Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

WI-FI trae la revolución inalámbrica

08/11/2007

En un mundo tan globalizado como el actual, los problemas con que se encuentran las compañías a la hora de establecer una dirección unificada están relacionados, principalmente, con la escasa movilidad de sus trabajadores y con el difícil control de los productos, ya se hallen en el almacén o estén siendo transportados.

Este inconveniente hace que en ocasiones sea imposible disponer, en el momento en que se necesite, de la información referente a cada gestión que esté llevando a cabo la empresa.Esta es la razón por la que cada vez más compañías se ven obligadas a contar con la tecnología inalámbrica para allanar este proceso de centralización que resulta casi imprescindible en la empresa moderna.

Y es que todas las ventajas que ofrece esta tecnología tienden a hacer de la dirección logística una labor más sencilla y, ante todo, que exija menos tiempo en la gestión y análisis individualizado de cada una de sus partes.

“El mayor mérito de las redes inalámbricas es su gran flexibilidad: una red wireless sólida y estable proporciona a los negocios, por pequeños que estos sean, un firme retorno de la inversión a través de la eliminación de tiempos muertos y un claro aumento de la productividad”, afirma Víctor Roblas, director de comunicación de Ovislink, empresa especializada en la fabricación de soluciones Wi-Fi.

 

Fácil instalación

Otra de las excelencias que aporta esta tecnología es la sencillez de implantación.A diferencia de la inmensa mayoría de las soluciones enfocadas a la empresa, con unos minutos basta para hacer efectivo el servicio de esta red y tampoco es necesario, en este caso, que los empresarios asistan a cursos de aprendizaje de la aplicación.

He ahí uno de sus principales puntos fuertes: su instalación se efectúa de una manera muy rápida, siendo visibles los resultados en un corto plazo de tiempo”, continúa Roblas.Desde que, en 1997, el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos, más conocido por sus siglas en inglés, IEEE, definiera por primera vez el estándar de radio 802.11 para la transmisión inalámbrica de datos,esta tecnología no ha cesado de ganar adeptos.

Popularmente conocida como Wi-Fi, la marca comercial con que la bautizara la Wi-Fi Alliance (la organización que certifica si los equipos cumplen los estándares), su presencia en los hogares y en las empresas resulta cada vez mayor. Uno de los motivos que explican esta proliferación en el ámbito empresariales que Wi-Fi aporta una mayor libertad al trabajador dentro de la compañía al tener conectado un dispositivo que transmite la información y posibilita tener inmediatamente todos los datos que se desee evaluaren determinado momento.

El gran beneficio es poder estar conectado en cualquier lugar de la empresa, facilitando la información requerida en cada instante”, comenta Xavier Lleixá, ingeniero de ventas de Netgear, sociedad que se dedica a la fabricación de dispositivos de comunicaciones. Además, añade que este hecho permite aumentar muy notablemente la productividad de los empleados,ya que con tener una sola PDA, “cualquier trabajador puede estar generando pedidos en tiempo real a la vez que se supervisa el stock”.

 

Principales ventajas

Manuel García, director técnico de posventa de SMC Networks, firma especializada en la fabricación de soluciones inalámbricas para la empresa, también coincide en que la principal ventaja de Wi-Fi es que los usuarios no tienen por qué acceder a Internet o a la red de datos de la empresa desde un sitio fijo: “La compañía puede poner al servicio del empleado un dispositivo de tipo inalámbrico para que, cuando asista a una reunión dentro de las instalaciones, tenga de manera instantánea acceso instantáneo a todos los datos de la compañía, ya estén en Internet o en un terminal remoto”.

Así pues, el trabajador gozará de un campo de acción mayor y de una gran rapidez, tanto a la hora de transmitir las señales como en el momento de recibirlas. Además, a través de una PDA o un smartphone, el empleado que trabaja fuera de la oficina no tardará demasiado tiempo en notificar al centro de trabajo cuáles han sido sus gestiones: la red Wi-Fi le permite descargar la información que ha ido almacenando en el terminal en cuanto llega a la oficina.

Cualquier empresa necesita de un proceso logístico adecuado para poder acometer con éxito nuevos retos relacionados con el mantenimiento o expansión de su posicionamiento en el mercado. Sin un control unificado y coherente, se corre el riesgo de perder el tiempo y el dinero en procesos evitables que pueden ser un gran lastre a corto plazo. En este contexto, la tecnología Wi-Fi ofrece soluciones que centralizan los procesos logísticos y que favorecen una gestión más unificada.

 

Recopilar información

En primer lugar, el almacén es un punto clave que requiere de un gran control. Es habitual que una empresa se vea obligada a emplear una gran cantidad de tiempo en recopilar la información del almacenaje. Ello requiere, además, un elevado uso de personal y una continua actualización en lo que a existencias se refiere. Wi-Fi plantea una solución que puede simplificar sustancialmente esta tarea.

Antes, el trabajador tenía que recorrer todo el almacén y apuntar en un cuaderno la información requerida para, posteriormente, ir a su punto de red cableado e introducir los datos. “Ahora, puede llevar encima tan sólo un terminal de mano con tecnología Wi-Fi ya que le permite dar de alta o de baja las existencias, realizar el inventario o gestionar los stocks, pudiendo hacer la gestión de un modo directo y rápido”, reflexiona Manuel García.

En segundo término, el transporte es el otro proceso de la gestión logística que requiere de una información continuamente actualizada. Y es que aquellas empresas que dedican una parte o todo su trabajo al envío de mercancías también resultan muy beneficiadas por esta solución.La tecnología inalámbrica es una herramienta que facilita enormemente el trabajo a los empleados que, una vez llegan a la central, no necesitan elaborar informes.

Por ello, el transportista lleva consigo en todo momento una PDA u otro dispositivo en el que apunta cuáles son los productos que llegan a su destino o aquéllos que se recogen. Al llegar a la oficina,la red Wi-Fi posibilita que se descarguen los datos directamente, sin necesidad de dirigirse a un ordenador para realizar la tarea, así como informar al trabajador de las hojas de ruta de forma inalámbrica.

Manuel García apunta que los beneficios de esta aplicación consisten sobre todo en una mayor comodidad para el empleado y también en la capacidad de recibir la información de un modo más veloz al estar ya procesada una vez que llega a la central: “El trabajador quizás no necesite ni tener un puesto de trabajo fijo en la empresa ya que puede aparcar la furgoneta en el almacén y descargar los datos desde el asiento de su vehículo”, precisa García.

 

Adiós al cableado

Además de simplificar el proceso de gestión logística, Wi-Fi proporciona otras prestaciones muy útiles para la empresa. En primer lugar, garantiza la comodidad y la estética: una red inalámbrica evita esfuerzos en la instalación de cableado. De esta forma,resulta muy habitual ver una inmensa maraña de cables en las zonas de reunión, donde varias personas deben hacer uso de sus portátiles.

La tecnología Wi-Fi hace que esto deje de ser necesario, logrando que no haya que sortear los cables ni andar buscando un conector que pueda dar acceso a Internet. A lo que hay que sumar la reducción de los costes de implantación del cableado, así como de su mantenimiento. Y es que la tecnología inalámbrica evita tener en plantilla a un electricista o a alguien encargado de que la red de cables funcione.

También, a la hora de trasladar el domicilio social, el empresario se ahorra el esfuerzo de coste y tiempo que requiere retirar todo el cableado e instalarlo otra vez en el lugar de destino. Manuel García también comenta la importancia de contar con una red Wi-Fi que facilita a los clientes conectarse cuando se encuentran en la empresa: “No sólo agiliza posibles negociaciones, sino que constituye una inyección positiva en lo que se refiere a la imagen que se transmite de la sociedad”, puntualiza.

Además permite a estos clientes tener acceso a aquellos datos que necesiten durante una reunión y que se encuentren contenidos en la red.La tecnología inalámbrica es, en definitiva,una solución necesaria para cualquier firma que desee gestionar de manera adecuada sus recursos.“Hoy en día, Wi-Fi es totalmente imprescindible para las empresas porque ofrece grandes prestaciones en movilidad y adaptabilidad. Cualquier compañía precisa traspasar constantemente datos, y esta tecnología lo hace posible ahorrando dinero y tiempo”, finaliza Xavier Lleixá.

_____________________________________________________________________________

UN WI-FI PARA CADA APLICACIÓN

802.11: primer estándar publicado en 1997. Ofrecía velocidades teóricas de 1 y 2 Mbps (megabits por segundo) y se emitía por señales infrarrojas. Actualmente se encuentra en desuso.

802.11b: aprobado en 1999, este protocolo ofrece una tasa de transmisión de 11 Mbps, y fue ampliamente adoptado en Europa hasta la aparición de la versión “g”. Trabaja en la frecuencia de 2,4 GHz. Es uno de los estándares más empleados.

802.11a: se publicó también en 1999, y se distingue del resto de los estándares porque opera en la banda de los 5 GHz, lo que lo hace incompatible para los dispositivos que sólo están preparados para las otras versiones. Alcanza los 5,4 Mbps y es extensamente utilizado en Estados Unidos.

802.11g: en la actualidad, es el más empleado. Disponible desde junio de 2003, es capaz de ofrecer los 54 Mbps del estándar “a”, y éste sí resulta compatible con el estándar “b”.

 

_____________________________________________________________________________

802.11N, LA ÚLTIMA VERSIÓN

El lanzamiento en 2006 del wireless “n” ha cambiado por completo las perspectivas del mercado Wi-Fi. Esta nueva versión se caracteriza por alcanzar una velocidad teórica de hasta 600 Mbps, el mayor incremento en la historia de esa tecnología. En cuanto a la cobertura, depende de las condiciones físicas del lugar en el que estén instalados los equipos y del resto de las infraestructuras, pero la multiplicación de la potencia por cuatro proporcionará notables mejoras.

Además, se tratade un protocolo compatible con los anteriores 802.11a, “b” y “g”, lo que permite beneficiarse de la nueva tecnología y, al mismo tiempo, aprovechar las infraestructuras previamente instaladas en la empresa o el hogar, rentabilizando la inversión. Son varias las tecnologías implicadas en la obtención de estas nuevas funcionalidades.

En primer lugar, se emplea MIMO, es decir, un sistema de múltiples antenas tanto en el punto de acceso como en los receptores, de forma que se eliminan las interferencias y se incrementa la cobertura. Con el objetivo de aumentar la velocidad, se utilizan varios canales de 20 y40 Mhz sin que esto suponga molestar a redes vecinas (cosa que ocurría con ciertas modulaciones de wireless “g”).

Incluso… vídeo

Finalmente, trabaja tanto con la banda de 2,4 Ghz como con la de5 Ghz de modo simultáneo. Así, se incrementa aún más la velocidad y se permite la compatibilidad con el estándar “a”. Otro aspecto destacado es la seguridad, que también se ve notablemente mejorada. La nueva tecnología comportará beneficios tanto para los usuarios particulares como para las empresas. En el ámbito de los negocios, el incremento de velocidad y capacidad hace posible compartir grandes ficheros, provistos de imágenes en altísima resolución e, incluso, vídeo. A esto hay que sumar la rentabilidad económica de la inversión, dada la posibilidad de aprovechar todo el equipamiento anterior y de obtener mayor cobertura con menos puntos de acceso.