Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Arturo Virosque, presidente del consejo de Cámaras de Comercio Valenciana

05/03/2003

La economía valenciana está creciendo por encima de la media nacional y europea por lo que se presenta como una región muy adecuada para invertir. Tal y como constata Arturo Virosque Ruiz, en calidad de presidente del Consejo de Cámaras de Comercio de la comunidad valenciana, sobre todo influye la vocación exportadora de las empresas de esta autonomía, pymes en un 90% de los casos.

¿Por qué animaría a los empresarios españoles y extranjeros a invertir en Valencia?

Nuestra comunidad está experimentando un crecimiento económico superior a la media europea y nacional a pesar de los momentos de cierta recesión en los que está inmersa la economía internacional. La diversidad de sectores y las características de su entramado productivo permiten a la economía valenciana defenderse especialmente bien en situaciones de crisis y, en entornos normales, crecer por encima de la media.Tal crecimiento se ha debido al comportamiento de la demanda interna, que ha crecido un 5% frente al 2% nacional, y a la recuperación del sector exterior que ha impulsado el dinamismo en la comunidad.

El 26 de noviembre de 2002 se celebró la asamblea general de las Cámaras de Comercio, ¿qué valoración general hace de esta asamblea?

Fue un encuentro de todas las instituciones camerales españolas en el que se compartieron problemas, retos y soluciones. La entidad valenciana también aportó las suyas, dentro de su dinámica de trabajo. Como responsable de la cámara abordé las posibilidades y la problemática que plantea la sociedad de la información y la necesidad de hacer partícipes a las pequeñas y medianas empresas de los nuevos retos tecnológicos como medios de competitividad y de estar en el mercado.

Las nuevas tecnologías han abierto unas puertas increíbles que hay que utilizar. Por este motivo, es un requisito dotar de los suficientes instrumentos de apoyo al gran entramado económico que representan las micro empresas y las pymes, que son mayoritarias en el tejido productivo de nuestro país.

Uno de los objetivos que las Cámaras se han planteado de aquí al año 2006 es la modernización de los instrumentos de promoción. ¿Cree que a la Cámara de Valencia le hace falta modernizarse?

La modernización y la innovación no son conceptos nuevos en la Cámara Valenciana, ya que a lo largo de su historia reciente, especialmente, en las dos últimas décadas, ha sabido apostar por estas vías. Nuestra página web es la más visitada comparándola con nuestras corporaciones españolas. Y es por el nivel de servicios e información que prestamos.

Durante esta asamblea también se ha planteado el reto de buscar empresas potencialmente exportadoras y se nombró la posibilidad de animar a otros sectores como el turismo, la ingeniería o la consultoría. ¿Cree que el entramado sectorial valenciano dedicado a estas actividades tomará tal decisión?

Si algo define a la Cámara de Comercio de Valencia es su vocación de apoyo a los sectores tradicionales valencianos y a la internacionalización de sus empresas. Somos pioneros en la creación de instrumentos de sostén como son los consorcios de exportación, los de transporte y, muy pronto, los de empresas innovadoras.

Las Cámaras también se han propuesto ampliar geográficamente los mercados de exportación. En 2000, la comunidad valenciana concentró sus ventas al exterior en la Unión Europea (68,3%), con Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido a la cabeza. ¿Qué otros destinos cree que son interesantes para los principales sectores exportadores valencianos (automotriz, cerámico, frutos comestibles, calzado...)?

No existen limitaciones para las exportaciones valencianas, aunque en la actualidad se centren en más de un 70% en los países miembros de la UE. Los nuevos mercados se encuentran en Europa del Este y son un reto evidente para nuestros productos y para las instituciones implicadas.

La Cámara de Valencia cuenta con un gran equipo de profesionales en distintas áreas, como es el caso del comercio exterior, y de contactos con otras entidades públicas y privadas con el objetivo de conquistar, ampliar y consolidarse en estos países.

Para que la calidad y la coordinación de los servicios de promoción exterior sean eficientes, las Cámaras definirán un plan estratégico a cuatro años que recogerá las líneas de actuación. ¿Se han empezado a recoger ya estas líneas? ¿Cómo afectará este plan a la Comunidad de Valencia?

De comercio internacional y exportación poco se puede aportar a nuestra institución. La comunidad valenciana, la provincia y la Cámara de Comercio siempre han tenido como objetivo prioritario la venta al exterior y las cifras así lo manifiestan. Quizá el departamento de comercio exterior sea el más importante de nuestra entidad porque la vocación y la meta es la internacionalización de nuestras empresas, sean pequeñas, mediana o grandes.

La Fundación Incide y la Ventanilla Única Empresarial son de gran ayuda para la creación de nuevas empresas, pero según cifras de 2000 a los cuatro años un 53% de todas ellas cesan su actividad. ¿Por qué cree que no perviven estas compañías? ¿Cómo se podría incrementar la tasa de supervivencia?

En primer lugar, se debería analizar la situación por autonomías e incluso por provincias. La Ventanilla Única está siendo de una gran utilidad y eso lo demuestra el número de nuevas empresas que se crean. La mortandad de éstas, en el ámbito nacional, merecería otro estudio. Las características de las compañías españolas y su condición de familiares influye, por lo que hay que arbitrar medidas de defensa.

Algunas ya se están tomando. Por otra parte, la Cámara de Comercio de Valencia no sólo está apostando fuerte por la Ventanilla Única Empresarial, también está desarrollando los “Viveros de Empresas”, en distintas poblaciones de la provincia, incluyendo Valencia ciudad, en los que las compañías no sólo encuentran apoyo administrativo, sino que pueden utilizar estas instalaciones para empezar su actividad. La iniciativa ya está alcanzando un gran éxito, ya que el 90% de las sociedades valencianas son pymes.

¿Qué le diría a un emprendedor que quiere poner en marcha una empresa y no acaba de decidirse? ¿Cuáles son los consejos que debe seguir para saber si realmente su proyecto es viable o no?

Si tiene vocación sólo le diría que adelante. Si no la tiene, que renuncie.

¿Cree que un emprendedor realmente hoy día lo tienen fácil?

Nadie lo tiene fácil, pero existen en la actualidad unas ventajas que no existían hace unos años y eso es evidente. Hoy pueden acudir a un servicio cameral en el que le aconsejarán, analizarán y tramitarán su empresa, lo que antes era impensable.

Fuente: Ana de la Hoz


Valencia en cifras

La comunidad valenciana, en términos de población y peso económico, representa el 10% del total del país. Según cifras de 2000 fue la segunda región española que más exportó. Las infraestructuras son las que han condicionado esta vocación exportadora y su competitividad.

Las nuevas actuaciones como el Plan Hidrológico Nacional, el AVE, la consecución de la Autovía con Madrid, el desarrollo del Puerto de Valencia, etc. sitúan a la comunidad valenciana entre una de las regiones de la Unión Europea con mayor proyección, sin olvidar la importancia de sectores como la agricultura y el de servicios, especialmente el turístico.

Exactamente, por actividades productivas, el sector de la construcción es el que sigue en cabeza, manteniendo su papel de motor de crecimiento de la economía en la comunidad valenciana a pesar de la leve ralentización de las viviendas, que ha sido compensada con la inyección de dinero público para la realización de obra civil.

En cuanto al sector industrial en 2002 se ha caracterizado por mantener un ritmo moderado de crecimiento ante las expectativas de la coyuntura internacional, mostrando síntomas evidentes de recuperación, especialmente en la producción. Igualmente, el comercio mayorista y minorista ha seguido en alza, del mismo modo que el sector del transporte.

Cabe destacar las cifras de empleo alcanzadas, ya que la Comunidad de Valencia ha llegado a cuotas históricas de afiliación social. Como ejemplo, el crecimiento en el tercer trimestre de 2002 ha sido del 5% frente al 2,7% nacional.

En lo que se refiere a las previsiones de cara a 2003 todo apunta a que el PIB de esta comunidad se incrementará en un 3,2%, dos décimas por encima del que alcanzará el conjunto del país. La economía valenciana mantendrá sus ritmos de crecimiento muy parecidos a los del ejercicio 2002, sin embargo serán inferiores a los de años anteriores. Tal crecimiento también será debido al comportamiento de la demanda interna y a un clima favorable para las inversiones.

En el capítulo de las exportaciones aportarán al PIB, previsiblemente, un 4,3%, igualándose a las cifras del conjunto nacional. Por último, con relación al empleo, en la comunidad valenciana crecerá un 2% frente al 1,8% en el conjunto de España.

Comunidad valenciana 2001

Superficie Miles de habitantes 23.255 km2
4.202.608
Transporte aéreo (mercancías) 11.035.652 (Tm)
Exportaciones 15.796.333 (miles de euros)
Importaciones 13.479.817 (miles de euros)
Nº de empresas (fuente: I.N.E.)Nº de empresas exportadoras 281.932
5.500 aprox.