Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Entrevista a Rafael del Moral, presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia

10/02/2003

ValenciaPort, que hoy día comprende los puertos de Valencia, Sagunto y Gandía, ha tomado posiciones e incluso le ha arrebatado a Génova el primer puesto en el ranking del tráfico de contenedores y movimientos de importación y exportación en el Mediterráneo. El presidente de la Autoridad Portuaria, Rafael del Moral, explica el Plan Estratégico 2002-2015, que tiene el objetivo de consolidar Valencia como la principal entrada y salida interoceánica de la Península.

¿Cuáles han sido los resultados alcanzados por el Puerto de Valencia y cómo los valora?

Principalmente, en cuanto al tráfico de contenedores y movimientos de importación y exportación, hemos superado al puerto que ostentaba la primera posición en el Mediterráneo: el de Génova. En dos años, nuestros crecimientos en este área han sido del 20%, muy superiores si se comparan con los incrementos de los puertos de Barcelona, con un 1%, y Algeciras, con un 7%. Asimismo, aunque este último enclave portuario sigue siendo líder en los movimientos de transbordo, Valencia se acerca a poca distancia.

¿En qué cree que se ha basado este éxito?

Los éxitos no son caprichosos. La Comunidad Valenciana es muy potente y el puerto es el termómetro fiel de lo que ocurre en la zona. Además, definitivamente, somos el puerto natural de Madrid y, siendo la capital la tercera región exportadora de España, es clave para nosotros mantener esta fructífera relación. Ambas ciudades forman un tándem realmente fuerte.

En segundo lugar, nos encontramos en una ubicación privilegiada en el Mediterráneo y en Europa. Y el tercer pilar lo forman las grandes navieras. Han apostado por Valencia debido a sus posibilidades para absorber el crecimiento de sus tráficos y la falta de congestión, a lo que hay que añadir que se les ofrece una calidad contrastada.

Hemos demostrado a estas compañías que nuestro futuro está plenamente consolidado. Por tanto, no tienen que temer por el crecimiento natural de sus negocios, que está provocando la propia concentración de las líneas, porque el espacio está asegurado.

En noviembre pasado se presentó el Plan Estratégico 2002-2015 que persigue, entre otros objetivos, la expansión de las áreas de influencia para ganar en dimensión y concentrar volúmenes de carga entre los puertos de Valencia, Sagunto y Gandía. Dentro de las iniciativas de ampliación, ¿en qué estado se encuentra el proyecto de lo que se ha denominado ValenciaPort?

Tenemos la suerte de que en una distancia de 20 km contamos con dos puertos de gran futuro: Valencia, que es ya una realidad, y Sagunto, por lo que se ha tomado la decisión de iniciar una explotación única de ambas infraestructuras.

Las obras para conseguir una mayor superficie de aguas abrigadas se iniciarán en 2005, una vez nos decantemos por una de las dos opciones que se nos presentan: realizar una ampliación por el norte del puerto de Valencia o prolongar el de Sagunto por la zona sur.

Cualquiera de estas soluciones será la correcta, ya que se cuenta con el beneplácito del Ministerio de Medio Ambiente para la realización del acceso norte al puerto de Valencia, que permitirá ahorrar 23 km a todos los camiones que llegan a estas instalaciones o salen hacia la A7 (Autopista del Mediterráneo).

No obstante, nuestro panorama está despejado porque según las previsiones de crecimiento no presentaremos problemas de congestión hasta el año 2008. Cuando llegue ese momento, ya estaremos preparados de un modo u otro.

¿Qué otras líneas de actuación destacaría del plan estratégico?

Las claves a seguir se centran en la construcción de nuevas infraestructuras para los buques, la concentración de la carga y la prestación de servicios innovadores. Se trata de consolidar Valencia como la principal entrada y salida interoceánica de la Península y convertirla en el distribuidor regional y la plataforma logística intermodal líder en el Mediterráneo occidental.

Nos hemos fijado el objetivo de disponer en 2015 de la capacidad suficiente como para atender un tráfico de 68 millones de toneladas y cuatro millones de TEU a partir de un desarrollo sostenible. Asimismo, hemos de seguir profundizando en la implantación de nuevas tecnologías. En la actualidad, los puertos han avanzado muy tímidamente en esta línea, en cambio, el de Valencia sí es pionero en toda Europa en cuanto a los sistemas que ha desarrollado y utiliza.

¿En qué situación se encuentran tanto la ZAL como el parque industrial Parc Sagunt?

Ambos espacios son absolutamente imprescindibles para un puerto interoceánico. La ZAL (Zona de Actividades Logísticas) es un proyecto sin vuelta atrás cuya urbanización estará en ejecución en un breve plazo.Ubicada a continuación de la terminal de contenedores, con casi 700.000 m2 y con conexión directa a la red intermodal europea, se constituirá como una de las principales zonas de almacenamiento y distribución de la Península.

No obstante, puede que para ampliaciones sucesivas se necesiten más espacios logísticos, pero es algo que ya se irá definiendo. En cuanto a la plataforma empresarial Parc Sagunt, dispondrá de 15 millones de metros cuadrados en un futuro próximo, con una tercera parte de esta superficie ya en funcionamiento.

Supondrá la consolidación del tejido industrial de la región y una vez Unión FENOSA se instalé en el contradique nuevo del puerto de Sagunto con una planta regasificadora, el enclave se convertirá en uno de los principales puntos internacionales de distribución de gas. De momento, todo va sobre ruedas aunque lo importante es que sigamos trabajando para que el tren continúe circulando en primera línea.


¿Cree que ValenciaPort puede convertirse en una alternativa a las rutas del Pacífico para acelerar las comunicaciones entre el continente americano y los países asiáticos?

Efectivamente, estamos desarrollando proyectos que giran en torno a este ámbito. Hoy día, hemos establecido relaciones con el puerto de canal de Suez, para enlazar con los puertos mexicanos. Valencia ya tiene una capitalización de su liderazgo y es un perfecto lugar de tránsito de las líneas que circulan en un sentido u otro.

En cuanto al Anteproyecto de Ley de Régimen Económico y de Prestación de Servicios en los Puertos de Interés General, ¿cómo cree que afectará a la figura de la Autoridad Portuaria?

No tenemos una respuesta porque, como tal, el anteproyecto todavía no se ha hecho efectivo, así que de algo que no es real no creo que se deba dar una opinión. Sin embargo, nosotros sabemos navegar en cualquier circunstancia y lo hemos demostrado durante mucho tiempo. Cuando la ley se apruebe de manera definitiva la aplicaremos y podremos evaluar sus resultados.

Desde la UE se está trabajando en la eliminación de los cuellos de botella en el tráfico de mercancías, en la promoción de la intermodalidad y en la creación de un sistema de transporte ambientalmente competitivo. ¿Cómo cree que puede participar el puerto de Valencia en que se vean cumplidos estos objetivos?

Entre otras iniciativas, podemos incentivar la puesta en marcha de líneas de cabotaje, siguiendo el ejemplo de la compañía Grimaldi, que ya dispone de tráficos de Short Sea Shiping entre Valencia y Salerno, Italia. Los puertos, en primer lugar, deben llevar a cabo una buena labor comercial para promocionar estas iniciativas y, en segundo lugar, deben disponer de las instalaciones adecuadas para los ro-ro.

En ambos aspectos, nosotros no tenemos ningún problema. Por otro lado, esta línea pendiente de la Unión Europea beneficiará el tráfico comercial de todos los puertos, incluyendo a los de Valencia, Castellón y Alicante.

Fuente: Ana de la Hoz
 


Un plan estratégico para Valencia

En noviembre pasado, el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Rafael del Moral, presentó el Plan Estratégico 2002-2015, que especifica las actuaciones que se emprenderán de aquí a 13 años en las instalaciones portuarias de la zona (Valencia, Sagunto y Gandía). Principalmente, se centra en potenciar el desarrollo del transporte marítimo y del comercio en beneficio de las empresas que trabajan en el ámbito de la Comunidad Valenciana.

En cifras, las inversiones previstas ascienden en una primera estimación a 1.200 millones de euros, que harán aflorar nuevos espacios operativos. Dentro del plan también está previsto un aumento de la capacidad de ValenciaPort, que exigirá disponer de nuevas superficies abrigadas en 2008, contemplándose dos posibles alternativas: Sagunto Sur o Valencia Norte.

El crecimiento del tráfico desde 1990 en el puerto de Valencia ha sido imparable. La responsabilidad hay que buscarla en la demanda de unos servicios de transporte, que frecuentemente se piden puerta a puerta, y que deben ser rápidos, seguros y económicos, y en el auge de la actividad logística, como eje que regula en gran medida el éxito de la actividad empresarial. Pero también está la oferta de una nueva generación de buques de alta capacidad y de operadores portuarios globales.

En la promoción de Valencia como un enclave privilegiado también es fundamental la política europea y el desarrollo sostenible del transporte que está llevando a cabo. El impulso de la intermodalidad, la promoción del transporte marítimo de corta distancia y la construcción de la Red Transeuropea de Transporte influirán en la actividad de los puertos, al igual que la liberalización y el aumento de la competencia entre los servicios. De este modo, las previsiones apuntan a que el crecimiento del tráfico en el puerto de Valencia seguirá el mismo ritmo.
 

Las líneas de actuación del plan estratégico de las instalaciones portuarias serán las siguientes:
 

  • Expansión de las áreas de influencia (hinterland y foreland), para ganar dimensión y concentrar volúmenes de carga.
  • Mejora de los accesos y su vertebración intermodal con el resto del territorio, para facilitar el tránsito de los flujos de carga a través del puerto.
  • Desarrollo logístico e intermodal, para configurar Valencia como núcleo de concentración, distribución y servicios de valor añadido a la carga.
  • Captación y fidelización de navieras mundiales así como el aumento de conexiones interoceánicas, para acrecentar la competitividad del comercio exterior.
  • Constante modernización e innovación portuaria, para ofertar servicios competitivos en tecnología, calidad y operaciones.
  • Ampliación de infraestructuras y del espacio portuario, para disponer a tiempo de las capacidades necesarias demandadas.
  • Integración Puerto-Ciudad, para optimizar la armonización de los distintos usos del territorio.