Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Los residuos industriales, como nuevos

27/03/2014

 

Cinco grandes operadores controlan el 64% del mercado nacional de gestión de residuos industriales.Un sector que, impulsado por una normativa más exigente y el apoyo de la Administración, factura unos 900 millones de euros y crece al 8% anual.Los expertos le auguran un gran futuro, sobre todo al área de eliminación de desechos.

La gestión de los residuos industriales se encuentra dominada por un reducido número de grandes grupos. Así lo pone de manifiesto un reciente estudio de la consultora DBK.Además, la firma señala que la gran variedad de residuos generados y los diferentes tratamientos requeridos favorecen la existencia de distintas empresas especializadas en cada subsector de actividad.

Hoy por hoy, los cinco grandes operadores que hay en el mercado nacional son el Grupo Befesa, Ámbito (FCC), Grupo Tradebe, Grupo Urbaser y Grupo Ecocat.En conjunto, durante 2005, alcanzaron una cuota de mercado del 64,5%, un porcentaje que sube al 75,5% si consideramos los diez primeros.

La gestión de residuos dibuja en nuestro país un panorama muy concreto. En primer lugar, el número de empresas gestoras (excluyendo a los centros autorizados de tratamiento de vehículos fuera de uso, así como a las empresas que sólo realizan el transporte o almacenamiento de residuos peligrosos) se sitúa en torno a las 250, las cuales generan 3.000 puestos de trabajo.

 

Capacidad instalada

Otra seña de identidad es que gran parte de estas compañías se encuentran integradas en los principales grupos, lo que favorece su actividad en el marco de los diferentes tipos de residuos peligrosos. Los grupos tienen una amplia implantación nacional a través de sus centros de transferencia y sus plantas de tratamiento.

Sin embargo, también funciona la subcontratación y no pocos recurren a otros operadores para el tratamiento final de los residuos recogidos. En cuanto a la capacidad instalada, uno de los baremos que nos indica hasta qué punto está implantada esta actividad en nuestra economía, en 2003 –últimos datos disponibles– se situaba en torno a 3,5 millones de toneladas por año.

En el mapa español, destaca Cataluña como la comunidad con mayor capacidad de gestión de residuos peligrosos,con el 19% del total,seguida de Andalucía, País Vasco y Asturias. Estas cuatro regiones suman nada menos que el 67% de la capacidad instalada. Éste es panorama en el que se desenvuelve el sector, pero ¿cuál ha sido su comportamiento histórico? Y lo que es más importante, ¿cuál será su evolución futura?

Pues bien, desde finales de los años noventa el valor del mercado de gestión de residuos peligrosos vive una favorable evolución.En el periodo 1998-2005 registró un crecimiento medio anual del 8%. Lo que evidencia su excelente salud. Es más, durante el pasado año el montante alcanzó los 830 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 7,8% respecto a la cantidad registrada en 2004, que fue de 770 millones.¿Cuáles son las principales razones que explican esta buena actitud?

Más regulación

Puede ser que en vez de varias causas habría que centrar la atención en sólo una, aunque con ramificaciones. La progresiva aparición de normativas que determinan la peligrosidad de ciertos residuos, junto con el creciente grado de cumplimiento de la legislación existente en esta materia, constituyen los principales factores impulsores del mercado en los últimos años.

Pero no todo son parabienes.También hay sombras. Estos residuos aún se recuperan en un bajo porcentaje (29%), siendo su principal destino la eliminación (71%). Dentro de este apartado,el 41% se dirige a depósitos de seguridad, un 26% recibe tratamiento físico-químico y el 4% restante biológico.

La Administración es consciente en todo momento de este déficit y está haciendo hincapié –a través,por ejemplo, de subvencionar ciertos procesos– en la reutilización y el reciclado de los componentes en detrimento de la eliminación. Esto debe impulsar el mercado ya que estas actividades de recuperación resultan más caras que la tradicional eliminación, y si el Estado las subvenciona lógicamente las empresas recibirán más dinero.

Sea como fuere, lo cierto es que la gestión le sigue saliendo a cuenta a las empresas.En 2005 la rentabilidad –resultado operativo sobre los ingresos totales– de las firmas del sector osciló entre el 8 y el 10%, y para 2006 se esperan unos márgenes similares.

_______________________________________________________________________________________

CRECIMIENTO DEL 8%

Las perspectivas positivas de evolución del mercado, impulsadas por el desarrollo de normativas que establecen nuevos residuos peligrosos o especiales, favorecerán la entrada de más empresas en el sector durante los próximos años.

Este tirón hará posible, según la consultora DBK, que entre los años 2006 y 2007 el mercado de gestión de residuos peligrosos crezca entorno al 7-8%, de manera que su facturación podría situarse en 895 millones de euros en 2006 y alcanzar durante 2007 la cifra de 960 millones.

El crecimiento vendrá fuertemente avalado por la apertura de nuevos mercados como el de aparatos eléctricos y electrónicos, cuya normativa entró en vigor durante 2005 tras la adopción del Real Decreto 208/2005 de 25 de febrero.