Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

La importancia del "envoltorio"

20/10/2006

En un mercado como el actual, cada vez más cambiante, muchas empresas de embalaje están evolucionado en su oferta y se convierten en proveedores de soluciones completas y de servicios añadidos. Este tipo de firmas asume la responsabilidad de asesorar a sus clientes en el sentido más amplio, ofreciendo un servicio universal y una presencia local.

En un mercado como el actual, cada vez más cambiante, globalizado y con un mayor grado de exigencia y competitividad, las empresas necesitan proveedores que les aporten soluciones integrales sin necesidad de recurrira distintas compañías de servicios logísticos, ahorrando, de esta forma, tiempo y, por supuesto, dinero.

La adaptación a esta situación ha sido la causa que explica que muchas empresas de embalaje estén evolucionado en su oferta, hasta convertirse en proveedores de soluciones completas y de servicios añadidos. Este tipo de firmas asume la responsabilidad de asesorar a sus clientes en el sentido más amplio:ofreciendo un servicio universal y una presencia local, al ubicárselo más cerca posible de ellos.

De este modo, ha surgido un concepto nuevo que pretende cubrir todas las soluciones completas de embalaje con el fin de lograr mejoras en la gestión logística. Este proceso comprende el análisis de los flujos de transporte, el diseño y la documentación de dicho embalaje, la elección del material más adecuado y el estudio del conjunto de elementos que intervienen; todo ello al menor coste posible.

La finalidad es abaratar los costes totales de los clientes ofreciendo un embalaje a medida. Pero lograrlo también depende de que se cuente con potentes herramientas de diseño capaces de aprovechar el espacio al máximo, al igual que aumentar la eficacia de cada embalaje, mediante la optimización de los recursos naturales, reduciendo al máximo los residuos que se originan en su fabricación.

La incorporación de esta nueva filosofía exige infraestructura, preparación y los medios adecuados para impartir y compartir esa información a nivel global.

 

Servicios de consultoría

Con este nuevo concepto como forma de trabajo, las compañías que han evolucionado hacia la consultoría en embalaje suministran a sus clientes estratégicos tanto productos como servicios,estos últimos divididos en logísticos y de consultoría.Los servicios logísticos atienden a la demanda en alza del sector. En la actualidad, la gestión del ciclo logístico,el mantenimiento de stocks, la reparación y limpieza de contenedores, la gestión del transporte del retorno de los embalajes, el control del tiempo del ciclo completo, etc. forman parte del desarrollo de las grandes empresas.

Las compañías que operan en la industria del embalaje y la logística se encuentran ante el reto de dar pasos firmes y seguros en la incorporación de estos nuevos conceptos en su oferta final. La ventaja para los clientes es la concentración de sus recursos en su propio negocio dejando aparte aquellas actividades en las que no son expertos.Los servicios de gestión de un sistema de embalaje se desarrollan con el propósito de mejorar los flujos logísticos. Basado en un análisis completo de dicho flujo, la implantación de un sistema reutilizable, ya sea propiedad del cliente o alquilado a través de un pago poruso, sigue el siguiente proceso:

 

· Análisis del flujo logístico: en este caso se usan herramientas de estudio que aportan al proyecto de la compañía una visión clara del mismo. Se trata de programas informáticos que analizan la viabilidad de la sustitución de un embalaje de un solo uso por un sistema retornable y que calculan cuánto se tarda en recuperar la inversión en función del número de ciclos que dan los embalajes de una empresa.

· Implantación: a través de acuerdos contractuales con estas compañías,se asume la responsabilidad total de la gestión en la implantación del ciclo completo,desde sus subcontratistas hasta la planta de producción del cliente.

· Seguimiento: mediante programas con tecnología específica.Estas herramientas pueden estar basadas en Internet y permitir la localización inmediata del embalaje en cualquier momento. Por otra parte, los servicios de consultoría se han ido incorporando al desarrollo normal de la compañía y su objetivo básico es analizar los flujos logísticos de los clientes para proteger sus productos de la forma más eficaz.

 

La solución más acertada

Un embalaje que no se adapte a las necesidades del cliente, en términos de medidas, material y coste del mismo, hace incurrir a la empresa que lo usa en gastos adicionales que reducen su competitividad.

Encontrar un equilibrio entre estos tres elementos es crucial para dar una solución logística acertada, por lo que el proceso más conveniente sería:

· Realizar un estudio completo del negocio del cliente a fin de entender las necesidades de su compañía.

· Identificar los flujos del embalaje del cliente que puedan tener una reducción de costes significativa.Para ello hay compañías que han desarrollado programas informáticos específicos que facilitan esta labor.Éstos comparan los embalajes actuales con las posibles alternativas,teniendo en cuenta todos los factores que intervienen en la cadena logística, tales como el transporte, el embalado, etc. Existen también herramientas informáticas que optimizan la distribución de paquetes dentro del camión para maximizar el uso del espacio

· Una vez localizados dichos flujos, se lleva a cabo una auditoría de embalaje que consiste en la descripción de las reducciones de coste encontradas a través de la implantación de los productos y servicios propuestos. Esta auditoría proporciona a los clientes una base sólida para la toma de decisiones.

· Desarrollar los productos y servicios propuestos.

 

Relación con el cliente

Además, se instaura un seguimiento enmarcado dentro del servicio posventa con el propósito de crear una relación duradera y rentable entre las dos compañías.Hoy día, cada vez se da mayor importancia al hecho de conseguir una mejor y más larga relación con el cliente.

Como conclusión podemos decir que los servicios de consultoría a la hora de embalar un producto han ido adquiriendo cada vez mayor relevancia y no sólo como complemento al suministro de los embalajes. Con ellos los clientes están seguros de comprar la mejor opción disponible en el mercado en términos de seguridad y rentabilidad, ya que tales servicios constituyen la base más fiable para la toma de decisiones.