Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Un día con SATO Iberia

27/03/2014

En las dependencias catalanas de SATO Iberia, filial de SATO Corporation en España y Portugal, se comercializan productos y servicios para la identificación automática y la captura de datos, se fabrican etiquetas y se desarrollan soluciones globales a medida a partir del hardware de la compañía.

L a multinacional SATO, pionera en el sector de la identificación automática y la captura de datos, fue la inventora de la primera impresora electrónica de có- digos de barras por transferencia térmica del mundo.

Además, revolucionó este ámbito del código de barras con la introducción del concepto de Sistema de Captura de Datos (DCS) y Etiquetado, una solución íntegra que proporciona escáneres y terminales manuales, software para el diseño de etiquetas, consumibles e impresoras. En España y Portugal es SATO Iberia, con oficinas en Sabadell (Barcelona), la que se ocupa del desarrollo del negocio en ambos mercados nacionales.

9.00: Empieza la actividad

Es la hora en la que comienza la actividad en Sabadell. En estas instalaciones se llevan a cabo, principalmente, tres actividades: la comercialización de los productos y servicios, la fabricación de etiquetas y el desarrollo de soluciones globales a medida.-

09.05: Stock

Todas las mañanas, en esta planta, se reciben los consumibles y unidades de hardware que forman el stock de SATO Iberia. La compañía cuenta con un almacén central de distribución de 3.000 m2 para España y Portugal, que es alimentado por la plataforma logística europea ubicada en Róterdam, la cual recibe de las instalaciones de producción de SATO de Japón, Malasia y Vietnam el hardware, y de diversas factorías nacionales, los consumibles.

Después, expide estos productos acabados a los almacenes europeos de la empresa, como el de Sabadell. “No obstante, para optimizar los costes logísticos, desde Róterdam también se efectúan envíos directos a clientes”, apunta David Pradas, director comercial de SATO Iberia.

10.00: Métodos comerciales

La división comercial de SATO Iberia, –compuesta por diez asesores especializados–, centra sus esfuerzos en las grandes empresas de alimentación y bebidas, los fabricantes de la industria auxiliar del automóvil, las compañías de distribución nacional, etc., quienes normalmente lo que requieren es una solución global a medida, que puede englobar hardware, software y consumibles.

Por otra parte, la firma cuenta con una red de distribuidores que se encarga de llegar al resto del mercado. Tal como afirma David Pradas: “El éxito está en la combinación de ambas fórmulas, con la potencia y el soporte de una multinacional a través del canal directo, y la elasticidad y la capacidad de llegar a todo el mercado mediante una red de distribuidores”.

11.30: A medida

El departamento de Data Collection System (sistema de captación de datos) o DCS hace realidad los desarrollos a medida. Los ingenieros de este equipo de trabajo, sobre la base de las máquinas SATO, introducen las modificaciones y adaptaciones oportunas tanto en lo que se refiere a software como hardware hasta alcanzar el producto definitivo.

Para ello disponen de un taller con todos los medios necesarios para diseñar los equipos a medida y después ensamblar las distintas piezas que lo van a formar. Por último, efectúan los controles de calidad e identificación y definen los consumibles que serán necesarios. Este departamento, ante la búsqueda de la opción más adecuada de software, también tiene la opción de acudir al equipo de informática de la delegación sueca de SATO o a los ingenieros de Malasia y de Japón, si lo que necesita es resolver un problema de hardware.

12.15: Con el cliente

Una vez materializada la petición de un usuario que necesitaba un desarrollo especial o una serie de productos concretos, llega el momento de su instalación y puesta en marcha. En SATO Iberia un avanzado equipo de ingenieros realiza las instalaciones de sistemas print & apply, de la programación de PLC, de la integración en todo tipo de ERP o software estándar de gestión (SAP, Oracle...), etc.

13.30: Consumibles

Otro de los beneficios que aporta SATO a sus clientes es el servicio técnico y los consumibles. “Para nosotros es básico fabricar un buen equipo pero también alimentarlo con el mejor consumible. De este modo, se asegura la calidad del acabado de cualquier aplicación, la durabilidad de los equipos, así como las mínimas paradas posibles en los procesos de producción”, detalla David Pradas.

Por otra parte, el mantenimiento preventivo es esencial, ya que en caso de no realizarse, pueden producirse averías que hubieran podido resolverse con anterioridad. Pradas añade que “las máquinas de SATO muchas veces forman parte de un proceso productivo en el que el fabricante no puede permitirse el lujo de toparse con una parada de una línea debido a la utilización de un consumible de baja calidad o de una reparación mal efectuada”.

15.00: Servicio posventa

Solamente SATO y su servicio técnico oficial, formado y certificado por la multinacional, pueden llevar a cabo las instalaciones y los mantenimientos con la mejor garantía de calidad. Porque en la industria muchas veces no sólo se trata de poner en funcionamiento equipos de sobremesa sino máquinas que disponen de muchas opciones para trabajar.

Sobre todo en cuanto a la configuración y según el tipo de material en el que se tiene que imprimir, con qué calidad, con qué velocidad, etc. Si el instalador no sabe cómo sacarle jugo al equipo está infrautilizándolo”, describe el director comercial de SATO.

15.25: Nuevos productos

En ocasiones, la red comercial de SATO Iberia detecta una necesidad en el mercado que no está cubierta. “Tal vez, una serie de clientes solicitan una impresora con más velocidad o con una mayor memoria”, precisa David Pradas. El primer paso es someter esta petición a la delegación de SATO en Singapur.

Allí se comprueba si en otros países ha surgido una ne- cesidad parecida o si se pueden beneficiar de este posible nuevo producto. El siguiente peldaño es el envío de la solicitud del producto nuevo al departamento de I+D en Japón, donde los ingenieros hacen un estudio del coste, desarrollan un prototipo y presentan una orientación sobre el precio de venta al público así como la solución definitiva.

A continuación, se confecciona una preproducción en Malasia, se elaboran los diversos test de durabilidad, de calidad, etc. para después distribuir el informe a todos los países. El paso definitivo es la puesta en marcha de una producción real para el envío de unidades a los almacenes centrales.

16:40: Etiquetas

Según Pradas, “SATO es el quinto fabricante del mundo de etiquetas con unas posibilidades de impresión infinitas”. En Sabadell, la compañía dispone de una superficie de producción con ocho máquinas destinadas a este fin. Lo que no se hace aquí se encarga a las delegaciones de Inglaterra, Alemania, Polonia, Malasia, Japón, etc.

________________________________________________________________________________________

EL CARÁCTER PIONERO DE SATO

Es en 1940 cuando Yo SATO funda su propia compañía. En 1962 lanzó al mercando una de las primeras etiquetadoras manuales y la primera impresora de transferencia térmica de etiquetas. Actualmente, SATO Corporation es una empresa japonesa que cotiza en Bolsa y dispone de una red de filiales, socios comerciales y proveedores de soluciones en todo el mundo.

La firma –con una facturación global de 522 millones de euros– tiene una plantilla de 3.330 empleados, que desarrollan su actividad en las delegaciones que dispone en todo el mundo. La sede corporativa se encuentra en Tokio al igual que el departamento central de investigación y desarrollo de productos.

La fabricación del hardware tiene lugar en Malasia, en Vietnam y en Japón. Por otra parte, en cada delegación nacional se producen etiquetas para los mercados locales e internacionales. Un extenso catálogo

El portafolio de productos de SATO lo componen impresoras de etiquetas de sobremesa y equipos de impresión OEM; impresoras de bajo coste; unidades portátiles; equipos para el sector textil y para la industria minorista; cintas de carbón; etiquetas; y una amplia selección de software de etiquetado.

 

EL DESAFÍO

“Todos nuestros equipos pueden trabajar con RFID”

David Pradas, director comercial de SATO Iberia.

¿Cuál ha sido la apuesta de SATO para destacar frente a la competencia?

Principalmente, ofrecer un hardware de la máxima calidad posible. Nuestras impresoras tienen la fama de ser muy robustas, de no romperse. Por otra parte, hemos apostado por la RFID, con lo que todos nuestros equipos están preparados para trabajar con ella.

¿Qué papel representa entonces la RFID en su producto?

Es básica. Gracias a la RFID es factible mandar datos para que se graben en un chip, de modo que una impresora puede instalarse en China y enviar la información desde otro país. Por tanto, es posible conocer en tiempo real qué es lo que están imprimiendo o grabando nuestras máquinas.

Además, estamos situados en un lugar preferencial para el lanzamiento de la RFID, porque podemos enlazar toda la cadena de suministro: desde el origen hasta la recepción y venta. E, incluso, después de ésta: se pueden grabar en un chip las garantías para luego hacer un seguimiento de su ejecución, introducir información del servicio posventa, así como dónde se ha vendido el artículo y en qué circunstancias.

Se habla mucho de RFID, pero al final muy pocos la están usando. ¿No es una apuesta arriesgada?

En Japón y en Estados Unidos ya se puede tratar a los pacientes con una pulsera de RFID que les permite el control y el seguimiento de los tratamientos y de la medicación. Esto es una aplicación muy concreta pero, por ejemplo, se ha empleado también la RFID en la cadena logística de Nestlé con el fin de realizar la gestión de todos los líquidos enlatados.

O con ThyssenKrupp, donde estamos llevando a cabo la logística de las placas de acero. Asimismo, trabajamos también en el mundo de la automoción, que requiere unos exhaustivos controles de calidad.