercancía en el centro, José Luis Huertas, asegura que "algunos productos no están aquí más de cinco horas; el tiempo necesario para controlar el pedido y realizar el picking. En ocasiones, incluso recibimos productos que vienen en avión y los distribuimos directamente desde el aeropuerto, sin que pasen por nuestros almacenes. En esos casos –continúa Huertas–, nuestro agente de aduanas también actúa como un operador logístico y distribuye los productos".

Envíos transoceánicos

El 70% de los productos llegan en barco desde Corea hasta el puerto de Valencia, desde donde viajan en camión a Ribarroja. La procedencia del 30% restante se divide entre las fábricas que LG tiene en Indonesia y China, cuyas mercancías también llegan en barco, y los proveedores de Polonia e Inglaterra, donde se fabrican algunos microondas y monitores de ordenador que llegan a Valencia por carretera. El transporte aéreo queda reservado, casi exclusivamente, para los productos informáticos más novedosos, que pueden quedar desfasados en cuestión de pocos meses.

Toda la mercancía de Corea llega con el transporte organizado y pagado desde allí. Los envíos transoceánicos desde el puerto de Pusan tienen un tiempo de tránsito de aproximadamente un mes. La realización de pedidos a las fábricas de Corea se ajusta a los ritmos de producción de las mismas gracias a la utilización de un sistema informático común para la central y para todas las delegaciones de LG repartidas en el mundo. El mismo software se encarga de gestionar las existencias de LG España. Además, la empresa ha creado recientemente una división nueva dedicada en exclusiva al comercio electrónico y que gestionará tanto las ventas (B2C) como el trato con proveedores (B2B). El proyecto se encuentra en fase embrionaria.

El movimiento diario de camiones en el centro de Ribarroja es de aproximadamente 25 camiones de entrada y otros tantos de salida. Este flujo es constante durante el año, aunque la proporción de recepciones y expediciones varía según la época: la gama marrón se vende menos en verano, por lo que, cuando llega el calor, entra más mercancía de la que sale. Ocurre lo contrario, con los de gama blanca o con el aire acondicionado, cuyos almacenes están ahora expidiendo mucha más mercancía de la que entra en los almacenes.

Logística subcontratada

Desde principios de 2001, LG tiene subcontratada la logística en España con Azkar. Así, el almacén de Ribarroja está gestionado por el operador, mientras que LG se reserva el papel de supervisión y control. La multinacional entrega a Azkar una previsión de entradas de mercancía y el operador se encarga de su tratamiento en los almacenes de Valencia y su posterior distribución en todo el territorio nacional.

Los operarios de Azkar llevan a cabo las tareas de ubicación y desubicación. El almacén no dispone de soluciones de radiofrecuencia (aunque está contemplada su incorporación en un futuro próximo), de manera que el picking para la preparación de pedidos se realiza de forma manual y con papeles. El control del stock se efectúa cada mes mediante un inventario.

Recambios para la Península

El almacén de recambios de Ribarroja sirve a diario las piezas solicitadas por todos los servicios técnicos que reparan productos de LG en España y Portugal. La instalación funciona con un sistema tradicional de picking en almacén caótico. Aquí se opera con un sistema informático que permite localizar, a partir del código de repuesto asignado a la pieza, la situación de cada una de ellas. Los cuatro operarios que se encargan del picking de los productos lo hacen con papeles, y cada día pueden atender una media de 150 pedidos. Prácticamente todos los repuestos vienen de Corea.

Este almacén no está gestionado por Azkar, de manera que el personal que lo atiende es de LG. El responsable de su funcionamiento, Juan Miguel González, asegura al respecto que "los trabajadores del almacén de paletas sólo tienen que mover producto, así que les basta con que se les diga el modelo y dónde está ubicado. Pero nuestro personal debe conocer el repuesto (qué es un termostato de frigorífico, por ejemplo), porque no lleva un embalaje original, ni ninguna indicación sobre el modelo".

El sistema de almacenaje de las piezas de recambio está formado por estanterías ligeras dobles dispuestas a tres niveles (dos en altura con pasarelas para el picking). En total, el almacén dispone de 1.600 m2, con una altura máxima de 7,5 m (2,5 por planta). Los repuestos se encuentran situados sobre paneles de 50 cm de profundidad, dentro de cajas con divisorias o en cajones. Los productos más grandes se almacenan en dos pasillos cuyas estanterías tienen 1,10 m de profundidad. En este caso, los recambios están depositados directamente sobre los estantes. El almacén dispone de su propio sistema contraincendios, independiente del general de la nave.

Sobre la elección de este tipo de instalación, González afirma que "para el volumen de mercancía que tenemos aquí, en un sistema automático necesitaríamos como mínimo tres carruseles verticales, ya que tenemos 30.000 códigos diferentes y, a una media de diez unidades por referencia, da un total de 300.000 piezas". Las diferencias de tamaño también eran un problema, ya que entre esa amalgama de artículos puede encontrarse desde la tapa de un tornillo hasta la puerta de un frigorífico: "en el caso de repuestos como los frontales de aire acondicionado o las puertas de frigorífico no podríamos poner más de quince en las bandejas de esas torres", afirma González, quien añade que el alto coste de los carruseles –120.000 euros cada uno– fue otro factor decisivo a la hora de decantarse por el actual sistema de almacenaje.


Ficha técnica del almacén de paletización convencional de LG Electronics

Longitud estanterías: 58,9 m
Anchura estanterías: 135 m
Altura estanterías: 8,5 m
Longitud almacén: 197,45 m
Anchura almacén: 73,38 m
Nº de estanterías: 33
Nº de pasillos: 32
Niveles de carga: 5 (incluido el suelo)
Nº de módulos: 1.345
Longitud de los módulos: 2.700 mm
Capacidad por hueco: 3 paletas
Capacidad total: 20.175 paletas (36.493 m3 de volumen)
Carga máx. por nivel: 2.400 kg
Unidad de carga: Paleta de 800x1200 mm y 800 kg de peso.
Instalación servida por carretilla retráctil
 

Ficha técnica del almacén de recambios servicio técnico de LG Electronics

Longitud estanterías: 20,5 m
Altura estanterías: 7,5 m
Anchura almacén: 22,8 m
Nº de estanterías: 17
Nº de pasillos: 9
Niveles de carga: 12 estantería picking
19 estantería Simplos
Nº de módulos: 20 estantería Simplos
5 estantería picking
Longitud de los módulos: 902 mm estantería Simplos
2700 mm estantería picking
Capacidad total: 3312 huecos + 784 cajones estantería Simplos
264 huecos estantería picking
Carga máx. por altillo, estante: 40 kg (estantería Simplos) 300 kg (estantería picking) Tipo de estanterías: Estatería Simplos y picking con pasarelas para carga manual, doble planta
Unidad de carga: cajas de dimensiones variables