Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Exel asume la gestión logística de Akí Bricolaje

28/03/2014

La cadena especializada en bricolaje, jardinería y construcción, Akí Bricolaje, ha reestructurado al completo su operativa logística. Primero, ha centralizado el abastecimiento de sus 18 tiendas repartidas en el territorio nacional, con la puesta en marcha de una plataforma única ubicada en la localidad toledana de Borox. Y segundo, ha tomado la decisión de externalizar estas operaciones contratando los servicios del operador Exel. Ahora, esta multinacional se hace cargo de recepcionar la mercancía, del control del inventario, del almacenaje, del picking y de la entrega de los pedidos a las tiendas, buscando aportar el máximo valor a la cadena de suministro. Una operativa compleja desarrollada a partir de un catálogo que comprende desde un tornillo tan fino como un alfiler hasta un cobertizo de madera para el jardín o una hormigonera.
 

En 1988 se inauguró en Barcelona el primer establecimiento de Akí Bricolaje en nuestro país, una gran superficie especializada en bricolaje, jardinería y decoración que promueve la cultura del “hazlo tú mismo”. Desde la comunidad catalana, la compañía ha extendido sus redes abriendo más centros en Aragón, Andalucía, Castilla-León, Madrid, el País Vasco y la Comunidad Valenciana. Cada día, hay más adeptos que se atreven no sólo a colgar una lámpara o a arreglar el grifo de la cocina, sino a forrar de madera las paredes del salón, cambiar el suelo del baño o poner en marcha el riego automático del jardín. Para muchos, resulta más barato que contratar a un profesional y además se ha convertido en una estupenda forma de pasar los ratos de ocio.

A fecha de hoy, el catálogo de Akí suma las 16.000 referencias. Con el fin de centralizar el suministro a todos los puntos de venta nacionales, la compañía ha contratado los servicios del operador logístico Exel y ha inaugurado una plataforma logística en la localidad de Borox, Toledo. Las instalaciones se encuentran exactamente a poco menos de 50 km de Madrid y de fácil acceso a la N-IV, desde la que se puede enlazar con toda la red nacional de carreteras. La superficie comprende 16.000 m2, ampliables a 25.000 m2, suficientes para absorber el crecimiento que ha previsto la compañía en los próximos años.

De esta forma, Exel ha asumido la gestión de la logística de los 18 puntos de venta que Akí tiene repartidos en el territorio español. Con la centralización del abastecimiento se pretende alcanzar una mayor agilidad y la optimización de la cadena de suministro de un abanico de referencias que comprende desde unidades milimétricas como una tuerca hasta productos tan voluminosos como una hormigonera.

En concreto, el operador se hace cargo de la recepción en el nuevo centro de Borox de todas las mercancías, del control del inventario, del picking y de la entrega final a las tiendas. Sin embargo, Exel afirma que su compromiso va más allá porque su objetivo es aportar valor en su cadena de suministro, implicándose en la consecución de sus objetivos de negocio. En este primer año de colaboración el operador gestionará más de 850.000 unidades.

Sistemas de última generación
 

La nueva plataforma de distribución dispone de lo último en tecnologías de sistemas de gestión de almacenes y radiofrecuencia. De este modo, cualquier movimiento es controlado y queda registrado en el software desde que el artículo llega a las instalaciones hasta que sale direccionado a las tiendas de Akí.

La primera operación que se realiza es la planificación de las entregas de los proveedores. Se trata de darles una cita a un día y una hora concretas para adecuar el volumen de recepciones que se deben absorber a la capacidad del almacén.

El centro se ha organizado en varias áreas de almacenaje. En cada una se ubican determinados artículos, dependiendo de su volumen, dimensiones y rotación. A la hora de elegir la posición concreta también se tienen en cuenta los datos históricos individuales de las referencias.

En cuanto al almacenaje y el picking, el centro puede dividirse en tres áreas:

1.- Una entreplanta de obra de 4.000 m2 en cuyo piso superior se han colocado estanterías convencionales para picking. Esta zona es como un almacén en sí mismo con una playa de recepción y otra de expedición, separadas por la zona de almacenaje, a las que se accede por unas escaleras o dos montacargas. Aquí se trabaja con unidades de tamaño reducido (herramientas, accesorios, herrajes, grifería, iluminación, etc.) y una rotación media.

2.- Una zona de estanterías de paletización, dispuestas debajo de la entreplanta, de tres niveles de carga, y cinco estanterías cantilever para unidades de rotación media, medidas estándar, grandes volúmenes o dimensiones particulares. Estas últimas tienen seis niveles de carga, dos de ellas miden de largo 28 m y tienen 28 brazos por nivel y las otras tres tienen una longitud de 18 m con 18 brazos.

3.- Una zona de estanterías de paletización y almacenaje en bloque en la que se trabaja con unidades que sufren una rotación muy alta. Son los productos del catálogo de Akí que más se venden. El conjunto de estanterías comprende 19 dobles de siete u ocho módulos y 11 dobles de dos módulos cada una. Asimismo, adosadas a la pared se han colocado estanterías simples.

En total, las estanterías de paletización tienen capacidad para albergar más de 16.500 paletas.

Recepción y distribución
 

Una vez llega la carga a los muelles de entrada se realiza una recepción primaria visualizando las paletas y la mercancía recibida para contrastar esta información con la que indica el albarán de entrega. Si son referencias que deben ser ubicadas en la entreplanta se suben utilizando el montacargas. El mismo sistema informático indica al operario su colocación en una de las 10.000 posiciones. Esta zona dispone de estanterías de cuatro niveles de carga, entre cuyos largueros se han dispuesto tableros de madera contrachapada para operar y almacenar con más comodidad. El segundo y tercer nivel se emplean para hacer picking, de modo que el primero y el último se utilizan de reserva natural del stock para preparar los pedidos. Con esta organización se ha duplicado la capacidad y los operarios, además de tener las posiciones de picking a una altura cómoda para trabajar, pierden menos tiempo en mantener estas ubicaciones abastecidas. Como dato característico, en esta “pequeña” superficie (4.000 m2) se gestiona el 90% del total de referencias, en comparación con el resto del centro (12.000 m2) donde se almacena sólo el 10% del catálogo de productos.

La preparación de pedidos, además de completarlos utilizando la radiofrecuencia, se realiza en función de los requerimientos de las tiendas. Es decir, las unidades se agrupan por departamentos de forma que una vez que éstas reciben la mercancía la manipulación es mínima. Igualmente, las recepciones son más cómodas. En definitiva, esto es lo que se persigue, agilizar el abastecimiento.

A medida que avance este acuerdo de colaboración entre Exel y Akí surgirán nuevos procesos y procedimientos que mejoren la operativa. Este operador británico es uno de los líderes en la prestación de servicios para la gestión de la cadena de suministro. En 2001 alcanzó una cifra de ventas superior a los 6.500 millones de dólares y en sus más de 1.300 emplazamientos repartidos por todo el mundo trabajan unas 60.000 personas.

Fuente: Ana de la Hoz