Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Un rival serio frente al poderío de Telefónica

04/01/2004

El Grupo Auna es uno de los operadores líderes del mercado español. Durante los últimos cinco años ha sido capaz de desplegar una de las más modernas redes de comunicaciones a lo largo de toda la geografía con más de 30.000 kilómetros de red propia.

Su objetivo: ofrecer tanto a particulares como a empresas los más avanzados servicios y productos de comunicación, tanto de telefonía fija, telefonía móvil, acceso a Internet como de televisión por cable. Conseguir crear un grupo que haga frente a Telefónica no ha sido tarea sencilla. Ha requerido un gran esfuerzo de concentración, uniendo muchos operadores locales para lograr un único operador fijo.

Actualmente, el Grupo Auna está formado por tres unidades de negocio. La primera, denominada Auna, ofrece servicios integrales de telefonía fija, televisión e Internet de banda ancha. La segunda es Amena, que actúa como operador de telefonía móvil. Y la tercera, la más reciente ya que opera desde septiembre de 2002, es Auna Grandes Clientes.


AUNA, operador de telecomunicaciones fijas

Según datos de la empresa correspondientes al cierre del ejercicio 2002, el número de clientes totales asciende a 1.614.000, de los cuales 1.469.000 pertenecen al mercado residencial y 145.000 corresponden a empresas.

A nivel empresarial, las necesidades de servicios de telecomunicaciones son cada vez mayores. En los últimos años, coincidiendo con la liberalización del mercado, se ha producido un significativo crecimiento de la demanda, lo que ha permitido a las empresas operadoras ampliar la cobertura de sus servicios, bajar los precios y atender mejor a sus clientes.

En este sentido, Carles Busquets, director de desarrollo de negocio mercado empresas, asegura que donde más se ha notado esta evolución de la demanda ha sido en materia de la conexión a Internet, ya que las pequeñas y medianas empresas han empezado a integrar a la Red en sus procesos de negocio, de la misma forma que lo habían hecho anteriormente las grandes compañías. “

"Se han abaratado mucho los costes. Antes una red de telecomunicaciones que permitiera la conexión de varias sedes de una misma sociedad iba dirigida al sector gran empresa y sus costes eran elevados; hoy en día ofrecemos este tipo de soluciones por 80 euros por sede. Al abaratarse los precios, se ha ampliado el abanico de organizaciones que pueden acceder a los servicios y, por lo tanto, ha aumentado la demanda de este tipo de soluciones de telecomunicaciones entre las pequeñas y medianas empresas”", añade Busquets.

Esta disminución en los precios ha favorecido la interconexión de delegaciones y sedes dentro de una misma organización. "“Una empresa que trabaje con siete delegaciones y no las tenga conectadas entre sí peca de una total ineficiencia operativa, y casi no tiene sentido. Una vez rebajados los costes, aún siendo una empresa muy pequeña o mediana, diría que le resulta rentable"”, continúa.

Por otro lado, es también una realidad la necesidad de conectarse a Internet utilizando altas velocidades en la transmisión de la información. Las compañías están cada vez más conectadas, utilizan aplicaciones con acceso a Internet para obtener y enviar información y se exige que esos datos lleguen prácticamente en tiempo real.

Garantizando la velocidad de las conexiones a Internet

Las tecnologías de acceso a Internet se dividen en dos tipos: tecnologías simétricas y tecnologías asimétricas, siendo éstas últimas las más populares. Se denominan asimétricas porque la velocidad de transmisión de datos desde el ordenador hacia Internet es diferente a la de Internet hacia el ordenador.

Así, una línea ADSL convencional de 256 kbps (256 por 1.024 bits cada segundo) permite obtener información de Internet al ordenador con una velocidad de 256 kbps mientras que la información que sale de nuestro ordenador hacia fuera sólo tiene una velocidad de 128 Kbps. Ilustrémoslo con un ejemplo. Los e-mails que recibimos llegan más rápido que los que enviamos, o también los ficheros y/o programas que precisamos de la red, los obtenemos de forma más veloz que los que depositamos en ella.

En el plano empresarial esto supone un problema, ya que es más frecuente que sea necesario enviar más información (catálogos a clientes, manuales de instrucciones, mapas de rutas, etc.) que recibirla. Las tecnologías simétricas, por el contrario, son aquellas que gozan de la misma velocidad en la transmisión de los datos tanto desde Internet al ordenador como a la inversa y suelen, además, tener garantizada una velocidad mínima, independientemente de la hora del día y del número de usuarios que están conectados a través del mismo operador. Auna es uno de estos operadores.

En la actualidad, Auna es capaz de llegar a cualquier punto de España ofreciendo un amplio catálogo de tecnologías. “"Para el mercado residencial disponemos de una red de cable que se va desplegando hasta llegar al hogar. Pero, para empresas, la forma de llegar es muy diversa, a través de cable, de radio enlaces, o construyendo la red directamente”", comenta Carles Busquets.
 

Soluciones para el sector logístico e industrial

Hace unos años se buscó la manera de diferenciar las empresas tradicionales de aquellas que empezaban a hacer uso de las nuevas herramientas de comunicaciones. En aquel momento, el mercado estaba sumido en una febril lucha por conseguir, en el menor tiempo posible, el mayor desarrollo tecnológico. No había precio en la carrera.

Como resultado, empezó a hacerse más fuerte la dicotomía entre empresas tradicionales y aquellas de la nueva economía, es decir, avanzadas tecnológicamente. A pesar de esa presión, y como consecuencia de no pocos prolegómenos macroeconómicos, fueron las primeras que, con su paciencia y análisis, se posicionaron mejor.

Ahora, aquel término de empresas tradicionales continúa sobrevolando los nombres de muchas sociedades del sector industrial. La evolución en el uso de tecnologías de telecomunicaciones ha sido para el sector un proceso continuo y racional. De hecho, actualmente, se encuentra en pleno crecimiento, ya que se están realizando copiosas inversiones con el objetivo de mejorar la posición frente a la competencia o responder a una nueva era donde los clientes demandan rapidez, flexibilidad, información y niveles de servicios elevados.

Para Carles Busquets, "“el cambio que hemos podido observar es que las empresas han dado un notable salto contratando servicios de telecomunicaciones; estamos hablando de aquellas de 50-200 empleados. Esto no significa que antes no hubiese redes, pero las tenían las grandes. Ahora las pequeñas y medianas empresas comienzan a requerir los servicios de acceso a Internet”".
 


 

 
Entrevista a Xavier Pujol, director de tecnologías de la información de Aduanas Pujol Rubio


 

 

Aduanas Pujol Rubio es una empresa logística especializada en comercio internacional (transporte, almacenaje, logística, aduanas, etc.) cuyos orígenes se remontan al siglo XIX. En los últimos años han realizado considerables inversiones en tecnología con el objetivo de ofrecer el mejor servicio a sus clientes. Auna ha respondido a los retos de la compañía.

¿Cuáles son las necesidades de comunicación y de tecnologías de la información de la compañía?
Las necesidades son totales y absolutas, no nos podemos permitir el lujo, si queremos dar un buen servicio a nuestros clientes, de quedarnos sin comunicaciones o que nuestros sistemas de información queden interrumpidos; por ello, siempre hemos intentado trabajar con los mejores proveedores. Si queremos dar el mejor servicio, debemos recibir el mejor servicio.

¿Por qué recurrió a Auna como proveedor de servicios y qué beneficios le han ofrecido frente a otras compañías de la competencia?
Al principio —y creo que esto nos ha pasado a todos— teníamos nuestras dudas sobre si un nuevo operador podría llegar a cubrir el servicio con óptimos niveles de calidad. Como ocurre en todas las empresas, ajustarse a los números era fundamental, aunque también lo era para nosotros el nivel de servicio. Por eso no todos los operadores encajaron y ese es el motivo de decantarnos por Auna, haciendo una apuesta fuerte.

¿Qué servicios han implementado de Auna y para resolver qué tipo de necesidades?
Lo primero que hicimos fue instalar en la central un radio enlace, contratando un primario (30 canales simultáneos de voz) del cual no hemos tenido ninguna caída y dando una calidad de voz perfecta. La siguiente fase fue la de preasignar todas las líneas de nuestras sedes con Auna. Y, por fin, con la llegada de las nuevas técnicas de comunicación, hemos conectado las redes informáticas de todas nuestras sedes (6 en total) con la central. Una vez superada la complicada etapa de instalación, la satisfacción es total.

Para una organización que opera internacionalmente como APR es imprescindible disponer de una conectividad permanente. ¿Cuál es el grado de integración tecnológica de todos los servicios que ofrece APR?
Si detienes la tecnología de una empresa y ésta puede seguir funcionando, debes replantearte de nuevo la organización de la misma. Sobre esta base te diré que APR no puede parar su tecnología. Nuestro grado de integración es total y cada día procuramos que sea mayor.

¿Cuáles son las perspectivas de la compañía en materia tecnológica a medio plazo?
Son muchas. En cuanto al servicio al cliente, seguimos desarrollando y mejorando el servicio APR-online que venimos ofreciendo a nuestros clientes desde hace más de un año. Internamente, podemos ofrecer la oficina al trabajador esté donde esté, o sea, tanto si una persona se encuentra en su puesto de trabajo como si está en un cibercafé de cualquier parte del mundo o en la sala business de un hotel, siempre tendrá las mismas herramientas de trabajo y el acceso a la misma información. Por otro lado, puede disponer de la integración total de nuestro archivo documental, que estamos empezando a incorporar en nuestro APR-OnLine.