Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

El valor del B2B para la cuenta de resultados

28/03/2014

Iniciamos el último cuatrimestre del año con la esperanza de la reactivación del mercado después de meses contagiados por el síndrome de la depresión por la crisis americana. Los presupuestos restrictivos, las pequeñas inversiones escalonadas y la congelación de los grandes proyectos de las compañías han sido la tónica general en multitud de sectores, entre ellos, el logístico, y especialmente, el de las tecnologías de la información.

Sin embargo, los ciclos económicos descendentes ayudan en multitud de ocasiones a incrementar el nivel de exigencia e innovación de las empresas, que necesitan seguir aplicando políticas activas en sus mercados, atendiendo las demandas de clientes y proveedores con menos recursos adicionales que antes.

Es cierto que las grandes expectativas depositadas en el comercio electrónico todavía no se han cumplido en las magnitudes esperadas pero aunque sea con un ritmo más lento del previsto, empezamos a percibir las condiciones necesarias para que se cumplan. El pasado mes de junio, Mecalux celebraba en el IESE el II Simposio del CIIL, donde el profesor Marc Sachon disertaba sobre las compras electrónicas en la Supply Chain y pedía a los empresarios más tiempo para comprobar el verdadero valor que puede tener para las compañías la introducción del B2B, en especial para su cuenta de resultados. Sachon ponía como ejemplo a SEAT, que en 2000 vendió por valor de 8.500 millones de dólares. Tomando esa base, aseguró que, "si aumentara en 2.000 millones sus ventas, ganaría lo mismo que si lograse reducir un 1% sus costes: obviamente, parece más fácil conseguir lo segundo".

Opinión compartida por el presidente y director general de Oracle Iberia, Jorge Edelman, el cual comenta en una entrevista publicada en este número de Mecalux News, la importancia de incorporar Internet como canal válido, complementario y en ningún caso excluyente, para las actividades de intercambio entre empresas. La burbuja alrededor de Internet existió y hubo una sobrevaloración de las compañías tecnológicas en bolsa, pero la economía en Red ayuda a gestionar mejor, y lo que es más importante, está aquí para quedarse. Esperamos que disfruten con la lectura.