Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

La radiofrecuencia emite señales positivas

27/03/2014

Capaz de ubicar, contabilizar e identificar a distancia los productos etiquetados, la tecnología RFID está llamada a revolucionar la logística.Cada vez más compañías se interesan por un sistema que se traduce en mayor eficacia y un significativo ahorro de costes.

Un estudio de la Consultora IDC estima que el mercado de la RFID moverá 2.000 millones de dólares en 2008. Y, de acuerdo con los expertos de Unisys Global Visible Commerce, 2006 supondrá un punto de inflexión: será el año en el que las empresas comenzarán a invertir decididamente en infraestructuras RFID.

Ni que decir tiene que la mayor parte de este valioso negocio se deberá a su aplicación en el campo de la logística, donde la identificación por radiofrecuencia ofrece numerosas ventajas:"Permite saber dónde está cada producto desde que sale de la fábrica hasta que llega al consumidor, así como informarse sobre su ubicación en la tienda o el almacén, su precio o su composición", explica Manuel Guerreiro, director de desarrollo de negocio de industria de Sun Microsystems Ibérica.

Evitar los errores humanos

La clave reside en las pequeñas etiquetas RFID, denominadas tags en el argot técnico. Aunque en apariencia resultan similares a los tradicionales códigos de barras, esconden minúsculos chips capaces de almacenar cualquier información relevante sobre el producto.Y cuentan con diminutas antenas que se encargan de transmitir los datos a los equipos lectores mediante ondas de radio.

"La gran ventaja con respecto a las tecnologías ópticas tradicionales es que no es necesario que la etiqueta y el lector estén alineados y sin ningún elemento intermedio, lo que facilita la automatización de procesos", subraya Manuel Sampedro Saavedra, director del área de cadena de suministro de Unisys Consulting.

Asimismo, destaca que es posibleidentificar todos los productos de una caja sin desembalar y de forma simultánea,con lo que los procesos de recepción de mercancías en el almacén, inventariado y recogida se realizan mucho más rápido. Junto con estos beneficios, Luis Suan-ces, responsable de sistemas y soluciones para la gestión de la cadena de distribución de Ross Systems, considera importante la eliminación de los errores humanos:"Cada producto podrá verificarse de modo individual,sin la intervención de ningún operario",comenta.

Del desarrollo a la implantación

Como toda nueva tecnología,la implantación de la RFID exige un rediseño de negocio que crea incertidumbre entre las empresas implicadas. No obstante, la inversión y reorganización iniciales no son los únicos inconvenientes a los que esta tecnología debe enfrentarse para consolidar su posición.

Por ejemplo, ocasiona muchas dificultades el hecho de que se utilicen diferentes frecuencias de radio dependiendo de los productos y hasta de las regiones geográficas. De ahí el esfuerzo de las compañías del sector por estandarizar los rangos utilizados. El mayor logro en este sentido fue el establecimiento del célebre Electronic Product Code, un esquema de codificación que permite identificar individualmente cualquier artículo, sea un producto de consumo, una caja o una paleta;pero a pesar de todos estos avances todavía queda un largo camino por recorrer.

Además, se plantea el problema de las posibles interferencias con teléfonos móviles y dispositivos inalámbricos que utilicen radiofrecuencia y las dificultades de lectura con algunos materiales, como los líquidos o los metales. Ahora bien, el principal obstáculo se deriva del coste de los tags, que actualmente se sitúa en torno a los 30 céntimos de euro por unidad.

"Únicamente un abaratamiento permitirá el despegue definitivo de esta tecnología", afirma tajante Luis Luaces. Para Sampedro, sin embargo, el coste supone una barrera relativa debido a la tendencia a la baja del precio y a los beneficios que la implantación de la tecnología proporciona a las empresas usuarias. "Contribuye a mejorar de forma radical todos los procesos y esto es un factor que hay que tener en cuenta", concluye.

_______________________________________________________________________________________

EXPERIENCIAS PILOTO

Nuestro país se está convirtiendo a pasos acelerados en un centro de referencia para la investigación sobre RFID. El pasado mes de abril la empresa Sun Microsystems y el Zaragoza Logistics Center firmaron un acuerdo para crear conjuntamente un centro especializado destinado a la formación, la investigación y la difusión de esta nueva tecnología emergente.

Con una inversión cercana al millón de euros, contará con un nutrido equipo de especialistas encargados de analizar el proceso de incorporación de la identificación por radiofrecuencia a la cadena de suministro, así como los medios para sacar el máximo partido a las ventajas de esta tecnología.

Más recientemente, en septiembre, la Asociación Española de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) inauguraba el denominado EPC Competence Centre, un espacio de pruebas RFID de los más avanzados de Europa, especializado en el desarrollo de los códigos electrónicos implantados en los productos (EPC-código electrónico de producto).