Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

El vídeo da buena imagen al automóvil

27/03/2014

 

El sector de la automoción ha encontrado en las soluciones de vídeo un aliado para controlar todos los pasos de la cadena de producción. Además, en una época en la que cada vez están más alejados los centros de decisión y los de fabricación este instrumento de comunicación cobra,si cabe,mayor valor.

La industria constructora de piezas y componentes para el sector de la automoción es una de las más dinámicas, está en constante innovación tanto en tecnologías de producto y manufactura como, sobre todo, en la gestión del proceso de fabricación.

La videoconferencia es por ello una herramienta esencial para tener controlado cada paso que se da en la cadena de producción de las piezas del motor y de diversos componentes, ya que gracias a esta solución tecnológica se puede estar en contacto permanente con los responsables de ejecutar las diferentes etapas de la fabricación de piezas y conocer la totalidad de los detalles del proceso.

Saber qué sucede en cada momento es un método eficaz para tener asegurada una alta calidad de los productos, un factor indispensable en este sector, que ha encontrado en la videoconferencia un gran apoyo para mantener una exhaustiva supervisión de la producción.

 

Comunicación ágil

El aumento de las transacciones comerciales entre proveedores y consumidores de distintos países ha hecho necesario que los directivos de las empresas cuenten con un sistema de comunicación ágil que les consienta mantener un contacto más fluido con el resto de los directivos, tanto de las delegaciones de su propia empresa como de otras compañías.

Así, la videoconferencia permite que se celebren reuniones con el fin de cerrar compras,iniciar negocios,ponerse de acuerdo sobre futuros proyectos de fabricación y novedades del sector, o bien informar del estado actual de los procesos de producción de un nuevo modelo de motor más potente, nuevas líneas de diseño de piezas,etc.

Gracias a esta tecnología pueden tener lugar reuniones improvisadas y solucionar al momento cualquier imprevisto, o debatir acerca de propuestas,y todo con unos niveles de calidad de audio e imagen excelentes.

 

Deslocalización

Dentro de la industria de la automoción, cada vez resulta más habitual que se produzca un mayor alejamiento entre los centros de decisión y los de fabricación: lo más normal es que la casa madre esté en un lugar y las fábricas se hallen repartidas por diferentes puntos geográficos.

Por ello, es necesario mantener una comunicación frecuente entre ambas sedes que consienta estar al día de todo lo que sucede y tomar decisiones rápidas, en tiempo real, sobre la elección de proveedores o sobre los fabricantes de equipos y componentes sin necesidad de desplazamientos.

Usando esta herramienta se podrá elegir entre diferentes modelos de una misma pieza, intercambiar distintos diseños de componentes en proceso de fabricación o efectuar modificaciones en sus bocetos,a través de una sencilla conversación por videoconferencia.