Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

La intermodalidad a debate

01/05/2002

Con la vista puesta en la primera revisión del Libro Blanco del transporte de la Comisión Europea, prevista para 2003, la European Intermodal Association (la única agrupación a escala europea que agrupa a todos los agentes de la intermodalidad) ultima un documento con sus propuestas para enviárselo al Ejecutivo comunitario. El escrito recogerá las proposiciones que los miembros de la asociación realizaron durante su última asamblea general, celebrada en Barcelona.

Con motivo de la presidencia española de turno en la Unión Europea (UE), la European Intermodal Association (EIA), asociación con sede en Bruselas que trabaja para el desarrollo del transporte intermodal en el Viejo Continente, celebró recientemente en Barcelona su asamblea general.

El objetivo del encuentro era recoger las opiniones de sus miembros (operadores y usuarios de todas las modalidades de transporte: terrestre, marítimo, aéreo y fluvial) sobre la política comunitaria en relación con la intermodalidad y hacerlas llegar a la Comisión, para que sean tenidas en cuenta en la primera revisión del Libro Blanco del Transporte, prevista para 2003.

Las conclusiones del encuentro se pondrán por escrito en un documento que también se enviará al Ministerio de Fomento de nuestro país, para ponerlas a disposición de la presidencia española de la Unión. Con estos propósitos, la interactividad y la puesta en común de ideas entre los ponentes y participantes constituyeron el eje de las sesiones de la asamblea de Barcelona.

En primer lugar, los miembros de la asociación se mostraron de acuerdo en que los Quince no actúan con la debida urgencia para potenciar el desarrollo del transporte intermodal. En este sentido lamentaron que la política europea para el sector, definida en el Libro Blanco, hable de un horizonte "tan lejano" como el año 2010.

Georges Di Lallo, directivo del Grupo Usinor y responsable de transportes de la Federación Francesa del Acero, aseguró que "es necesario un auténtico Plan Marshall para el ferrocarril y fijar plazos concretos, no declaraciones sobre lo que se va a hacer en el año 2050".

Di Lallo, que entre otros cargos también ostenta los de presidente de la Comisión Ferroviaria de la AUTF (cargadores franceses) y de la European Rail Freight Customers Platform (Asociación de lobbys industriales europeos interesados en el desarrollo de la carga ferroviaria), fue contundente al afirmar que "estamos como en tiempos de las diligencias", y añadió que "la carretera ha llegado a un precio competitivo y de calidad; el tren no".

Las intervenciones de la Comisión para discriminar el transporte por camión y descongestionar las carreteras son vistas con recelo por muchos cargadores, que no están de acuerdo con que la elección del modo de transporte por parte del usuario esté condicionada por medidas fiscales o administrativas.

Por este motivo, y a pesar de su intervención en defensa de la intermodalidad y a favor del ferrocarril, el ponente francés cargó contra el Libro Blanco porque, a su juicio, pretender hacer "pagar a la carretera el desarrollo del tren: si se ponen impuestos a la carretera, también se ponen a los transportistas, y eso revertirá en los clientes".

"Si los precios se vuelven prohibitivos" –continuó Di Lallo–, "igual hay que llevarse las fábricas a otros continentes". Di Lallo mencionó a Italia y España como países que "no cuentan con el desarrollo ferroviario necesario". Que la urgencia para el desarrollo intermodal es mayor en los países del sur de Europa es una opinión que compartió la delegación portuguesa del puerto de Sines.

Su responsable, Eugenio Fialho, interpeló a los ponentes y criticó que algunas de las alternativas que se barajan para conectar ciertas zonas de Portugal con el resto de Europa, incluido el enclave marítimo que representa, tengan como fecha el año 2015.

Las intervenciones de ponentes y participantes también subrayaron la necesidad de clarificar ciertos aspectos de lo que el Libro Blanco llama "autopistas del mar", un término que el representante del puerto autónomo francés de Dunkerque, Jacques Brames, calificó de "peligroso concepto de marketing que no deja claro si participarán todos los puertos".

Mark Major, en representación de la dirección general de Transportes de la Comisión, admitió en su réplica que hasta 2004 no estarán claramente definidas las políticas a aplicar respecto al Short Sea Shipping (SSS). Major aseguró, no obstante, que la Comisión no podrá actuar eficazmente en este campo sin tener previamente un profundo conocimiento de las necesidades de operadores y usuarios, por lo que invitó a los asistentes a aportar al Ejecutivo su experiencia.

En la misma línea se expresó la vicepresidente y comisaria de Transportes y Energía de la Comisión, Loyola de Palacio, quien envió un mensaje a la EIA en el que afirmaba que "necesitamos la cooperación, no sólo del Consejo y del Parlamento, sino también de los Gobiernos nacionales, regionales y locales, así como de la industria. Por este motivo, agradecemos la invitación para estar con ustedes y darnos la oportunidad de participar en su asamblea general".

Por su parte, Adolfo Menéndez, viceministro español de Fomento, quitó hierro al debate al alegar que la expresión "autopistas del mar" no es más que un término político que la UE utiliza para explicar sus planes respecto al movimiento de mercancías por barco.

Sin embargo, Menéndez reconoció que en el transporte marítimo de corta distancia (SSS), otra de las alternativas para descongestionar las carreteras, aún "hay un reto por definir". En alusión al representante de Dunkerke, el viceministro afirmó que "España quiere el escenario más liberal y abierto, sin trazar rutas específicas: que la competencia decida".


Prioridades españolas

Durante la presentación de las prioridades españolas de la presidencia española de la Unión Europea en materia de transportes, Menéndez aseguró que España pretendía conservar una cierta neutralidad en lo concerniente al Libro Blanco, ya que éste debe tener en cuenta las necesidades de todos los miembros de la Unión.

Menéndez puso como ejemplo el caso de las vías interiores navegables, que en general son una importante alternativa intermodal, pero que en el caso de España (y en el de Grecia) no lo son. El representante español aseguró que nuestro país se asegurará de que el Libro Blanco no acabe siendo papel mojado.

Durante este semestre, los debates en el seno del Consejo de Transportes se centrarán en la adecuación del marco regulatorio porque, según el Ministerio de Fomento, "la escasa actividad legislativa de la Unión Europea en el marco de la infraestructuras" no permite focalizarlos directamente sobre ellas.

El protagonismo que España tiene durante este semestre provocó que muchas de las intervenciones de los participantes en la asamblea de la EIA hiciesen referencia a nuestro país. El operador ferroviario italiano Ambrogio lamentó que, aunque miles de camiones colapsan La Jonquera o Irún, ellos no encuentran facilidades para traspasar la frontera franco-española.

Menéndez afirmó al respecto que la conexión de los Pirineos "es fundamental para España y Portugal, y la queremos permeabilizar como los Alpes". Menéndez admitió las carencias de nuestro país y puso otro ejemplo flagrante de falta de intermodalidad, como es que "el puerto de Algeciras lo tiene todo abierto por mar, pero todo cerrado por tierra: todavía es muy difícil ir de ahí a Polonia en tren".

Precisamente los países de este (entre ellos el representante de la State Administration of the Ukraine Railways, de Ucrania) figuraron entre los más interesados por los planes para desarrollar la intermodalidad en España, de cara a establecer nuevas líneas de negocio con nuestro país. En el transcurso de la asamblea general de la EIA se procedió a la presentación de 15 nuevas compañías y organizaciones que han sido aceptadas como miembros de la asociación.

Entre ellas figuraba BCL (Barcelona Centre Logístic), que ha sido aceptada como miembro asociado. BCL promueve la ciudad de Barcelona y su comunidad logística como principal plataforma para el sur de Europa y el Mediterráneo. A partir de ahora también podrá vehicular sus actividades a través de la EIA.

Fuente: DANIEL MARTÍNEZ