Al navegar por este sitio web acepta el uso de cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicio. Para más información, visite nuestra Política de Cookies. Aceptar

Adiós a los impagados

27/03/2014

Hace 20 años que bancos y cajas ofrecen servicios de factoring y confirming. Estos dos instrumentos de financiación, que aseguran las ventas y los cobros frente a terceros, han llegado a su madurez. Ahora, las entidades financieras los están renovando para cubrir nuevas necesidades de sus clientes.

Cuadrar los cobros de facturas con el pago a los proveedores se convierte en ocasiones en un quebradero de cabeza para los empresarios. Conscientes de ello, las entidades financieras comenzaron a ofrecer hace 20 años sus servicios de factoring y confirming.

Bajo estos términos se esconden dos herramientas con las que el banco o caja se encargará de gestionar, por un lado, el cobro a los clientes y, por otro, el abono de las facturas a los proveedores, ahorrando tiempo y esfuerzo.

El Banco Santander define el factoring como “todo un conjunto de servicios financieros y administrativos que se ampara en la utilización de un contrato de cesión de créditos como cauce jurídico para su desarrollo”.

En la práctica, la entidad financiera se ocupa de gestionar y administrar las ventas a crédito de la empresa, asegurando su ingreso en plazo y forma. La entidad pagará al contado las ventas efectuadas por la sociedad, que cede al banco o caja todos los derechos que se derivan del cobro.

Este producto permite incluso reducir al cien por cien el riesgo de los impagados, disminuir los retrasos y simplificar la contabilidad. A través de los servicios que pone a disposición de la compañía, la entidad bancaria se encarga de gestionar el cobro de la facturación, proporcionar información de la evolución de las ventas, anticipar fondos sobre la cartera de clientes y clasificar la solvencia de cada uno.

Facilitar los cobros

El confirming es prácticamente igual que el anterior, sólo que a la inversa. Un servicio administrativo y financiero para la gestión del pago a proveedores. Según el BBVA, “está dirigido a aquellas empresas que desean cambiar los sistemas tradicionales de pagos por un método que simplifica los trámites administrativos, comerciales y financieros tanto para abonos en el mercado nacional como de exportación o importación”.

Con este producto se evita que coincida la fecha en la que la empresa recibe el pago de los clientes con la que tiene que hacer desembolsos, puesto que la entidad anticipa, si es necesario, el importe. En los dos productos, bancos y cajas ofrecen servicios con o sin recurso. Cuando se habla de “con recurso”, el banco no asume el riesgo de insolvencia de los deudores, con lo que puede devolver al cliente el importe de los créditos impagados.

Sin embargo, cuando el grupo financiero habla de un producto “sin recurso”, sí que asume el riesgo de insolvencia hasta el límite de cobertura que se haya acordado, renunciando a la posibilidad de cargar al cliente las facturas cedidas e impagadas por falta de liquidez del deudor. Los costes que le cobrará la entidad dependerán de los servicios contratados.

Todas las entidades han coincidido en señalar que las comisiones y tarifas son negociadas caso por caso; en función de sus necesidades particulares (volumen de negocio, número e importe de las facturas, o sector en el que se efectúa la actividad). Si se solicitan anticipos, habrá que añadir el tipo de interés vigente.

Gran aceptación

Según la Asociación Española de Factoring (AEF), el 80% de los usuarios de esta fórmula de gestión de cobros son pequeñas y medianas empresas. Algo que confirma el BBVA: “La aceptación de los productos por las pymes es muy buena; y particularmente el factoring, que resulta muy interesante,ya que pueden disponer de financiación sobre créditos con sus clientes”.

No existe un perfil tipo de la empresa que usa estos servicios; la idoneidad viene dada, casi siempre, por el producto comercializado y las condiciones de pago. La AEF destaca como principales usuarios a las firmas que venden entre empresarios y no a clientes finales, compañías dedicadas a artículos no perecederos y aquéllas basadas en el pago aplazado.

Hacer cuentas / Financiación

En verdad, quienes más usaron el ejercicio pasado estos servicios fueron la industria manufacturera y los negocios de comercio y reparaciones, que supusieron el 23,16 y 17,26% del total del mercado de factoring en España. Para diferenciar sus instrumentos, los bancos y cajas han apostado por la diversificación de sus productos.

Por ejemplo, la Caixa ha segmentado su oferta, además de por el grado de comercio exterior y los servicios que contrata la empresa, por el tipo de clientes con los que ésta cuenta. Así, ofrece el factoring Sector Privado, Sector Público y de Exportación.

Oferta del Sabadell

Para adaptarse a las circunstancias concretas que tienen las empresas, el Banco Sabadell comercializa, además de un servicio de confirming estándar, otras tres modalidades (ver cuadro), con el objetivo de acercarse a las necesidades de cada una.

El BS Confirming Promotor se basa en la posibilidad de conceder a los promotores inmobiliarios una línea de confirming respaldada en la garantía del préstamo hipotecario a este profesional. Para las empresas que gozan de descuentos por anticipo de los pagos, Sabadell ha creado el BS Confirming Pronto Pago, que imputa los intereses y comisiones del anticipo a cargo del ordenante; de forma que el proveedor cobra a la vista el importe nominal de la orden de abono deducido el descuento por pronto pago.

Mientras, la empresa que lo ha solicitado es adeudada al vencimiento por el mismo importe, más los intereses y comisiones pertinentes. Orientado a las compañías de distribución, Sabadell comercializa su BS Confirming Grandes Superficies, que ofrece al proveedor anticipar el cobro.

 

______________________________________________________________________________________

Menos riesgos con el “factoring”

Para bastantes firmas, especialmente pymes, las operaciones lejos de España suelen traer consigo muchos obstáculos. Además del idioma, los lentos plazos de pago, reglamentos distintos o el desconocimiento del mercado frenan la salida al exterior. El factoring de exportación puede ser una solución, ya que elimina los riesgos, que en este caso son más difíciles de prever que en el mercado interior. De cara a las pequeñas y medianas empresas es más importante, antes de dar el salto a otros territorios, despejar las incertidumbres y asegurase el cobro de las ventas.

______________________________________________________________________________________

Una oferta variada en “factoring”

Factoring Nacional, Exportación o Importación: en función de la residencia del cliente y de sus deudores. La comisión máxima será del 4,25 y 4,50%, dependiendo de si incluye el servicio de riesgo de insolvencia (Factoring sin recurso). Factoring Sector Público, Factoring Sector Privado, Factoring Exportación: conforme a la tipología del cliente.

Las comisiones oscilan del 2% sobre el nominal de los créditos cedidos en caso de no tener contratada la cobertura de riesgo de insolvencia al 2,25%, si se elige este servicio. BS Factoring: ofrece dos modalidades básicas: Factoring sin Recurso, con Notificación y con Financiación, y Factoring con Recurso, con Notificación y con Financiación, que no incorpora la cobertura de insolvencia del deudor.

BBVA Factoring: la comisión oscila entre el 2 y el 4% del nominal de los créditos cedidos, según la financiación o no del riesgo. Factoring Popular: la comisión se sitúa en el 4% del nominal de los créditos cedidos con prorrateo para plazos superiores a 90 días.

______________________________________________________________________________________

SCH: 25 años de “confirming”

Santander Factoring y Confirming es la filial del Banco Santander fundada hace ya 20 años que se encarga de la gestión y comercialización de estos productos. Esta entidad fue pionera en el diseño y desarrollo de los instrumentos de confirming, término que tiene registrado desde 1991. A partir de esa fecha han evolucionado las prestaciones de estas herramientas para adaptarse a las necesidades financieras y de gestión de las empresas.

______________________________________________________________________________________

El “confriming” cubre nuevas necesidades

Confirming® Simple o Confirming® de Inversión: permite al cliente colocar los excedentes de tesorería anticipando el importe de pago financiado a los proveedores. El banco cobrará 60 euros por cada documento que emita y manipule. CaixaConfirming: la comisión se sitúa en el 0,50% sobre el nominal de las facturas a cobrar, con un mínimo de 3,01 euros por factura.

BS Confirming Estándar y BS Confirming Pronto Pago: para ordenantes que sean beneficiarios de descuentos por pronto pago; BS Confirming con Vigencia limitada de la oferta de financiación; BS Confirming Promotor, con garantía hipotecaria; BS Confirming Internacional y BS Confirming Grandes Superficies. BBVA Confirming: el coste máximo por cada documento que manipula y emite el banco es de 50 euros.