Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

PLA-ZA, la puerta zaragozana de la logística europea

01/06/2002

El Gobierno de Aragón impulsa la creación de la Plataforma Logística de Zaragoza (PLA-ZA)
 

El sector logístico europeo se abre a los mercados españoles como uno de sus principales filones y motores económicos. País con una marcada tradición transportista, en los últimos años España está acogiendo estratégicos centros logísticos y de distribución de mercancías que se han convertido en núcleos de comunicación fundamentales para el desarrollo competitivo de las empresas en un entorno cada vez más global.

En este horizonte nace un proyecto de gran envergadura que ambiciona situar a la ciudad del Ebro, y por extensión a toda la Comunidad aragonesa, como eje destacado en el panorama logístico europeo: la plataforma logística de Zaragoza.

350 empresas, 7.000 trabajadores y más de 5 millones de toneladas de mercancías al año. Ésta es la carta de presentación –y de intenciones– de la Plataforma Logística de Zaragoza (PLA-ZA), un proyecto conjunto del Gobierno de Aragón al que posteriormente se han ido sumando el ayuntamiento de la ciudad y las principales entidades de ahorro de la comunidad: Caja de Ahorros de la Inmaculada e Ibercaja.

Sus impulsores ya han manifestado su satisfacción al observar que la utopía de hace apenas un año se ha convertido hoy en un proyecto real que ayudará a recuperar la pérdida de peso de Aragón en la economía nacional.

Ante estas expectativas de negocio, la meteórica gestación de PLA-ZA está alcanzando una proyección europea y multisectorial promovida en parte por la idiosincrasia de las empresas que ya han decidido ubicar allí sus almacenes y sedes centrales como Inditex, Imaginarium y Global 3.

Los primeros inquilinos

Las facilidades económicas proporcionadas por el Gobierno de Aragón y la estratégica situación geográfica de su capital son algunos de los elementos clave que han decantado la balanza de las inversiones de destacados grupos hacia tierras mañas y, en concreto, hacia la futura Plataforma Logística de Zaragoza.

La adquisición más sonada ha sido, sin duda, la del grupo Inditex que reúne a más de un centenar de sociedades vinculadas al diseño, fabricación y distribución textil, lo que le convierte en uno de los mayores grupos de moda a escala internacional.

En estos momentos, Inditex cuenta con más de 1.200 tiendas distribuidas en 37 países de Europa, Asia, América y Oriente Medio y es propietario de las marcas Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius y Oysho.

La decisión de la empresa gallega de llevar su planta a Zaragoza, dejando atrás su proyecto de instalarse en Figueres (Girona), como daban por hecho las autoridades catalanas, ha dado nuevos bríos a la futura plataforma intermodal aragonesa al captar la atención de otros grupos empresariales.

En el caso de Inditex, su apuesta por la plataforma logística de Aragón fue motivada porque “"PLA-ZA aprovecha el emplazamiento estratégico de la capital aragonesa y la dotación de infraestructuras de transporte disponibles en la actualidad, así como las previstas en el futuro inmediato"”, aseguran fuentes de la empresa textil gallega.

Al parecer, el hecho de que el Gobierno de Aragón aceptara una serie de exigencias de Inditex como la ampliación de los horarios de carga aérea fue decisiva. Así, el nuevo centro logístico de la cadena Zara para Europa se ubicará en una parcela de 270.000 m2, de los que se ocuparán y urbanizarán inicialmente 185.955 metros, con una inversión estimada de 86,86 millones de euros.
 

Todos los juguetes de Imaginarium

El grupo Step Two, y su marca Imaginarium, líder nacional en el sector de juguetes, también ha optado por PLA-ZA, que acogerá en una parcela de aproximadamente 50.000 m2 su sede central y un nuevo y único centro logístico de Imaginarium, desde donde distribuirá juguetes a su red de establecimientos ubicados en el ámbito nacional e internacional.

De este modo, Imaginarium tiene previsto iniciar las obras a lo largo de este año, con una inversión estimada de 13,99 millones de euros en su primera fase. Este grupo empezó a operar en 1992 bajo un formato comercial basado en el desarrollo de un nuevo concepto de tienda especializada, y en una nueva percepción de distribución eficaz, apoyado en la máxima tecnología aplicable al retailing.

Según el director de Logística de Imaginarium, Juan Carlos Meléndez, “"son dos las razones por las que hemos decidido optar por PLA-ZA: en primer lugar, necesitamos contar con unas instalaciones que nos permitan acometer con éxito el crecimiento de nuestra cadena de tiendas en los próximos años y, en segundo lugar, consideramos que la futura plataforma es un enclave estratégico idóneo que contará con las infraestructuras que nos permitan realizar la logística intermodal que necesitamos”".
 

El “hotel de Internet” de Global3

En la actualidad, la gestión logística está intrínsecamente ligada a la informatización, lo que hace más sencillo y eficaz el control de mercancías y optimiza la manipulación de las cargas y el almacenaje. Es por esta razón que PLA-ZA, además de ser un nudo de comunicaciones, tiene intención de convertirse en una plataforma tecnológica que no sólo atraiga a las empresas del sector logístico sino que también tenga capacidad para satisfacer las necesidades de las compañías dedicadas a la gestión del conocimiento.

En este sector se encuentra el grupo Global3 (antiguo grupo Walter) que establecerá allí su futuro proyecto: un Complejo de Telecomunicaciones de alta gama destinado a ofrecer servicios de housing y hosting a nivel nacional e internacional, y que ocupará una parcela de 35.000 m2, con una inversión en terrenos, edificios e instalaciones que alcanza los 54 millones de euros. Pero, además, esta compañía creará unos 125 nuevos empleos directos a los que habrá que añadir al menos 75 indirectos, circunstancia que contribuirá a elevar el valor tecnológico global de PLA-ZA.

Según la portavoz en España de la compañía estadounidense, Maite Ribó, se decidieron a invertir en Zaragoza “"debido a la situación estratégica de la ciudad, a las condiciones de la Plataforma y sus perspectivas de desarrollo, y a que la mayor parte de los proyectos de Global3 están en esta comunidad.

Así, el grupo Global3, conformado por una quincena de sociedades con actividades en los sectores energético, gasístico y alimentario, prevé levantar en un año y medio dos edificios de tres plantas del tamaño de dos campos de fútbol.

Este centro tecnológico ya ha recibido el nombre de “Hotel de Internet” y espera dar servicio a suministradores de telecomunicaciones y a todo tipo de empresas que requieran de conexiones de Internet a alta velocidad, además de ofrecer una amplia gama de servicios informáticos.

Para los responsables del proyecto el perfil de las compañías es fundamental para el desarrollo del mismo ya que pueden provocar un “efecto arrastre” en otras sociedades y a la par van conformando la identidad de la propia plataforma antes incluso de su construcción.

Los datos del proyecto

PLA-ZA tiene como objetivo la creación de una plataforma intermodal en la que se crucen los principales itinerarios y tráficos del nordeste de la península Ibérica y de ésta con el resto de Europa. Para ello, se ha elegido un lugar privilegiado en el entorno sudeste del aeropuerto de Zaragoza, entre las previsiones de reserva del Plan Director del Aeropuerto, el Canal Imperial, la autovía de Aragón y la carretera de acceso a la base aérea.

Se calcula que el próximo junio empezarán las obras para urbanizar el gran espacio de 1.079 hectáreas, donde se implantarán las empresas, prioritariamente relacionadas con el transporte y la logística, y en cuyo entorno se reúnen todas las posibilidades de transporte en una región interior: avión, ferrocarril (convencional y AVE) y carretera.

La zona ferroviaria (zona de clasificación de mercancías 30 vías paralelas con aproximadamente un kilómetro de longitud estación y talleres de reparación) ocupa 76 hectáreas a las que hay que unir 84 más que acogerán la Zona de Intercambio de Mercancías (CIM) que en estos momentos está operativa en Utebo, cerca de Pikolín, con accesos a través de la autovía de Logroño.

El proyecto reserva 10 hectáreas para asentar en ellas los elementos necesarios para la ruptura de carga y a fin que los posibles operadores, cuando se liberalicen los tráficos de mercancías, tengan además la posibilidad de ubicarse.

Asimismo, para actividades logísticas e industriales quedan reservadas 373 hectáreas; 10,4 para parking de camiones; 43,5 hectáreas para servicios terciarios, comerciales y tecnológicos; 20 para equipamientos sociales y comerciales, y 12 más para infraestructuras internas.

El suelo industrial y logístico de PLA-ZA ha quedado dividido inicialmente en parcelas de considerables dimensiones, con una media de 20 a 30 hectáreas, con la idea de conformar divisiones más al detalle una vez que se produzcan las ubicaciones. Las implantaciones empresariales tendrán una extensión mínima de 5.000 metros cuadrados y el precio inicial de venta establecido es de 90,15 euros el metro cuadrado.

El objetivo del Ejecutivo regional es urbanizar un 60% de las más de 1.079 hectáreas del entorno del aeropuerto que ocupará PLA-ZA en un plazo de dos años y por un coste superior a los 92 millones de euros.

PLA-ZA en cifras
 

  • La inversión global del conjunto supera los 330 millones de euros.
  • La superficie total del complejo superará las 1.079 hectáreas.
  • Se estima que, a pleno rendimiento, la Plataforma dará cabida a cerca de 350 empresas, con más de 7.000 personas trabajando en sus instalaciones y tratará más de 5 millones de toneladas de mercancías al año.
  • Las infraestructuras viarias y equipamientos a construir ocuparán 302 ha.
  • Del total de la plataforma, 373 hectáreas se destinarán a parcelas logísticas e industriales.
  • Para parking de camiones quedan reservadas 10,4 hectáreas.
  • Para servicios terciarios, comerciales y tecnológicos se destinarán 43,5 hectáreas.
  • Unas 20 hectáreas se destinarán a equipamientos sociales, comerciales y 12 más para infraestructuras internas.
  • La zona ferroviaria (zona de clasificación de mercancías –30 vías paralelas con aproximadamente un kilómetro de longitud-estación y talleres de reparación– ocupa 76 hectáreas a las que hay que unir 84 más que acogerán la Zona de Intercambio de Mercancías (CIM).
  • A la superficie total de la plataforma hay que añadirle otras cerca de 145 ha, que serán destinadas a los viales externos.
  • Las nuevas zonas verdes y deportivas tendrán una extensión de más de 297 ha.
    "“PLA-ZA será un gran espacio destinado a la distribución de mercancías con influencia transnacional

    Entrevista a Javier Velasco, consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes del Gobierno de Aragón y presidente del Consejo de Administración de la Plataforma Logística de Zaragoza.

    Entradilla: Aragón está decidida a posicionarse con fuerza en el devenir económico del país y para lograrlo ha hecho una sólida apuesta por la construcción de nuevas infraestructuras al servicio de las empresas. Éste es el caso de la Plataforma Logística de Zaragoza (PLA-ZA), un núcleo industrial basado en un centro intermodal de transporte que tiene como objetivo situar a la comunidad en un punto clave de la estructura logística española y europea.

    ¿Qué va a suponer PLA-ZA para Aragón?

    Pretendemos que este proyecto sea una referencia, un gran espacio destinado a la distribución de mercancías con una influencia transnacional. Pero nos interesa también como un gran nicho de empleo, buena parte del cual ha de ser de alta cualificación. No nos queremos quedar sólo en la logística o el transporte sino que primamos también el aspecto tecnológico. PLA-ZA es, en definitiva, llevar a la práctica la situación geográfica y el potencial de Zaragoza y la Comunidad Autónoma de Aragón.

    ¿Esta plataforma será un nudo de comunicaciones intermodales de referencia en Europa?

    Esa es nuestra idea. Hay que tener en cuenta que la ruptura de cargas es muy complicada en los pasos fronterizos. Está prevista la reapertura del tráfico a través de Canfranc y la reconversión a ancho internacional del eje que arranca de la frontera con Francia hasta Valencia, sin olvidar que, aunque más despacio de lo que nos gustaría, está en marcha la autovía Zaragoza-Teruel-Valencia. Contamos, por tanto, con la perspectiva de un gran corredor que compatibiliza la carretera y el ferrocarril, destinando a este centro intermodal el papel de gran rótula en todo este esquema.

    Se habla mucho de que la agilidad del Gobierno de Aragón está resultando decisiva. ¿Por qué?

    PLA-ZA se está gestionando a través de una sociedad pública participada mayoritariamente por el Gobierno de Aragón. En la empresa tenemos en nómina a tres personas y los interlocutores son muy claros. Pero no es menos cierto que el proyecto se lleva una buena parte del trabajo del departamento, con lo cual identifico agilidad con trabajo.

    ¿La colaboración entre las administraciones públicas y el sector privado está facilitando la consecución del proyecto?

    Por supuesto. En todo el proceso de gestación, el proyecto ha contado con plena unanimidad social y política. Esta situación de unanimidad ha supuesto siempre un respaldo que nos ha hecho dedicarnos con más efectividad a la gestión, pero también supone un grado más de responsabilidad ya que Aragón necesitaba un gran proyecto con unos objetivos plenamente compartidos. La futura plataforma ha servido, en definitiva, para ponernos de acuerdo.

    Aragón está incentivando mucho el sector logístico. ¿Es la logística una de las claves en la economía actual?

    En buena medida, la logística es una salida lógica a nuestra situación geográfica. Hasta ahora se hablaba mucho de esta situación, pero no había un proyecto que la identificara y que pusiera en valor algo que ahora se está demostrando como perfectamente aprovechable.

    ¿Supondrá esta plataforma intermodal, pues, un revulsivo para la actividad económica en Aragón?

    El Gobierno de Aragón no tiene intención alguna de obtener beneficios económicos con ello. Los dividendos que esperamos obtener son estrictamente sociales. Nos interesa abrir todo tipo de alternativas para la economía aragonesa, tener la capacidad de producir en varios sectores, diversificar, en definitiva, nuestras capacidades. En este sentido, PLA-ZA ha de tirar del empleo de forma significativa.

    ¿Cuáles son las claves para que triunfe una plataforma logística?

    Lo más importante es atender puntualmente las demandas de las empresas, que cuando se instalen sientan que van a contar con todo tipo de posibilidades. Nosotros tenemos la obligación de crear unas condiciones favorables para que el tejido empresarial y social las aproveche. Si las empresas encuentran en PLA-ZA las herramientas que precisan, todo será más fácil.

    Las empresas están incluyendo en su gestión logística tecnologías de la información para ofrecer valor añadido. ¿Qué nuevas tecnologías se implementarán en PLA-ZA? ¿Es cierto que van a nacer ciudades tecnológicas cerca de la plataforma?

    Estas nuevas tecnologías son uno de los componentes básicos. No puede haber una actividad en este sector si no se cuentan con medios tecnológicos de primer orden y una capacidad de comunicación al máximo nivel. Nosotros tenemos un espacio dedicado al transporte, a la logística y a la distribución y hay que ir pensando en situar cerca de este espacio a quien desarrolla todos los soportes para hacer esta actividad más efectiva. Si no lo hacemos nosotros, se hará en otro lugar.

    ¿Qué tipo de empresas buscan para que se instalen? ¿Con qué compañías se han mantenido ya contactos?

    En los dos primeros años vamos a dar prioridad a las empresas que tengan una mayor implicación con el transporte, la distribución y la logística porque éste es el sello diferenciador del proyecto. Luego, veremos cómo evoluciona todo y en función de los desarrollos tomaremos decisiones. Hemos previsto desarrollar PLA-ZA en diez años, pero puede que tengamos que acortar el plazo.

    PLA-ZA ha conseguido captar la atención de grandes empresas que tenían pensado ubicarse en otras plataformas logísticas, como Inditex, que iba a instalarse en la plataforma de l’Empordà (Girona). ¿Qué ofrece el proyecto a las empresas para atraerlas?

    La competencia entre territorios no es ninguna novedad. En nuestro caso estamos ofreciendo suelo urbanizado a precio asequible, bien comunicado por carretera, ferrocarril y avión. No hemos iniciado todavía la fase de comercialización, pero en nuestros primeros contactos con las empresas hemos brindado, además, dos formas de hacer que me parecen fundamentales: agilidad y discreción. Agilidad para cumplir los plazos que nos hemos marcado y discreción para avanzar en las negociaciones dando cuenta del resultado sólo cuando se cierran éstas.

    Se habló de que Inditex había elegido Zaragoza porque la terminal de carga del aeropuerto estaría disponible las 24 h. ¿Son las infraestructuras uno de sus máximos alicientes?

    Sin ninguna duda. Tenemos reservados grandes espacios para que, como ya se ha acordado, el Ministerio de Fomento traslade a la plataforma todo lo relacionado con el transporte de mercancías y un Centro de Intercambio que también posee Zaragoza. No obstante, hemos reservado suelo para que en el futuro puedan instalarse nuevos operadores, procurando también que en el proyecto se contemplen salidas rápidas a la red de carreteras a través de los cinturones de ronda de la ciudad. De la misma forma, también muy cerca, el Gobierno de Aragón va a financiar una segunda estación del AVE. En definitiva, que este proyecto es posible gracias a su capacidad intermodal.

ANA DÍAZ Y CRISTINA ESPELTA